Domingo, 08 de octubre de 2006
LA LEVE VOZ DE TU CARTA

?All? va mi carta c?lida,
paloma forjada al fuego,
con las dos alas plegadas
y la direcci?n en medio.?
Miguel Hern?ndez.

PARA SENTIR LA PRIMAVERA EN TU RECUERDO

El r?o est? blanco bajo la luna y negro en la sombra. ?Y t? estar?s durmiendo? ?Sue?as? ?De qu? color son tus sue?os? Ya han pasado casi seis meses desde que dimos aquel paseo por la orilla del mar. Sigo pensando en ti, sue?o con tu rostro, con tu sonrisa, con tu voz violenta y dulce al mismo tiempo.

Todo lo que se puede contar tiene un t?rmino. De hecho, no existe m?s infinito que el cielo, a causa de sus estrellas; y el mar, por sus gotas de agua. Todo lo dem?s es peque?o. Por eso cuando te hablo de mi amor por ti, siempre lo he de comparar con el cielo o con el mar. ?No tengas miedo de que te olvide! Sabes muy bien que no se olvida a una mujer como t?.

Dices, en tu carta, que me analizo demasiado. Pero a m? me parece que no me conozco lo suficiente, Jam?s te he mentido; te am? instintivamente; y no es que me propusiera gustarte: todo sucedi? porque ten?a que suceder.

?Anda, r?ete! Hoy estoy alegre, no s? por qu?. Pero no me digas que es el dinero lo que me ha impedido ser feliz, que si hubiera encontrado un trabajo me encontrar?a mejor. ?Como si bastara tener un trabajo para ser feliz en este mundo! Todo eso ya me lo han dicho un mont?n de personas, as? que no quiero o?rlo de tus labios: los estropea, no est?n hechos para eso. No creas que soy un perezoso y que paso mis d?as mirando al techo; soy por naturaleza activo y laborioso. Escribo mucho y leo m?s, mucho m?s.

Al recordar todo lo que disfrut? a tu lado paseando por la orilla del mar hago como los ?rabes que un d?a al a?o se vuelven hacia Granada y lloran por la bella tierra que perdieron. ?Acaso no nos agarramos siempre a nuestro pasado por muy reciente que sea? En nuestro apetito de vida, rumiamos las sensaciones de otros tiempos, so?amos con las que nos depara el porvenir.

El amor ?igual que todo lo dem?s- no es sino una manera de ver y sentir. ?Qu? quieres que yo le haga? Amo a mi manera. Pero te amo, no lo dudes. Me reprendes por todo lo que escribo, por todas mis ideas, hasta por aquellas que nada tienen que ver con nosotros dos. Pero di lo que quieras, me gusta tu escritura. Escribe cualquier cosa. Quiero que me lo cuentes todo, ?entiendes?., todo y que medes muchos detalles. Necesito la leve voz de tu carta.

Hace fr?o , casi todos los ?rboles de esta tierra est?n desnudos; mi pensamiento friolero huye y vuela hacia ti para sentir la primavera en tu recuerdo. Me parece que el amor debe ser m?s fuerte que todo, que la ausencia, que la desgracia y que el olvido.

Quisiera verte feliz. Cuando camino silencioso durante horas enteras por la arena de la playa y oyendo romperse las conchas bajo mis pies y el ruido acompasado del mar, suele venir tu imagen a mi mente, me sigue y me acompa?a; veo tu rostro de nuevo, me pregunto que estar?s haciendo, o pensando, o so?ando... Y luego, de ti mi pensamiento retorna hacia m? y me pongo m?s triste, m?s sombr?o, me emociono... y a?ado para mi interior: tal vez ella acaba de releer aquellos versos que tanto le gustaron: ?Me han dicho que hay una flor, / de todas la m?s humilde: / flor que quisiera yo darte, / flor llamada no me olvides?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 15:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios