Lunes, 09 de octubre de 2006
PEDRO ANTONIO DE ALARC?N
(1833-1891)

??Era Granada... rica y prepotente,
tal como fue... cuando Granada era!?
Pedro Antonio Alarc?n.

LA VOZ DEL INSIGNE NOVELISTA

Tres novelistas forman, con Pedro Antonio Alarc?n, el grupo de novelistas de la generaci?n de 1868: Valera, Pereda y Gald?s. Las fechas de los nacimientos de los novelistas que constituyen este grupo se distancian a veces bastante a?os, como ocurre con los de Valera y Gald?s nacido, uno en 1824 y otro en 1843, sin embargo, s? es simult?nea la producci?n de ellos.

La obra de Pedro Antonio Alarc?n, representa el paso del prerrealismo al realismo, del dualismo a la totalizaci?n significativa, si bien una buena parte de sus libros est?n directamente inspirados por el romanticismo. En puridad se puede sostener que Alarc?n combati? toda su vida contra el realismo totalizador, aunque para hacerlo hubo de escribir como un aut?ntico realista.

Pedro Antonio de Alarc?n y Ariza nace en Guadix el 10 de marzo de 1833, el mismo a?o que Pereda. El novelista granadino busca primero en Madrid y luego en Granada empleo a sus ambiciones literarias. En 1853 y 54 fue, en la ?ltima ciudad, socio de La Cuerda Granadina, especie de hermandad bohemio-literaria. Alarc?n se inici? como periodista y escritor literario con la direcci?n del diario El Eco de Occidente. Intervino en Granada en las revueltas pol?ticas y fund? una revista titulada La Redenci?n. Dirigi? en Madrid el peri?dico sat?rico de orientaci?n republicana El L?tigo, donde atac? a Isabel II, lo que le arrastr? a aceptar un duelo a muerte frente a un adversario t?cnico en los ?lances de honor?.

En 1857, estren? un drama El hijo pr?digo que fracas?. En octubre de 1859, el gobierno del general O?Donnell declar? la guerra a Marruecos. Aquella innecesaria guerra, llev? a los campos africanos ? a dos periodistas j?venes, arriesgados, deseosos de gloria? cuyos nombres eran Pedro Antonio de Alarc?n y Gaspar N??ez de Arce. Ambos, el futuro novelista y el futuro poeta, quedaron afiliados al partido pol?tico de O?Donnell.

Alarc?n relata los lances de la patri?tica aventura en su Diario de un testigo de la Guerra de Africa, que le vali? extensa popularidad y fama. En 1861, publico De Madrid a N?poles, con este libro dice Alarc?n, ?termina la primera ?poca de mi vida literaria (...). Eligi?ronme luego mis paisanos diputado a Cortes, de oposici?n; lo fui despu?s ministerial: cuestiones de campanario, intereses de localidad, luchas parlamentarias, obligaciones de partido, destierros, conspiraciones, la temida Revoluci?n..., absorbieron mi actividad y mi tiempo?. Fruto de estas actividades pol?ticas fueron el destierro de 1866; y su presencia en septiembre de 1868, en la batalla de Alcolea; su nombramiento que rehus?, de ministro plenipotenciario en Suecia y Noruega; la gran cruz de Isabel la Cat?lica y su entrada en la Real Academia Espa?ola.

Despu?s de un par?ntesis de doce a?os publica el libro La Alpujarra en 1873. Siguen a ?ste El sombrero de tres picos, El clavo, El carbonero alcalde, El esc?ndalo, El ni?o de la bola, El capit?n Veneno y La pr?diga. Estas son las novelas publicadas en la segunda etapa de nueve a?os, pues despu?s de publicar La pr?diga se apoder? de su ?nimo un invencible tedio hacia la vida literaria y lleno de amargura renunci? al cultivo de la novela, cuando a?n no contaba cincuenta a?os de edad. Retirado del mundo y aislado luego en su soledad de enfermo fue apag?ndose la vida del novelista, que muri? en Madrid el 19 de julio de 1891, a los cincuenta y ocho a?os de edad.

Quej?base Alarc?n de que s?lo ante El sombrero de tres picos deten?ase respetuosa la cr?tica. ?Todo el mundo lo ha tratado hasta con mimo (...). A tal extremo ha llegado esta unanimidad, que muchas veces ha sentido aburrimiento y desd?n a la p?cara obra por nadie impugnada?. La cr?tica y el gran p?blico hab?an pronunciado el fallo acertado. En este jocoso cuento, el arte de Alarc?n alcanza su c?spide. El narrador ingenioso y colorista que es Alarc?n est? en su ambiente y pint? maravillosamente la atm?sfera er?tica que suscita la vitalidad y belleza de la risue?a Frasquita. El sombrero de tres picos tiene la fragancia de una danza andaluza; quiz? por eso ha inspirado a Manuel de Falla p?ginas musicales inolvidables.

?El talento de Alarc?n -dice Clar?n-, sus envidiables dotes de novelista est?n a salvo, bastan las bellezas indicadas para darle el t?tulo honros?simo de autor insigne?. La gracia, fantas?a y f?cil estilo de Alarc?n ayudaron a arraigar el nuevo realismo de la novela espa?ola. La novela de Alarc?n reflejan la riqueza ideol?gica y las profundas inquietudes que esta d?cada renovadora de 1860 a 1870 aport? a Espa?a. Y como dijo el poeta: ?Historia / es hacer memoria?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


No hagamos las paces con la guerra, ni tampoco levantemos guerras con la paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios