Martes, 19 de septiembre de 2006
ALMA ANDALUZA


?El Sur
es eso:
una flecha de oro,
sin blanco, sobre el viento.?
Federico Garc?a Lorca.

LA REALIDAD NACIONAL ANDALUZA

De los pueblos espa?oles, el andaluz es sin duda uno de los de m?s destacada y vigorosa personalidad, resultante maravillosa del cruce de razas y culturas que desde los m?s remotos tiempos prehist?ricos ha venido sucedi?ndose en esta vieja tierra del Sur. Despu?s de cada cat?strofe, Andaluc?a enmudece, pero a la larga, nada se pierde y todo sirve para dar una mejor calidad a sus valores.

En la primera cultura apreciable del mundo tuvo Andaluc?a ya un arte, el rupestre del paleol?tico continuado hasta mucho mas tarde. El arte tartesio alcanza un elevado nivel y posteriormente Andaluc?a se convierte en una de las provincias romanas de civilizaci?n m?s refinada.

M?s tarde, de esta vieja tierra del Sur saldr?n las grandes figuras de la Espa?a visigoda. Despu?s, con la invasi?n musulmana, Andaluc?a es la sede del Califato del Occidente en el que se produce una civilizaci?n de matriz oriental y en cuya mezcla de razas, de musulmanes, jud?os y moz?rabes, se haya la ra?z de una poes?a, una m?sica, una ciencia, una filosof?a que nuevamente irradiar?n no s?lo a Espa?a sino en toda Europa.

Andaluc?a produce bajo el dominio musulm?n una civilizaci?n espl?ndida, como no la ten?a la Europa cristiana en la misma ?poca. En la l?rica musulmana descubrimos a veces una profundidad, un idealismo y un sentimiento que no nos acaba de parecer oriental y que muchas veces nos recuerda a G?ngora, a B?cquer, a los Machado, a Juan Ram?n Jim?nez, a Prados, a Altolaguirre, a Garc?a Lorca, a Alberti, a Cernuda, a Rejano. Ibn Zayd?n, el m?s grande ?rabe de Espa?a, cordob?s contempor?neo del rey Mutamid de Sevilla, nos dice: ?Cuando sus dedos blancos me alargaron el ramo de jazmines, cog? luceros luminosos de mano de la luna?. Un decir que es pura poes?a, poes?a de verdad.

En esta vieja tierra del Sur convivieron durante mucho tiempo la tres religiones, hasta que en el siglo XV comienzan las corrientes de intolerancia, que produjeron la expulsi?n de los jud?os en 1492.

Cada pueblo que ha intervenido en la formaci?n de la realidad nacional andaluza ha aportado y ha contribuido a forjar su cultura y a labrar su esp?ritu. Pero todos han sido absorbidos, fundidos en el crisol, transformados por la solera anterior a todos ellos que procede de los viejos tartesios, un viejo pueblo y una vieja cultura.

A la vez, el pueblo ha conservado intacto su tesoro espiritual que se derrama en las profundas armon?as del cante jondo o en el ritmo de las danzas andaluzas. Los acentos dolorosos del cante, salidos del subconsciente del alma popular m?s aut?ntica, son la lamentaci?n de una raza incomprendida, cercenada constantemente y en perpetua resurrecci?n. ?xtasis del vuelo son estas m?gicas virtudes del cante y baile andaluz. El alma andaluza, con su arte m?gica de salir volando, cantando y bailando, en el cante y en el baile. Y precisamente porque se hace misterioso, lo andaluz aparece siempre a medias, partido en dos: el deseo y su sombra, lo real y lo ideal, dulzura y violencia, indiferencia y pasi?n, alegr?a y tristeza.

El d?a que despierten todas las energ?as andaluzas, contenidas o ahogadas, esta vieja tierra del Sur ser? uno de los mejore elementos de la Espa?a que so?amos. Y es que, como dijo el poeta: ?Si a m? me dan a elegir / yo nazco bajo un olivo, / orilla al Guadalquivir?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

?Necesitamos vivir en paz!

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios