Jueves, 05 de octubre de 2006
LUIS QUI?ONES DE BENAVENTE
(1589-1651)

?La comedia, felizmente,
aplaudida al puerto llega,
que era de Lope de Vega,
y el baile de Benavente.?
Juan Ruiz de Alarc?n.

LA VOZ DEL ENTREMES

La historia del entrem?s va unida al nombre de un escritor, Luis Qui?ones de Benavente, -tambi?n llamado Luis de Benavente-, que se especializ? y sobresalt? en su cultivo, hasta el extremo de oscurecer en este campo a todos sus colegas. Su producci?n fue abundant?sima , sin duda, pero a causa de su gran fama se hizo costumbre atribuirle todas las piezas de dudosa paternidad y muchas otras que los editores interesados trataban de prestigiar con su nombre. De cualquier forma parece excesivo el n?mero de 900 que le atribuye Cotarelo. La fama de Benavente empez? como m?sico y compositor, autor de bailes que cerraban los entremeses de otros autores y como tal lo citan Hurtado de Mendoza y Alarc?n. De sus loas, bailes, j?caras, intermedios, mojigangas y entremeses solo nos han quedado 142 que evidencian su gracejo, su agudo y chispeante ingenio, su facilidad para la rima, la versificaci?n, la met?fora y el lenguaje. Fue el introductor del intermedio cantado. Directo heredero de Lope de Rueda y de Cervantes es, a su vez, precursor de don Ram?n de la Cruz y de los saineteros modernos. Se dec?a en su ?poca que un entrem?s suyo era capaz de salvar una comedia mediocre. Innovaciones de Benavente son el di?logo en las loas y lo que ?l llama ?entremeses cantados?, en donde se a?na la intriga con m?sica y baile; en ellos el autor hace participar al p?blico, con un concepto del teatro como farsa, realidad reproducida, absolutamente moderno.

Apenas nada se sabe de la vida de tan famoso escritor. Naci? en Toledo, hacia el a?o 1589, usaba el t?tulo de Licenciado, y muri? en Madrid el 25 de agosto de 1651. Se ha supuesto sin fundamento que pertenec?a a la familia de los condes de Benavente, y tambi?n se ha pretendido identificarle con el actor Luis de Qui?ones, que representaba por la primera d?cada del siglo XVII. Parece evidente su formaci?n universitaria, aunque su nombre no se encuentra en las actas de Salamanca ni de Alcal?. Lo m?s probable es que hubiera estudiado Derecho, pero tampoco consta que ejerciera nunca la abogac?a o la judicatura. En su partida de defunci?n se le llama presb?tero, lo que demuestra que en los ?ltimos a?os de su vida se hab?a hecho cl?rigo.

La fama de Benavente, entre sus contempor?neos, no se fundaba s?lo en sus dotes po?ticas, sino tambi?n en su talento musical, como ejecutor y como ejecutante, a la vez; muchas de sus piezas eran parte o por entero cantadas, y fue el propio Benavente quien compuso las melod?as. De todos modos, parece que ni el escribir entremeses ni ejecutar su m?sica fue para Benavente ocupaci?n profesional, y se ha sugerido que debi? ganar la vida como funcionario p?blico o quiz? como secretario de alg?n noble.

Lo que consta, en cambio, es que fue muy querido por sus colegas, cuyas envidias y ataques ?siempre enconados en nuestro mundo literario- no se cebaron en ?l; muy al contrario, recibi? frecuentes elogios, algunos calurosos, aunque ninguno tan entusiasta como el de Tirso de Molina.

En 1645 se public? en Madrid la Jocoseria, ?nica colecci?n particular de piezas de Benavente que vio la luz en su tiempo; su t?tulo completo es: Jocoseria. Burlas veras, reprehensi?n moral y festiva de los des?rdenes p?blicos. En doze entremeses representados y veinte y quatro cantados. Van insertas seis loas y seis j?caras, que los Autores de Comedia han representado y cantado en los teatros desta Corte. Compuestos por Luis Qui?ones de Benavente de la Imperial Toledo.

De modo general, puede afirmarse que todo el teatro de Benavente es costumbrista, pero existe un n?mero de piezas cuya intenci?n espec?fica consiste en la pintura de costumbres de fiestas o de aspectos de la vida diaria, como en La muestra de los carros, El abadejillo, Los gallos, Los toros, La maya, El aceitunero, Las nueces, El amolador, Juan Franc?s, Los coches y otras varias. Es frecuente que en estas piezas se encuentre un tono sat?rico, que se exagera en ocasiones para trazar caricaturas de tipos grotescos, como El murmurador, El enamoradizo, Los cuatro galanes y La malcontenta. Sin embargo, lo m?s notable de la producci?n de Benavente ha de buscarse en su teatro fant?stico; especie, por lo dem?s, que predomina en la Jocoseria, y a la que pertenecen los entremeses cantados.

La cr?tica que Benavente dirige contra la sociedad de su tiempo va por el mismo camino que recorri? Quevedo: la condena sin tregua a toda clase de falsificaci?n. Benavente nunca deja de atacar a los falsificadores de valores morales y sociales. Y como dijo el poeta toledano: ?Aunque soy su apasionado, / la verdad es m?s mi amiga?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Paz, queramos paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios