S?bado, 03 de enero de 2009

 

 

HAROLD PINTER

(1930-2008)

 

“Mirad Guantánamo. Cientos de personas detenidas

sin cargos a lo largo de tres años, sin representación legal

 ni un juicio conveniente, técnicamente detenidos para siempre.

 Esta estructura totalmente ilegal se mantiene como un desafío

 a la convención de Ginebra. Esto no es sólo tolerado

 sino que es difícilmente planteado por lo que se llama

 la “comunidad internacional”. Esta atrocidad criminal

 la comete un país, que se declara a sí mismo “el líder del mundo libre”.

Harold Pinter.

 

 LA VOZ MÁS DESTACADA DEL TEATRO BRITÁNICO DEL XX

 

El dramaturgo británico Harold Pinter, es uno de los representantes de la renovación escénica de su país, surgida a finales de los años cincuenta. Su obra, cercana en un principio al teatro del absurdo, utiliza las incongruencias del habla cotidiana para producir una atmósfera de amenaza e incomunicación. Perteneciente a la generación de los “jóvenes airados” británicos ha escrito veintinueve obras teatrales. Escritor políticamente comprometido ha dedicado  sus críticas más feroces a los responsables de la invasión de Irak, de Tony Blair, dijo que era “criminal de guerra”  y llegó a referirse a Estados Unidos como un país “dirigido por una pandilla de delincuentes”. Cuando la Academia Sueca le otorgó el premio Nobel de Literatura en  2005  subrayó que era “el representante mas destacado del teatro británico de la segunda mitad del siglo XX”. Su discurso de agradecimiento  por la concesión del Nobel finalizaba con estas palabras: “Creo que, a pesar de las enormes dificultades que existen, una firme determinación, inquebrantable, sin vuelta atrás, como ciudadanos, para definir la auténtica verdad de nuestras vidas y nuestras sociedades es una necesidad crucial que nos afecta a todos. Es, de hecho, una obligación. Si una determinación como ésta no forma parte de nuestra visión política, no tenemos esperanza de restituir lo que casi hemos perdido, la dignidad como personas”.

 

Harold Pinter nació  en Londres el 10 de octubre de 1930  y falleció en la misma ciudad el 24 de diciembre de 2008. El dramaturgo, poeta, guionista, actor y director vino al mundo en el barrio obrero de Hackney, en el seno de una familia judía. Durante cierto tiempo estudió en la Academia Real de Arte Dramático. Se declaró objetor de conciencia y se negó a cumplir el servicio militar.  Fue actor en diversas compañías. En 1956 se casó con la actriz Vivien Merchant, de quien se divorció en 1980 para casarse con la historiadora  Antonia Fraser. Tremendamente crítico con los bombardeos de Kosovo,  se opuso radicalmente a las invasiones de Afganistán  e Irak  No aceptó la ciudadanía israelí  por condenar los atentados de Israel contra la vida de los palestinos, también rechazó el título de Sir. Pinter ha sido galardonado con el premio Shakespeare, el premio Europeo de Literatura, el premio de Literatura británica David Cohen,  el Pirandello,  el Laurence Olivier y el Moliére de honor a toda su carrera. En 2005 le fue otorgado el premio Nobel de Literatura.

 

Como dramaturgo se dio a conocer en 1957 con La habitación, a la que siguieron La fiesta de cumpleaños (1958), que solo obtuvo tres representaciones en su  estreno, pero un gran éxito cuando se proyectó en televisión en 1964, El portero (1960), Retorno al hogar (1965), Silencio (1969), Tierra de nadie (1975), Traición (1978), Betrayal (1979), El invernadero (1980) y Un nuevo orden mundial (1990). Es también autor de guiones radiofónicos y televisivos, con obras como La colecta (1961) y El amante (1963) y cinematográficos, habiendo escrito para el director Joseph Losey El sirviente (1962), Accidente (1967)  y El mensajero (1970). En 1978 se publicaron sus Poemas y prosa 1949-1977. Y como dijo el dramaturgo británico que en la última Nochebuena se nos fue para siempre: “Los Estados Unidos apoyaron y en algunos casos crearon todas las dictaduras de derechas en el mundo tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Me refiero a Indonesia, Grecia, Uruguay, Brasil, Paraguay, Haití, Turquía, Filipinas, Guatemala, El Salvador, y, por supuesto, Chile. El horror que los Estados Unidos infligieron a Chile en 1973 no podrá ser nunca purgado ni olvidado”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

Cuando hay libertad, todo lo demás sobra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 

 

 

 

 

 

 


Tags: Harold, Pinter, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 19:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios