Domingo, 08 de octubre de 2006
EN EL 150? ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE
MARCELINO MEN?NDEZ PELAYO (1856-1912)

?Qu? l?stima tener que morir cuando
me faltaban tantas cosas por leer?.
Marcelino Men?ndez Pelayo.

LA VOZ DE UN GRAN POETA DE LA HISTORIA

Men?ndez Pelayo se proclamaba a cada paso ?pensador independiente y ciudadano libre de la rep?blica de las letras?. Este formidable historiador de ideas nunca separ? la historia de la poes?a. ?La historia y la poes?a todo puede ser uno? ?hab?a escrito Lope-. Porque todo puede ser uno, en el tiempo, y a?n por el tiempo, para el hombre. Para Men?ndez Pelayo la historia es crisol de verdad, pero tambi?n manantial de poes?a. Este espa?ol excepcional, fue sobre todo, un gran poeta de la historia sin dejar de ser nunca al mismo tiempo un esp?ritu eminentemente cient?fico.

Marcelino Men?ndez Pelayo, nace en Santander el 3 de noviembre de 1856. Desde sus primeros a?os mostr? una inteligencia despejada, una memoria prodigiosa y grandes ansias de saber. Estudia bachillerato en el Instituto de segunda ense?anza de su ciudad natal. Comienza la carrera de Filosof?a y Letras en la Universidad de Barcelona, pasando despu?s a la Universidad de Madrid y termina la licenciatura en la Universidad de Valladolid, a los dieciocho a?os de edad. Hace el doctorado en la Universidad de Madrid.

Viaja a Lisboa, Roma, Sevilla, Par?s, Lovaina, Amberes, La Haya, ?msterdam, Coimbra, Florencia, Cambridge, Oxford, Londres... ?Paso casi todo el d?a ?escribe Men?ndez Pelayo- en las bibliotecas y voy haciendo rica cosecha de datos y apuntamientos?. A los veinti?n a?os, gana las oposiciones a la c?tedra de Literatura Espa?ola de la Universidad Central. Ingresa en la Real Academia Espa?ola a los veinticinco a?os y un a?o m?s tarde en la de Historia.

Figur? en pol?tica dentro del partido conservador, con Canovas primero y con Maura m?s tarde. Fue diputado a Cortes por Palma de Mallorca y Zaragoza. En 1898 fue nombrado Director de la Biblioteca Nacional. Marcelino Men?ndez Pelayo muere en su ciudad natal, el domingo 19 de mayo de 1912. S?lo hubo una lamentaci?n: ?Qu? l?stima tener que morir cuando me faltaban tantas cosas por leer?.

De inteligencia privilegiada, Men?ndez Pelayo, era dominador de ocho lenguas antiguas y modernas y poseedor de una portentosa memoria y de una gran capacidad de trabajo lo que contribuy? a sus hondos an?lisis de forma y fondo de la cultura espa?ola.

La gran renovaci?n cient?fica, que fue un despertar, inspirada por el romanticismo, acaba en el mismo momento en que comienza el movimiento krausista, cultural tambi?n, pero m?s comprometido, dedicado e inspirado en una ?tica pr?ctica m?s que en una teor?a; al mismo tiempo que este movimiento y a veces oponi?ndose al mismo, surgen hombres y obras que contin?an el gran estudio de la cultura nacional, de forma erudita y cr?tica. El erudito santanderino fue el mejor representante de esta gran labor., que comenz? su carrera polemizando con los krausista, sobre el problema de las relaciones entre la Iglesia y la cultura. Fruto de esta pol?mica fueron sus obras La ciencia espa?ola ?defendiendo la tesis que hab?a habido ciencia en Espa?a y que ni el Estado ni la Inquisici?n hab?an influido poco ni mucho en su desarrollo- y, sobre todo, Historia de los heterodoxos espa?oles ? su tesis era demostrar que en Espa?a apenas los hubo, que los espa?oles por ley de raza y de historia son refractarios a toda herej?a y heterodoxia- , la posici?n ideol?gica del maestro, toda cultura es ortodoxa, no invalida finalmente el caudal de erudici?n de sus escritos.

M?s serenas y m?s importantes, son las obras de madurez: Historia de las ideas est?ticas en Espa?a (acabada en 1901), Or?genes de la novela (1905-1915), Horacio en Espa?a (1877), Antolog?a de poetas hispanoamericanos (1893-1895), etc. La obra de Men?ndez Pelayo abarca virtualmente toda la Historia y toda la Literatura espa?ola, y su importancia es primordial para todo estudioso.

Hombre bondadoso y en el fondo abierto a la simpat?a por todas las ideas a?n las m?s dispares con las suyas, por ver en todas ellas partes integrantes del acervo com?n de la humanidad pensante, llega a decir estas palabras que fijan una posici?n intelectual: ?All? contempl? en ejercicio un modo de pensar hist?rico relativo y condicionado, que me llev? no al positivismo (tan temerario como el idealismo absoluto), sino a la prudente cautela del ars nesciendi?.

Ni krausismo, ni escolasticismo, ni idealismo absoluto, ni positivismo, sino pensar hist?rico, relativo y condicionado, y como conclusi?n, el ars naciensdi o arte de no saber, el leit motiv de Juan Luis Vives, y tambi?n la docta ignorancia de Nicol?s de Cusa, dos exposiciones esc?pticas que se repiten frecuentemente. En esencia, Men?ndez Pelayo, era un esc?ptico radical, No en vano, don Marcelino nos dej? dicho: ?Queri?ndolo o sin quererlo, todos somos m?s o menos esc?pticos, por supuesto en el buen sentido de la palabra?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 16:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios