Martes, 10 de octubre de 2006
COPLAS DEL SUR

?No se asuste usted, se?ora,
que es un minero que canta,
que del polvo de la mina
tiene rota la garganta.?
Copla popular.


GRITO DE DOLOR Y DESENCANTO DEL PUEBLO ANDALUZ

El Sur, hasta hora, hab?a sido considerado simplemente en el plano de la est?tica, no en el de la pol?tica; llenaba s?lo ?l todo la pandereta. Cierto que su copla estaba henchida de amargura y de dolor, pero todo eso era puramente folkl?rico y en el folklore se quedaba sin m?s consecuencias. Hasta las l?grimas en Andaluc?a eran cosa festiva como la lluvia de primavera. En esta versi?n optimista se inspir? casi toda la literatura regional, desde Fern?n Caballero hasta los hermanos Alvarez Quintero, pasando por Valera. Toda la amargura andaluza deb?a resolverse, al final, con una sonrisa alegre.

Esta vieja tierra del Sur no es la villa alegre de Juanita la Larga ni la quinteriana Puebla de las mujeres. Hace mucho tiempo que nadie ignora que esa apariencia superficial de Andaluc?a: tan florida y risue?a, estaba minada de injusticias. Hasta con Fern?n Caballero aparece, aunque con los consiguientes exorcismos, la protesta social del campesino. La protesta, la rebeld?a con que el Sur soportaba su carga de arte y de poes?a eran ya notorios y hab?a tenido crispaciones literarias. Los escritores no pod?an ignorar la verdad social de Andaluc?a y si prefer?an la visi?n tradicional, era por el prejuicio est?tico. ?Porque c?mo pod?an ignorarla cuando precisamente en el folklore ten?a ya su expresi?n antiqu?sima y era todo ?l una sublevaci?n pura y universal?

Los gestos libertarios posteriores no han hecho sino activar esas potencialidades
de la copla. Han sido muchos los escritores que han probado, con la letra misma de la copla, que el idilio andaluz era, en realidad, una tragedia.

La copla del Sur es una confluencia de nostalgias y l?ricas protestas de razas vejadas y oprimidas que se conf?an a la forma inocente de la m?sica. Es t?pico de la copla que diga una cosa y quiera decir otra: todo en ella es ir?nico, de una iron?a que va hasta el sarcasmo. A la copla del Sur hay que saberla descifrar.

En la copla andaluza hay una desesperaci?n secular disfrazada de resignaci?n y placidez. Por entre mitos y clamores individuales, la copla de esta vieja tierra del Sur encubre un fondo social del propio pueblo andaluz. Recoge el grito de dolor y desencanto de todo un pueblo. En la copla andaluza solloza una humanidad primitiva llana y fraternal contra las jerarqu?as civilizadas. Vuelve la vista al pasado ge?rgico y, cosa notable, se va al campo. El problema de la tierra. La eterna historia. Se va al campo a fundar la humanidad nueva.

El andaluz de la copla ?el pueblo andaluz- tiene el individualismo de los grandes artistas, juntamente con su ansia de amor y dicha universales. En los tiempos que corren, se puede constatar la vitalidad que anima todav?a el caudal tradicional de las coplas del Sur. La copla est? viva, como lo est? la poes?a.

Hay que revisar ?y trascender- todo ese costumbrismo de que es verbo la enigm?tica copla de esta vieja tierra del Sur. Y es que, como dice la copla: ?Molinerito que mueles / el trigo con tanto af?n, / que est?s haciendo la harina / y otros se comen el pan?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

?Necesitamos vivir en paz!

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios