Domingo, 08 de octubre de 2006
LUIS GARCIA DE CA?UELO
(1744-1802)

??No ha de haber un esp?ritu valiente?
?Siempre se ha de sentir lo que se dice?
?Nunca se ha de decir lo que se siente??
Quevedo. . .

LA VOZ DE UN ESPIRITU VALIENTE

La historia de la lucha que sostuvieron los ilustrados espa?oles del XVIII, sobre todo en su ?ltimo tercio, para dar a su pa?s un tono europeo y de progreso social, es realmente pat?tica. Luis Garc?a de Ca?uelo, editor de El Censor, fue uno de esos espa?oles que, conocedores del progreso de la Europa ilustrada, quiso contribuir con su pluma a que su pa?s abriera los ojos a la raz?n y a la cultura. Su lucha fue heroica. El Censor fue secuestrado una y otra vez ?de acuerdo con una larga tradici?n espa?ola-, sufri? suspensiones y persecuciones, hasta quedar definitivamente prohibido., y su editor principal, Ca?uelo, fue denunciado a la Inquisici?n y acab? perdiendo el juicio.

Del intr?pido editor de El Censor, Luis Garc?a de Ca?uelo, no sabemos mucho. Ca?uelo naci? en Granada, en 1744, trabaj? como abogado en su ciudad, y a?os despu?s, en 1772, se traslad? a la Corte, donde fue recibido como miembro del Real Colegio de Abogados de Madrid. En 1781 fund? El Censor, que debi? ser la gran aventura intelectual de su vida, en la que le acompa?? otro ilustrado, Luis Pereira. En 1788, un a?o despu?s de la suspensi?n definitiva de El Censor por el Gobierno, tuvo que abjurar ?de levi? ante la Inquisici?n, siendo sometido a una penitencia ?por haber introducido ciertas proposiciones en unos n?meros de su revista?. Luis Garc?a de Ca?uelo falleci? en 1802.

?Cu?les fueron los pecados de El Censor, es decir, de Ca?uelo? En realidad, haber censurado y ridiculizado los vicios de la sociedad de su tiempo, su atraso social y cultural, las supersticiones, los abusos de los poderosos. Ca?uelo se atrev?a a lo que otros ilustrados, m?s cautos, se guardaban mucho de hacer: atacar p?blicamente vicios de una sociedad tradicional y regresiva que se aferraba a viejas leyes, a viejos tab?es, a viejas y rid?culas costumbres. Pero esa sociedad ten?a a?n defensores -?y acaso no sigue teni?ndolos? ?que no estaban dispuestos a permitir que prosperasen tales ataques, tales s?tiras. En 1872 tiene lugar el primer secuestro: el n?mero 46, que atacaba a las supersticiones. Despu?s de no pocas dificultades reaparece la revista, pero en 1784 nuevo secuestro. Pero Ca?uelo era incansable, y en septiembre de 1785 El Censor iniciaba su tercera y ?ltima ?poca. En ella se produce, c?mo no, un nuevo secuestro. Pero a?n logr? salir Ca?uelo de este tropiezo y El Censor volvi? a publicarse, para morir definitivamente en agosto de 1787.

Ca?uelo fue un precursor: en ?l se encuentra ?la fuerza sat?rica de Goya, la amargura de Larra, y anticipa la angustiosa b?squeda de las ra?ces de los problemas nacionales?, que observamos en los escritores del 98. El n?mero o ?discurso? 101, parece escrito por Larra: es el retrato de un pa?s que ?ama m?s las tinieblas que la luz?, y en donde la mentira y el enga?o dominan, porque las leyes persiguen a quienes intentan decir la verdad. El retrato es tan terrible que Ca?uelo no se atrevi? a decir que era una pintura de Espa?a, y se invent? un pa?s imaginario llamado Cosmosia.

El Censor y sus editores Ca?uelo y Pereira, fulminados por la ira del patrioterismo fan?tico, han permanecido en el olvido durante m?s de un siglo y medio. Pero desde hace algunos a?os, hispanistas extranjeros y espa?oles han comenzado a hacerle justicia.

??No ha de haber un esp?ritu valiente?, pregunta Quevedo. Y ?l lo era. Su pregunta afirma de ese modo un valor espiritual. Para Quevedo, ??no ha de haber un esp?ritu valiente?, se refiere a un valor, a una valent?a muy concreta, que es la de decir la verdad. Ca?uelo era un ?esp?ritu valiente?, como Quevedo; era hombre de ese esp?ritu de verdad. Y como dijo el poeta: ?No he de callar, por m?s que con el dedo, / ya tocando la boca, o ya la frente, / silencio avises o amenaces miedo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 16:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios