Martes, 10 de octubre de 2006
RAFAEL LAFFON
(1895-1975)

?Sonaba tu melod?a.
?Son?? ?Sonaba en mi puerta?
La calle estaba desierta,
y en mi puerta nadie hab?a.?
Rafael Laff?n.

LA VOZ DEL ESPIRITU ANDALUZ

Rafael Laff?n, amigo y colaborador de la infancia de Joaqu?n Romero Murube, su obra est? llena hasta el rebose de ese esp?ritu l?rico, que sabe de matices, que caracteriza al poeta andaluz y, naturalmente, al sevillano. Son muchos los que recuerdan y conservan como una joya aquellos primeros n?meros de la revista Mediod?a que fundara con Joaqu?n Romero, en 1926, y que tanta importancia tuvo como exponente de la nueva literatura y como punto de uni?n entre la poes?a de Sevilla y las grandes figuras del 27.

Rafael Laff?n es uno de los poetas m?s representativos de la poes?a sevillana contempor?nea, pues encarna en su amplia obra la variedad de tendencias que caracteriza la labor literaria de su generaci?n.

Rafael Laff?n naci? en Sevilla el 20 de abril de 1895. En su ciudad natal estudi? el bachillerato y realiz? tambi?n los estudios de Derecho y de Filosof?a y Letras. Residi? siempre en Sevilla, entregado de lleno a la creaci?n literaria y al desempe?o de sus tareas de funcionario t?cnico de la Administraci?n. Colabor? en muchas revistas andaluzas de poes?a y en otras muchas publicaciones espa?olas y extranjeras. Sus obras han sido traducidas al franc?s y al italiano. Rafael Laff?n muere en Sevilla en 1975.

Su actividad literaria abarca la creaci?n po?tica , la prosa y la cr?tica, aunque es en la primera donde se sit?an sus mejores logros. Su poes?a ?como la de otros autores del 27 hunde sus ra?ces en el modernismo. Despu?s de un primer libro de corte modernista, Cr?ter: versos de ingenuidad y violencia (1921) -otra obra de iguales caracter?sticas, El sol desaparecido (1922-1924), permaneci? in?dita hasta 1977-.

La evoluci?n hacia el vanguardismo se consuma en los dos libros siguientes: Signo + (1927) e Identidad (1934). Se trata de una poes?a herm?tica, dirigida a un p?blico que sintoniza con las mismas claves est?ticas de su autor, por lo que los matices de sus obras son s?lo accesibles a una minor?a. Las caracter?sticas de las mismas responden por lo dem?s a la corriente ultra?sta. En esta ?poca se registra tambi?n en Laff?n una aspiraci?n pante?sta, que tiende a integrar la obra po?tica en la armon?a del universo
.
Tras este ciclo inicial, la poes?a laffoniana avanza hacia el que ser? su camino m?s caracter?stico. La tradici?n popular y la cl?sica ?tanto la renacentista como la barroca- ser? el veh?culo elegido despu?s de la guerra para expresar su devoci?n religiosa, su pasi?n por Sevilla y el dolor y la soledad, provocados en 1949, por la muerte de sus esposa y, m?s tarde, por la de su madre. Entre los t?tulos m?s relevantes de esta ?poca se cuentan: Romances y madrigales (1944), Poes?as (1945), Adviento de la angustia (1948), Cantar del Santo Rey (1948) y Romances del Santo Rey (1951), dedicados a Fernando III. Estos libros se distinguen por su impresionismo colorista y juguet?n. En ellos se incluyen poemas de tema religioso junto a composiciones plenas de musicalidad y colorido, de hondo sevillanismo -lo que se ha llamado ?barroquismo? de Rafael Laff?n-.

La ?ltima ?poca de la poes?a laffoniana se abre con Vigilia del jazm?n (1952), libro clave que expresa la magnitud de un tiempo de dolor que podr?amos calificar de l?rica de testimonio personal. La comunicaci?n directa, el tono confidencial sustituyen al gr?cil retoricismo anterior. La poes?a de Laff?n adquiere as? la nota distintiva del intimismo. El ciclo se completa con A dos aguas (1962), La cicatriz y el reino (1964) y. Sinusoides y puzzle (1970).

Su obra en prosa est? llena de lirismo y de amor a su Sevilla. Entre los t?tulos m?s relevantes de su obra en prosa se cuentan: Jardines de Sevilla (1921), Maternidad (1924), Ditirambo a las Cofrad?as (1926), Discurso de las Cofrad?as de Sevilla (1941) y Sevilla del buen recuerdo (1970).

Pero todo esto no tendr?a importancia si no fuera unido a una inmensa gama de valores humanos. Como hemos dicho manifest? la altura superior de su alma, llevando siempre de la mano aquel ni?o sensible que giraba y volaba en los caballitos, ?tiovivos?, el carrusel..., de la calle del infierno de la Feria de Abril de Sevilla. Precisamente ?fue una noche en que mis padres decidieron dar una vuelta por la feria (...). Cuando mi madre salvaba una cuneta entre dos paseos de los varios que corr?an paralelos el arrecife de coches, se sinti? enferma repentinamente en forma apremiante, inaplazable..Se cobijaron bajo una acacia, perplejos y sobresaltados. Ella no pod?a tenerse de pie, l?vida, demacrada. Acudieron varias se?oras, intentando transportarla a una caseta. Y en esto, providencialmente, cuando ya los feriantes se daban cuenta del lance, lleg? el coche de unos amigos que a escape llevaron a mis padres a casa. A comp?s de las primeras claridades del alba, a las cuatro de la ma?ana de un d?a 20 de abril, fue el punto y hora en que un hombrecito comenzaba a llorar?.

Este poeta, tan sevillano, que naci? a las cuatro de la ma?ana, a las cuatro en punto de la ma?ana, en la Feria de Abril, cuando la feria estaba en el Prado de San Sebasti?n, nos dice: ?Para morir es buena cualquier hora / porque el tiempo se para mientras crece / la hierba o se espera / un golpe sin remedio en el costado?:


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 21:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios