Mi?rcoles, 04 de octubre de 2006
MARGINADOS POR LA ENFERMEDAD

?El coraz?n es puerta
que se abre y se cierra.?
Miguel Hern?ndez.

UN FEN?MENO PROVOCADO NUEVAMENTE POR LA APARICION DEL SIDA

Debemos asumir de una vez por toda que la infecci?n por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) y el conjunto de s?ntomas que puede provocar, conocido como SIDA (S?ndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), no ha de ser exclusiva preocupaci?n para los llamados grupos de riesgo, m?s o menos promiscuos en sus ?relaciones sexuales? o m?s o menos ?enganchados? a ciertos tipos de drogas de administraci?n intravenosa. Se ha llegado a un punto en el cual todos y cada uno de nosotros se siente o se sentir?, sin duda, influido por el virus del SIDA en sus relaciones personales, profesionales o, simplemente, en su inquietud por sentirse informado en el mundo en el que vive.

La aparici?n de SIDA ha provocado un fen?meno que parec?a estar erradicado, la marginaci?n y el rechazo social por padecer una enfermedad. Este fen?meno no tendr?a que existir una vez que se haya comprendido que estamos conviviendo con el VIH en m?ltiples esferas de nuestra vida, y aprendamos a evitar el contagio de una forma sencilla y sin tragedia, del mismo modo que lo hemos hecho con otras muchas enfermedades.

Existen unas formas evidentes de transmisi?n del VIH: compartir agujas con seropositivos (personas que han estado en contacto con el VIH, tengan o no el SIDA); de la madre al hijo en el momento del parto; por transfusiones de sangre y derivados que est?n contaminados; en trasplantes de ?rganos de personas infectadas; y por determinadas pr?cticas sexuales con una persona, de nuestro mismo sexo o del contrario, que est? infectada. Asimismo, no existe la evidencia de transmisi?n por picaduras de insectos; por compartir objetos o utensilios en reuniones o comidas; por contactos casuales y afectivos en las relaciones sociales cotidianas; por la saliva; o por los alimentos.

Las normas de higiene no tienen por qu? ser m?s estrictas cuando se convive provisional o continuamente con una persona seropositiva que cuando se vive con alguien que padece hepatitis, tuberculosis o gripe.

En cuanto a las personas infectadas con el VIH deber?an plantearse, desde el momento que se enteren, una vida sana, pero como esto no es f?cil debemos decir que no est? demostrado que dejar de fumar influya en la evoluci?n de la enfermedad. Asimismo, no se cree que el consumo moderado de alcohol empeore el proceso o provoque la aparici?n de s?ntomas. Debe ser el m?dico quien considere si debe suprimirse totalmente el alcohol por si fuera incompatible con el f?rmaco que puede tomar o por otros motivos que ?l considere. No es preciso indicar que debe suprimirse todo tipo de drogas por v?a intravenosa y evitar todo lo que se pueda su consumo por otras v?as.

Por otra parte, no hay motivo para que los seropositivos sean rechazados en sus centros de estudios o de trabajo: El rendimiento laboral de un seropositivo no afecta tanto como el de quien tiene un catarro. El riesgo de contagio en los centros de trabajo y en los colegios es pr?cticamente nulo. Una educaci?n sanitaria rigurosa impedir? en muchos casos la aparici?n de temores infundados que normalmente desembocan en situaciones morbosas de marginaci?n y odio. Y como dijo el poeta: ?Quita el querer, y ver?s / como solo encuentras / odio en todo lo dem?s?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Paz, queramos paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios