Martes, 23 de septiembre de 2008

 

 

JOHN STEINBECK 

(1902-1968)

 

“De todos los animales de la creación el hombre

es el único que bebe, sin tener sed, come sin tener hambre

 y habla sin tener nada que decir. “

John Steinbeck.

 

LA VOZ DE LA PROTESTA SOCIAL

 

Contemporáneo de la llamada “generación perdida” (John Dos Passos, James Thomas Farell, Erskine Caldwell, William Faulkner...), su obra puede calificarse como protesta social que da testimonio de las injusticias que sufre la clase campesina de su país; al lado de la protesta existe, sin embargo, un sentido duro y lírico a la vez de la vida rural, situada en su California natal. De todos modos, hay que anotar, un declive del temperamento combativo y una inclinación al conservadurismo, patente en sus últimas obras.

 

John Steinbeck nació en Salinas, California, el 27 de febrero de 1902 y falleció en Nueva York el 20 de diciembre de 1968. Estudia primeramente en Salinas y luego, durante algún tiempo, en la Universidad de Stanford. Al abandonar los estudios, trabajó en los más diversos oficios, jornalero, albañil, dependiente, guarda, reportero, etc., tomando contacto con un amplio abanico de desfavorecidos por la fortuna, acerca de cuya situación daría testimonio en sus obras. Se estableció en la costa del Pacífico en 1930 y contrajo matrimonio con Carol Henning, de la que separaría en 1941. Durante la segunda guerra mundial fue corresponsal del New York Herald Tribune  en Londres y en el Mediterráneo y escribió libros propagandísticos, como La luna se ha puesto (1942). En 1943 se casó con la cantante Gwyndolyn Conger de la que se divorció cinco años más tarde. El 28 de diciembre de 1950 contrajo matrimonio con Elaine Anderson Scott.  Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1962.

 

Entre sus primeras novelas  se encuentran Copa de oro (1929) y Los pastos del cielo (1932). Sus novelas  más conocidas son: En lucha incierta (1936), que trata sobre una huelga de jornaleros del campo en California; en la misma línea está la novela de mayor resonancia entre las suyas, Las uvas de la ira (1939), que le valió el Premio Pulitzer en 1940, centrada en la gran depresión económica de los Estados Unidos y  en la que el autor narra la historia de una familia que, inmigrante en California, tiene que trabajar de jornalera, novela que con el paso del tiempo se ha convertido en un clásico de la literatura estadounidense. La crítica, con todo, considera mayor el logro artístico de De ratones y hombres (1937; traducida al español como La fuerza bruta), relato de indudable vigor dramático sobre la relación de dos braceros de desigual capacidad intelectual. Al género picaresco, con matices románticos, pertenece Tortilla Flat (1935), la novela que le hizo famoso. Del resto de su producción hay que recordar A un dios desconocido (1933), En los arrabales de Cannery (1945), La perla (1948), una novela corta que es un perfecto resumen de su gran capacidad lírica, de amor al hombre, de pintor de ambientes, de sobriedad y de perfección narrativa, Al este del Edén (1952), saga familiar que recrea el tema de Caín y Abel, el guión que escribió para el filme ¡Viva Zapata! (1952) –que no fue su única relación con la industria cinematográfica, ya que buena parte de su producción fue llevada a la pantalla- y una obra atípica por su carga intelectual y erudita, publicada póstumamente en 1976: Los hechos del rey Arturo y sus nobles caballeros. En edición póstuma apareció también Diario de una novela (1969), en el que autor relata el proceso de creación de Al este del Edén. Y como dijo el gran novelista estadounidense: “Si tienes problemas, estás herido o necesitado, busca a la gente pobre. Son los únicos que te ayudarán. Los únicos”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


¡Necesitamos vivir en paz!


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.


Gracias

 


Tags: Steinbeck, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 10:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios