Domingo, 08 de octubre de 2006
ANTONIO ESPINA
(1894-1972)

?El sol es perseguido de cerca por el horizonte.
Env?en Guardia Civil.
Ya casi no queda tarde.?
Antonio Espina.

LA VOZ DEL ARTE LITERARIO

Algunos cr?ticos sit?an a Espina, poeta genial, novelista y estupendo ensayista y bi?grafo, en la l?nea que une a Quevedo, Larra y Unamuno. Como ellos, Espina reacciona con indignaci?n ante el medio que le rodea; pero cada uno viste su exasperaci?n con el traje de su tiempo, y a Espina le correspondi? una indumentaria cosmopolita. La obra de Espina es una amarga cr?tica del mundo absurdo, fr?volo y sin valores, de la sociedad europea tras la primera gran guerra. El estilo de fuerte raigambre conceptista revela claramente la carga cr?tica que subyace en unas divagaciones hechas al hilo del ramoniano ?nada importa nada?.

Antonio Espina naci? en Madrid en 1894. Abandon? la carrera de Medicina para dedicarse al la literatura y al periodismo. Ha sido redactor de los siguientes diarios de Madrid: Vida Nueva, Heraldo de Madrid, El Sol, Crisol y Luz. Colabor? en otros muchos de Espa?a y extranjero y varias revistas, entre ellas las siguientes: La Pluma, Espa?a, Revista de Occidente y La Gaceta Literaria. El 30 de enero de 1930, el mismo d?a en que ca?a la Dictadura de Primo Rivera, aparec?a dirigida por Antonio Espina, Jos? D?az Fern?ndez y Adolfo Salazar, la revista Nueva Espa?a. La revista ten?a la intencionalidad de cubrir ?todo el ala ideol?gica de las izquierdas? y de mantener una l?nea de periodismo pol?mico. M?s tarde se incorpor? a la direcci?n Joaqu?n Arderius. En un principio Nueva Espa?a tuvo una periodicidad quincenal; al partir del n?mero catorce, hasta su desaparici?n, se convirti? en semanario. Entre los colaboradores pueden destacarse: Maria Zambrano, Azor?n, Miguel Angel Asturias, Mauricio Bacarisse, Corpus Barga, Juan Gil-Albert, Benjam?n Jarn?s, Ram?n J. Sender y C?sar Vallejo. Durante aquellos a?os, es cierto que Antonio Espina bull? mucho y milit? valientemente y en vanguardia en el arte nuevo.

Excluido caprichosamente, como tantos otros, de la llamada generaci?n del 27 (denominaci?n que quedaba desacertada), Antonio Espina, seg?n Juan Ram?n Jim?nez, "genial, pero desaprensivo, ir?nico, qued? solo, asilado, sat?rico". Escritor independiente, se relaciona, por su independencia misma, con autores como Mauricio Bacarisse y Juan Jos? Domenchina, cercanos a veces al ultra?smo, al creacionismo y al surrealismo, sin que se adhieran plenamente a ninguna de estas escuelas. Los poemas de Espina est?n escritos con levedad y gracia juguetona, pr?xima a la desplegada por Jos? Moreno Villa y por Ram?n G?mez de la Serna con quien le unieron muchos lazos de afinidad.

El arte de Espina pasa de los versos de su Signario y Umbrales , a las prosas de su P?jaro Pinto, Luna de copas, Luis Candelas, el bandido de Madrid, Romea, el comediante, Ganivet: el hombre y la obra, entre otros libros.

En 1935 fue procesado por publicar, en El Liberal de Bilbao, ?El caso Hitler?. Partidario de la implicaci?n del escritor en la pol?tica, Antonio Espina milit? en el partido de Aza?a, "Izquierda Republicana". Fue gobernador civil de ?vila y m?s tarde de Baleares, ya en los comienzos de 1936. Al terminar la guerra fue condenado a muerte, pero luego le fue conmutada la pena. Inicia as? una dolorida y silenciosa posguerra, que termina con un exilio en M?xico.

Vuelto a Espa?a, en 1960, vive un particular exilio interior, con algunas colaboraciones en ABC, que firma con el seud?nimo de ?Sim?n de Atocha? y en las p?ginas de la Revista de Occidente, en su segunda ?poca. En estos a?os reedita El alma Garibay (1964) y El genio c?mico y otros ensayos (1965), ambas en Chile y recopilaci?n, ambas, de viejos art?culos y pomas. Public? una historia de la prensa espa?ola El cuarto poder, llena de sabrosas reflexiones y cargada de intenci?n pol?tica. Solitario, se le ve?a en alguna tertulia del Caf? Le?n y a veces en compa??a de Francisco Ayala y Jos? Bergam?n. Antonio Espina muere en Madrid el 12 de febrero de 1972.

El verso de Antonio Espina admira y asombra por la realidad de su presencia viva ?y muerta-; presencia y ausencia corporal. Espina, depura, ci?e los objetos que mira ?las im?genes de su pensamiento- apretando su contorno finamente hasta reducirlo a la expresi?n estricta, precisa, justa , voluptuosamente torturada y definitivamente desnuda ?cabal-. Se ha dicho que el verso de Antonio Espina tiene ritmo de chotis: y se ha a?adido ?por Marichalar- de ?chotis encima de un ladrillo?; exacto: la m?xima voluptuosidad de la precisi?n.

Antonio Espina tiene la gran dicha ?para ?l- desdicha para muchos de ser genial; aut?ntico, espont?neo, inmediato. Y luego: el escribir, el escribir por escribir: el arte literario. Y adem?s ?todav?a adem?s- el tener talento. Por que si Antonio Espina es un escritor genial, esto no quiere decir que no tenga talento. ?Hace falta mucho talento ?escrib?a Gide- para hacerse perdonar aunque s?lo sea un poco de genio?. Efectivamente Antonio Espina tiene talento, tiene el talento de ser genial; caso rar?simo, singular en literatura. El talento literario de Espina es dejar pasar todas las espontaneidades geniales de su invenci?n po?tica; invenci?n verbal absoluta, en prosa y verso, que da al arte de Espina ese sabor de autenticidad, de creaci?n inmediata, de pura poes?a.

En el arte de Espina ?arte literario, arte de la prosa y el verso- se incorpora la forma de lo imaginado a la expresi?n verbal, se hace un solo cuerpo con ella de tal modo que se nos ofrece desnudo, simplemente, su arte como un puro y limpio juego ?forma- verbal.

El arte literario de Espina es de una fin?sima piel. El artista se inhibe, escapa, desaparece, para que el arte y s?lo el arte ?su arte- quede. Y es que, como dijo genialmente nuestro poeta: ?El que ama la paradoja, en ella se queda.?


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Mi guerra es no ir a la guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios