Mi?rcoles, 04 de marzo de 2009

 

SHERWOOD ANDERSON 

(1876-1941)

 

“El comenzar de nuevo, olvidados culpas,

 errores y fracasos, es el típico sueño

 de los americanos, pueblo convencido

 de su indestructible inocencia o al menos

 de la eterna posibilidad de una redención sin pena.”                                          

Sherwood Anderson.

 

 

 LA VOZ DE UN MAESTRO DEL RELATO CORTO

 

Sherwood Anderson, contemporáneo de la mal llamada generación perdida,  fue el representante del nuevo realismo que refleja el ansia de liberación del hombre oprimido por la sociedad urbana moderna. Fue de los primeros escritores  en abordar los problemas generados por la industrialización. Su estilo narrativo muestra una cierta tangencia con el de Gertrude Stein, a quine conoció en un viaje a París.  En la casa de  París de la escritora norteamericana se reunía un importante grupo literario formado por los escritores Ernest Hemingway, Max Jacob, Ezra Pound, Francis Scott Fitzgerald , Thornton Wilder y Sherwood Anderson.

 

El novelista estadounidense Sherwood Anderson nació en Camden, Ohio, el 13 de septiembre de 1876 y falleció en Colón, Panamá, el 8 de marzo de 1941. Abandonó los estudios a los catorce años,  en 1898 luchó en Cuba en la guerra hispanoamericana, y más tarde dirigió una fábrica de pinturas en Ohio. A los cuarenta años lo dejó todo para dedicarse por completo al cultivo de la literatura y se instala en Chicago, colabora en  Dial   y The Little Review. Los escritores de la escuela de Chicago, Carl Sandburg, Ben  Hecht y Theodore Dreiser, le prestaron su ayuda para la publicación de su primeros libros. Anderson  llegó  a ser uno de los grandes maestros del relato corto. Tuvo una muerte estúpida debida a una  peritonitis  tras tragarse un palillo de dientes.

 

Entre los títulos más relevantes de sus libros,  citaremos: Hombres en marcha (1917), Winesburg, Ohío (1919), obra bisagra entre el realismo y la mal llamada generación perdida y para muchos su libro más logrado, es un primer intento de novela colectiva, en la que los protagonistas no son personajes aislados sino toda la población de un ciudad, Pobre blanco (1920), sobre los demoledores efectos que en una determinada ciudad produce la llegada de la industrialización, El triunfo del huevo (1921), Risa oscura (1925) y Más allá del deseo (1932), centrada en sus reflexiones sobre las consecuencias acarreadas por la gran depresión económica de 1929. Destacan además sus libros de carácter autobiográfico La novela de un novelista (1924) y Tar, una infancia en el Medio Oeste (1926) y sus Memorias, publicadas póstumamente en 1942. La exigencia de su estilo y su amor por el oficio literario ejercieron una notable influencia en algunos escritores contemporáneos suyos como Ernest Hemingway y James Thomas Farrell . Y como dijo el maestro del relato corto: “Invierto poco tiempo en pensar en el pasado y en el futuro. Mi apasionado deseo es vivir en el ahora”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

La fórmula salvadora es paz, libertad y justicia.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 

 

 

 

 


Tags: Sherwood, Anderson, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 20:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios