Martes, 16 de septiembre de 2008
WILLIAM WORDSWORTH

(1770-1850)

 

“¡El roble de Guernica! Árbol de poder santo,

más que aquel en Dodona, que encerrara,

tal lo estimaba crédula cierta fe, la voz divina

oída en lo profundo de su enramada aérea.”

William Wordsworth.

 

 

LA VOZ DEL REVOLUCIONARIO  DEL LENGUAJE POETICO 

 

En abril de 1938 se publicaron en la revista literaria Hora de España, dos sonetos de William Wordsworth, “El roble de Guernica”  y “Cólera de un español altanero”, de la serie de sonetos: Poemas en defensa de la independencia y libertad nacionales, que el  gran poeta inglés escribió en 1810. Ambos sonetos fueron traducidos por Stanley Richardson y Luis Cernuda.

 

Rechazado por la segunda generación de poetas románticos por sus posturas políticas y morales,  Wordsworth , el revolucionario del lenguaje poético inglés alcanzó en 1843 la dignidad de poeta laureado.

 

Wordsworth sabe desde los comienzos de su vida lo que se propone, y lo dice claramente en sus obras, no sin escándalo de los críticos que están acostumbrados a lo contrario. Tiene defectos y no siempre acierta, por lo que se le recibe mal, al principio, y como él insiste, imperturbable, llega a convertirse en el más impopular de los poetas ingleses,  cuyos libros son recibidos con risotadas  y se venden con extraordinaria lentitud, porque hay contra ellos una especie de conspiración. Pero Wordsworth tiene no menos extraordinaria fe en sí mismo, y en el transcurso de los años va imponiéndose y llega a convertir en honores lo que antes fueron censuras. Así en 1838 Dublín le dio un título de doctor honorario y Oxford otro en 1839; en 1842 la Corona le concedió una pensión, y en 1843 fue nombrado “Poeta Laureado”, a la  muerte de Southey. Pero el venía luchando con la incomprensión desde 1798, fecha de sus Baladas líricas. Su pecado consistía creer  que ni hay un  lenguaje especial para la poesía, ni asuntos que para ella estén reservados: de todo lo que forma parte de la conversación puede hablarse en verso, y en el mismo lenguaje que en ella se emplea. ¿El mismo? Si no lo es, quiere el poeta inglés que se acerque a serlo, y sólo a fuerza de tiempo va haciendo concesiones.

 

Wordsworth empezó su vida bajo la influencia y los entusiasmos juveniles que en él produjo la Revolución francesa, cuando le parecía “una bendición el estar vivo en aquella aurora, y un cielo el ser entonces joven”, y, como es natural, se sintió profundamente revolucionario en todo; pero los años y los ajenos errores, fueron desengañándole, hasta llevarle a ser un conservador por convencimiento que no desea más reforma que la poética que él representa. En la fe que en sí mismo tuvo siempre llevó gran ventaja a los que comenzaron riéndose de él y tuvieron que acabar reconociendo que era uno de los mayores poetas ingleses. Uno de los propósitos de Saint-Beuve fue el aclimatar en Francia la poesía íntima y familiar de Wordsworth, que también imitó Víctor Hugo, convencido, como otros, de que la lírica inglesa era la primera del mundo.

 

William Wordsworth nació en Cockermouth, Cumberland, el 7 de abril de 1770 y falleció en Rydal Mount, Westmoreland, el 23 de abril de 1850. Su infancia y juventud la pasó en constante contacto con la naturaleza, circunstancia que tendría profunda influencia en su personalidad. Estudió en el John’s College de Cambridge y posteriormente, tras una estancia en Francia en la que vivió una fase revolucionaria y tuvo una hija con su amante Annette Vallon de Orleans, regresó a Inglaterra por requerimiento de su familia. Junto a la naturaleza estuvo casi siempre su hogar, que fue un modelo entre el cariño de su hermana Dorothy que ha hecho célebre, el de su esposa Mary Hutchinson y el de varios hijos. Después de sus viajes por varios países del continente europeo, se estableció al fin, de por vida ya, en el Lake District, en el distrito o comarca de los Lagos, donde murió, y que dio nombre a su mal llamada escuela, llamada en concreto de los lakistas, primera generación romántica inglesa.

 

En 1798 publicó con su amigo Samuel Taylor Coleridge, quien más tarde se distanciaría de Wordsworth debido a sus posiciones conservadoras, Baladas líricas, un volumen de poesías en verso blanco considerado como el manifiesto del romanticismo inglés. También figuran entre sus obras más importantes: Un paseo por la tarde (1793), Esbozos descriptivos (1793), Michael (1810), El preludio (1805-1850), autobiográfico y su obra maestra, Poemas en dos volúmenes (1807), que contiene algunas de sus odas más célebres; La excursión (1814), La blanca paloma de Rylstone (escrito en 1807 y publicado en 1815), Peter Bell (1919) y Sonetos eclesiásticos (1822). Este Wordsworth aumenta cada día en prestigio, como él presentía y es justo. Y terminaremos esta breve semblanza del gran poeta inglés  con el  último terceto de su soneto al roble legendario: “Deberán reunirse en el lugar debido / campesinos y señores, legisladores de alto espíritu, / guardianes de la antigua libertad de Vizcaya”.

 

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

Paz y libertad. 


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 

 

 

 

 

 

 

 

 


Tags: Wordsworth, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 19:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios