Lunes, 09 de octubre de 2006
LA CULTURA DE LA PREVENCION

?Lev?ntate si te caes,
y antes de volver a andar,
mira d?nde te has ca?do
y pon all? una se?al.?
Augusto Ferr?n.


EDUCAR PARA LA PREVENCI?N

En la ?ltima d?cada, pocos conceptos ?y en ?stos incluimos el de la prevenci?n- han sido objeto de atenci?n en nuestra sociedad y pocos han causado especial preocupaci?n en los ?mbitos educativos. Quiz? porque la idea de prevenci?n en el medio escolar est? ?ntimamente relacionada con problemas de aprendizaje, consumo de drogas, salud, medio ambiente, etc.

Tambi?n, en menos ocasiones de las deseadas, se plantea la prevenci?n desde una perspectiva global, generadora de una cultura de la prevenci?n, y en la que han de tener cabida los contenidos ligados a la seguridad en el quehacer diario del alumno de hoy y del trabajador del ma?ana.

Se ha dicho con frecuencia que las pol?ticas sobre prevenci?n de una sociedad son los indicadores de la calidad del progreso de ?sta y no es posible dicho progreso sin una educaci?n que tome en consideraci?n estas pol?ticas. ?l problema estriba en el hecho de que introducir esta visi?n del tema supone generar cambios significativos e innovadores en cuanto que hacer durante el tiempo en la escuela. Bajo el supuesto de que la meta de la escuela debe ser la de preparar a los alumnos para el futuro, y siendo heterodoxo el tomar una perspectiva economicista, es dif?cil negar el valor a?adido que tendr?a la educaci?n en una sociedad en la que sus ciudadanos en general y productores en particular, ahorrar?an los gastos derivados de las inadecuadas conductas que se producen por la ausencia de una cultura preventiva.

El t?rmino prevenci?n est? haciendo referencia a la necesidad de poner en marcha intervenciones de car?cter proactivo; es decir, actuar antes de que aparezcan las situaciones de riesgo en las que puedan producirse efectos negativos. Por otra parte, no convienen olvidar la nota de implicaci?n global de la comunidad en todo planteamiento preventivo. Es dif?cil avanzar en la cultura de la prevenci?n sin un clima de participaci?n en toda la sociedad; es decir, a las actuaciones en el marco escolar, deber?an unirse la del marco familiar y social. Ahora bien, desde el punto de vista de educar para la prevenci?n, es necesario se?alar que el desarrollo en los alumnos de una actitud preventiva exige una serie de requisitos m?nimos.

Los programas de actuaciones deber?n estar adaptados a las caracter?sticas de los destinatarios, y deber?an ser desarrollados en un medio que permita introducir los cambios que se derivan de una pol?tica de prevenci?n. Las actuaciones derivadas de un programa de prevenci?n deber?n ir m?s all? de la propia informaci?n y producir transformaciones. Finalmente, los ?rganos y estamentos p?blicos, adem?s de crear un medio cada vez m?s seguro han de emprender las acciones pertinentes para que los agentes educativos principales, padres y profesores, generen conciencia de la necesidad de intensificar la educaci?n para la prevenci?n.

Son muchos los dichos populares, M?s valer prevenir que curar, Hombre prevenido vale por dos, Lo m?s inseguro de todo es trabajar de cualquier modo..., que ponen en evidencia la importancia de la prevenci?n. Y es que, como dijo el poeta: ?Lo que tu sabes de sobra / es que una vida que se pierde / ya nunca m?s se recobra?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


No hagamos las paces con la guerra, ni tampoco levantemos guerras con la paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 6:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios