Domingo, 08 de octubre de 2006
EL ABUSO SEXUAL DE LOS NI?OS


?Cuando me lo contaron, sent? el fr?o
de una hoja de acero en las entra?as...?
Gustavo Adolfo B?cquer.

EL ABUSO SEXUAL NO ES FACIL DE IDENTIFICAR

Probablemente, el abuso sexual de los ni?os es el aspecto m?s problem?tico del maltrato infantil, si bien tiene una corta historia como objeto de atenci?n de profesionales. Hasta hace relativamente poco tiempo, las denuncias de ni?os de ser objeto de abusos sexuales eran interpretadas como maliciosas o, m?s com?nmente, como el producto de la imaginaci?n infantil.

En parte, esta tendencia a descartar el abuso o culpar a la v?ctima, encuentra su origen en las formulaciones sobre la sexualidad infantil de Freud, que fueron revisadas m?s tarde por el mismo Freud.

En a?os recientes, se han producido importantes cambios, traducidos en una mayor sensibilidad y respuesta a la realidad de este problema. En la actualidad es ampliamente aceptado que numerosos episodios de abuso sexual infantil tienen lugar en la familia y que qui?n los ejerce es alguien que conoce al ni?o, con frecuencia un familiar u otra persona de confianza. Las asociaciones para la defensa del ni?o consideran que unos cien mil ni?os espa?oles son objetos de abusos sexuales.

Este mayor reconocimiento, social y profesional, del abuso sexual ha supuesto un incremento en el n?mero de casos conocidos aunque, probablemente, ello representa ?nicamente una peque?a parte de la incidencia real. Adem?s, el abuso sexual de los ni?os constituye un ?rea de investigaci?n particularmente dif?cil y problem?tica que cuenta entre sus componentes el secreto., la verg?enza y la culpa, y que remite y pone en evidencia aspectos controvertidos de la sociedad contempor?nea tales como la sexualidad, el poder y los valores y actitudes hacia la infancia.

El abuso sexual de los ni?os no es f?cil de identificar o diagnosticar puesto que pocas veces tiene como resultado lesiones f?sicas. El ni?o que es objeto de abusos sexuales lo es por una persona que puede convencer al ni?o de que el abuso es una parte normal del crecimiento, aunque debe mantenerlo en secreto. Las amenazas de represalias o castigos tambi?n pueden disuadir al ni?o de denunciar o revelar los abusos sexuales e, incluso, los miembros de la familia pueden tener la censura de vecinos o amigos si denuncian los abusos sexuales y, sobre todo, hay un temor a involucrar al ni?o en procesos legales.

El maltrato sexual incluye numerosas categor?as de actividad sexual entre un adulto y un ni?o, as? como el uso y explotaci?n sexual de ni?os. Existen, adem?s, algunas caracter?sticas distintivas del abuso sexual de menores. Cuando el abuso sexual tiene lugar en la familia, generalmente, el entorno familiar como un todo contribuye a generar las condiciones bajo las cuales ocurre dicho abuso. Un padre, por ejemplo, aunque no participe, contribuye al abuso sexual directa o indirectamente alentando esta actividad mediante el silencio o no facilitando la seguridad sexual del ni?o. Por otra parte, los adultos al cometer abusos sexuales con ni?os utilizan las ventajas que le proporciona su superioridad f?sica, su autoridad, su poder y sofisticaci?n sexual en relaci?n a su v?ctima infantil.

Entre las formas m?s comunes de abuso sexual, se encuentran, aunque no se limitan: incesto, estimulaci?n sexual, vejaciones, violaci?n, exhibicionismo, pedofilia y explotaci?n sexual (prostituci?n, pornograf?a....). Y como dijo el poeta: ?Casi es m?s triste ?pensaba- / mirar la vida que empieza / que ver la vida que acaba?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 14:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios