Domingo, 18 de enero de 2009

 

ELENA SORIANO

(1917-1996)

 

 

“Mi filiación ideológica... es bien conocida

 como inequívoca e invariable, antes, durante

 y después de la guerra civil, cuyo resultado

 me colocó entre los vencidos, y, por tanto,

 en el exilio interior durante muchos años

 de ostracismo social, inhabilitación académica,

 discriminación profesional en la censura y otras

 penalidades personales y  familiares que omito.”

Elena Soriano. Carta a El País. 1983

 

 

LA VOZ DE UNA GRAN DESCONOCIDA

 

La novelista y ensayista Elena Soriano sigue siendo la gran desconocida de nuestra literatura contemporánea, pertenece a los numerosos escritores olvidados  que fueron condenados al exilio interior. Sus convicciones liberales y sus simpatías socialistas colocaron  a  esta pionera del discurso feminista en la lista de los vencidos contra la que se cebaría la censura franquista para conducirla  al  “ostracismo social”.

 

Elena Soriano Jara nació en Fuentidueña del Tajo, Madrid, el 4 de febrero de 1917 y falleció en Madrid  el 2 de diciembre de 1996. Hija de padres andaluces, pasó su infancia entre Castilla y Andalucía, ya que debido a la profesión de maestro de escuela  de su padre, la familia se vio sometida a frecuentes traslados de domicilio. Estudió Magisterio, carrera que terminó en 1935, iniciando de inmediato los estudios de Filosofía y Letras que fueron truncados por la  rebelión militar del general Franco. A pesar de haber obtenido la mejor calificación en las oposiciones de auxiliar de biblioteca fue expulsada por ser tachada de “roja”. Durante la guerra civil vivió en Valencia y al finalizar la contienda contrajo matrimonio con Juan José Arnedo Sánchez. Por su labor de escritora progresista se le otorgó  el premio Rosa Manzano en 1991 y dos años más tarde le fue concedida la Medalla de Oro Individual de la Comunidad de Madrid por su creación literaria en pro de la libertad y de los derechos humanos.

 

En 1951 publicó su primera novela, Caza menor, que obtuvo un notable éxito  en el ámbito nacional, seguida por la trilogía Mujer y hombre (1955), en la que se incluyen La playa de los locos, Espejismo y Medea 55. La dictadura franquista prohibió La playa de los locos, que fue editada treinta años más tarde y en cuyo  prólogo nos dice  la escritora: “La playa de los locos jamás consiguió la tarjeta de autorización para imprimirse legalmente. Fue rechazada en su totalidad, de principio a fin...”  A pesar de las prohibiciones y censuras siguió cultivando en diversos periódicos y revistas,  la novela corta, el cuento y el ensayo. Con una notable formación intelectual y humanística y una infatigable curiosidad, abordó los más diversos temas tanto literarios como sociales y filosóficos. En 1969 fundó en Madrid la revista literaria El Urogallo, que editó y dirigió personalmente hasta 1976. Ha publicado, además, el texto autobiográfico Testimonio materno (1985), su mayor éxito editorial, centrado en la biografía de un hijo muerto en  trágicas circunstancias, que es, a la vez, un lúcido estudio de los problemas juveniles de esta época, y el libro de relatos La vida pequeña (1989), centrado en la vida cotidiana de la clase media española. Pocos días antes de su muerte salió a la luz su último libro de relatos Tres sueños y otros cuentos. Francisco Umbral a escasos días de su muerte nos dijo: “... de una España nada fanática y un algo ilustrada, como Elena Soriano, la suegra de Boyer, fina escritora y ensayista de la que fui amigo toda la vida, que llevó con elegancia de dama middle-middle class la censura caudillista y acaba de  morir en Madrid, a avanzada edad. Descanse en paz”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

La primera condición para la paz es la voluntad de lograrla.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

 


Tags: Elena, Soriano, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 21:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios