Martes, 30 de septiembre de 2008

EUGENIO MARIA DE HOSTOS

(1839-1903)

 

“El Nuevo Mundo es el horno donde han de fundirse

 todas las razas, donde se están fundiendo.”

Eugenio María de Hostos.

 

LA VOZ DEL PEREGRINO DEL IDEAL

 

El escritor y jurista puertorriqueño Eugenio María de Hostos, significado por su absoluta dedicación al logro de la independencia de su país,  por su intervención activa en las luchas antiesclavistas,  por su deseo de conseguir la unión de las Antillas (Puerto Rico, Haití, Cuba y Santo Domingo)  y de Latinoamérica y por llevar a cabo una extensa obra didáctica que dotara de contenidos ideológicos y sociales a los pueblos americanos, ha sido llamado el “peregrino del ideal”. “Fue sociólogo, crítico literario, hombre de ciencia y conferencista popular –escribía Gabriela Mistral-, en cada cosa profesor, porque el asunto americano gritaba su hambre de didácticas, por donde se le cogiese”.

 

Eugenio María de Hostos y Bonilla nació en Mayagüez el 11 de enero de 1839 y falleció en Santo Domingo, el 11 de agosto de 1903. Hijo de una familia acomodada de ascendencia española, recibió una educación elemental en el Liceo de San Juan y posteriormente, en 1852, su familia le envía a Bilbao, donde cursó bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza.  En la Universidad Central de Madrid estudió derecho y filosofía y letras, y recibe la influencia krausista. Pronto se da a conocer por sus actividades y conferencias, algunas de las cuales fueron pronunciadas en el Ateneo de Madrid, en pro de la independencia de su país. Por estas razones tiene que abandonar la península, vive en Nueva York y posteriormente en distintos países latinoamericanos, promoviendo la solidaridad con José Martí y la revolución cubana. Reside en Perú, donde funda el periódico La Patria y crea en Lima la sociedad “Amantes del Saber”. Fue profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. En 1875 en la República Dominicana,  fundó y dirigió  los periódicos Las Tres Antillas y Los Antillanos. En 1877 contrae matrimonio en Venezuela con Belinda Otilia de Ayala, natural de La Habana. Fue director de colegios en isla Margarita y Puerto Cabello. En 1880 creó y dirigió la primera Escuela Normal en Santo Domingo y fundó, en 1888,  la Escuela Nocturna para la clase obrera.  En 1898 regresa a Estados Unidos e intervino en los movimientos independentistas de Cuba y Puerto Rico. Cuando Estados Unidos decide convertir a Puerto Rico en parte de su territorio, Eugenio María de Hostos escribió: “En los Estados Unidos no hay autoridad, ni fuerza, ni poder, ni voluntad que sea capaz de imponer a un pueblo la vergüenza de una anexión llevada a cabo por la violencia de las armas, sin que maquine contra la civilización más completa que hay actualmente entre los hombres, la ignominia de emplear la conquista para domeñar las almas”. En 1938 la Conferencia de Estados Americanos reunida en Lima le proclama “Ciudadano de América”. Por su actividad independentista y por su obra didáctica, Hostos ha sido comparado con Martí y con Bello.

 

Su producción literaria, si se puede llamar así, es esencialmente doctrinal; incluso llega a abominar de la literatura, en pro de la ética y de la sociología. Sus Obras completas –que comprenden veinte volúmenes- fueron publicadas en 1939. La mayor parte de sus escritos son ensayos de carácter didáctico o sociológico: Biografía de Plácido (1872), Moral social (1888), Tratados de sociología (1901), etc. De su obra estrictamente literaria destaca la novela La peregrinación de Bayoán (1863), narración política, llena de elementos simbólicos, en la que defiende abiertamente la independencia de su país, por lo que fue prohibida por las autoridades españolas de la isla. De sus narraciones breves sobresale el libro Cuento de mi hijo (1878). Hostos dejó dos novelas inéditas: La novela de la vida y La tela de araña. De sus ensayos literarios es importante el Ensayo crítico sobre Hamlet, meritorio estudio de la conocida obra de Shakespeare.  Y como dijo el escritor puertorriqueño: “... los que hacemos las leyes para nosotros, para el sexo masculino, para  el sexo fuerte, a nuestro gusto, prescindiendo temerariamente de la mitad del género humano, nosotros somos responsables de los males que causan nuestra continua infracción de las leyes eternas de la naturaleza”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

Paz y libertad. 


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 

 

 


Tags: Eugenio, María, Hostos, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 23:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios