Mi?rcoles, 20 de septiembre de 2006
EL CAUDAL DE TIEMPO

?Nuestras horas son minutos
cuando esperamos saber,
y siglos cuando sabemos
lo que se puede aprender.?
Antonio Machado.

UNA MANERA PECULIAR DE CONSUMIR EL TIEMPO

El caudal de tiempo que cada hombre tiene se va invirtiendo en los quehaceres de la vida cotidiana. Una forma de vida colectiva es, entre otras cosas, una manera peculiar de consumir el tiempo de que se dispone. Y la cuant?a de ese tiempo y su uso revelan la pretensi?n del hombre en cada sociedad. ?Su cuant?a? ?se dir?-. Pero ?no es esta invariable cada d?a, exactamente veinticuatro horas? Pocos ejemplos muestran m?s a las claras que en el hombre nada es natural ?se entiende, nada es s?lo natural-, sino que lo humano requiere siempre una intervenci?n imaginativa y hace de ellos ingredientes de una vida personal.

Los hombres suelen quejarse ?en nuestra ?poca al menos- de falta de tiempo; en cambio, sabemos de otros que han sentido la penosa necesidad de ?matar el tiempo? que por lo visto, les sobraba y estorbaba. Veinticuatros horas, seg?n parece, no son siempre el mismo tiempo. Por lo pronto, no es indiferente que el tiempo est? o no cuantificado en sentido estricto: en formas de vida primitivas, el tiempo se divide en dos partes, d?a y noche; y la segunda apenas cuenta sino para el descanso; la primera se divide y articula , a su vez, seg?n la altura del sol sobre el horizonte, pero muy vagamente.

La ??hora fija?, la interferencia de las series de acciones, la necesidad de la simultaneidad, esto es lo grave. Que tenga que coincidir mi llegada a la estaci?n con el chirrido de las bielas de la locomotora, que hayan de ser simult?nea mi entrada en la oficina y la vertical del minutero del reloj; que los aplausos en el teatro tengan que preceder al paso del ?ltimo autob?s que me llevar? a casa.

No es esto solo. Del tiempo de que dispone ?m?s o menos cuantificado-, el hombre hace dos partes: el que considera suyo y el que le parece ajeno. El tiempo que ?vende? cada uno para vivir no es ?suyo? ; es tiempo ?enajenado?, alienado, que se siente como perdido; el ?propio? es el resto libre, del que se puede disponer para lo que se quiera. ?En qu? proporci?n se reparten en cada sociedad, en cada forma de vida, en cada clase? Salvo formas de trabajo excesivamente opresor ?as? el trabajo forzado de los esclavos, galeotes, presidiarios, o de formas econ?micas excepcionalmente penosas-, siempre queda un margen ?libre?. Pero la decisi?n de si un tiempo es libre o no depende de c?mo es subjetivamente vivido, es decir de la pretensi?n vital. Es el gran problema del ?ocio? -palabra casi inservible en espa?ol; habr?a que preguntarse a fondo por qu?-.

En nuestra ?poca hay que tener en cuenta, entre el tiempo propio y el enajenado o vendido utilitariamente para poder subsistir, una tercera fracci?n que podr?amos llamar el tiempo de nadie; y este absorbe una considerable tiempo que ?se pierde? : por lo pronto, en desplazarse ?no viajar, ni pasear, que son dos formas de ?invertir? el tiempo-; las horas y horas que se consumen diariamente en los autobuses, en los metros, en los trenes suburbanos; o, lo que es peor, en esperarlos; las que desaparecen ante las taquillas de los espect?culos; los infinitos minutos desvanecidos ante el disco rojo de los cruces; las innumerables horas aniquiladas en los tr?mites burocr?ticos... Y esta es la raz?n de que, despu?s de haber conseguido en todas partes la reducci?n de la jornada de trabajo, cuando se ha pasado del trabajo de sol a sol a las once o diez horas de labor, luego a la casi m?tica jornada de ocho horas, por ?ltimo a las cuarenta horas semanales o tal vez menos, se oiga una perpetua quejumbre de falta de tiempo. Y como dijo el poeta: ?El tiempo que ibas contando / por a?os, meses y d?as, / por horas y por minutos, / era el tiempo que perd?as?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Paz, queramos paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 6:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios