Martes, 10 de octubre de 2006
EN EL 50? ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE PIO BAROJA
(1872-1956)

?Todos los animales, y el hombre
no es m?s que uno de ellos,
se encuentran en un estado permanente de lucha...
En la vida hay que luchar siempre...?
P?o Baroja.

LA VOZ DE UN GRAN NOVELISTA DE ACCION

Novelista de una pieza, Baroja es el gran novelista de la generaci?n del 98. Y un novelista adem?s de raza, entroncado con el propio Cervantes a trav?s del nexo cercano de Gald?s. Desde su temprana juventud hasta bien adentrado en la vejez, Baroja escribi? infatigablemente tras haber abandonado casi sin estrenar, su reci?n acabada carrera m?dica. Trabaj? como ning?n otro escritor de su tiempo... y del nuestro. Autor de m?s de sesenta novelas, aparte los cuentos o narraciones breves, algunos tomos de ensayo, uno de versos y sus voluminosas memorias. S?lo a Gald?s es posible compararle en este aspecto. Y como dijo de ?l, su buen amigo Azor?n: ?La exactitud y la precisi?n son las cualidades dominantes de este escritor?.

Hay que ser hombre de acci?n. El no lo es, pero lo son los h?roes de sus novelas. La acci?n que Baroja propugna, la acci?n que admira en sus personajes, es lucha, lucha con el medio, con las instituciones, con los hombres que las representan. El hombre de acci?n no es un hombre de negocios ? ?ese no hace nada?-. El hombre de acci?n es un aventurero. La acci?n, para Baroja, la verdadera acci?n, es la aventura.

Para Baroja, como para Rousseau, cultura y natura se presentan como dos enemigos irreconciliables. La civilizaci?n est? en contra de la naturaleza del hombre; lo anula, lo destruye. El hombre perece v?ctima de la civilizaci?n que ?l mismo engendr?.

P?o Baroja Nessi ?don P?o como le llamaban sus amigos ?naci? en San Sebasti?n, el d?a de los Inocentes, de 1872. Se autodefin?a como ?un hombre libre y puro que no quiere servir a nadie ni pedir nada a nadie?. Es en efecto un hombre sincero.

Su padre ingeniero de caminos, canales y puertos, era un hombre inteligente, din?mico y alegre. Su madre, guipuzcoana tambi?n, era un mujer llena de gracia e iron?a. Sin embargo, Don P?o vino al mundo con una visi?n pesimista de la vida. Es el prototipo de esos hombres que viven so?ando con un ideal de vida que es precisamente el contrario del que ellos pueden realizar. Para P?o Baroja, que no se mueve de su casa m?s que para caminar una hora lentamente por la calle, el ideal de vida es la acci?n.

Don P?o era m?dico y en su introducci?n a Vidas sombr?as nos dice que ejerciendo su profesi?n en el balneario de Cestona, compr? un cuaderno para poner la lista de las igualas, y, como le sobraban muchas hojas, escribi? en ellas sus primeros cuentos. Aunque dej? el ejercicio de la medicina, Baroja sigue viendo a sus personajes con una visi?n de naturalista, con ojos cl?nicos, esc?pticos, fr?os.

Despu?s de la guerra civil, Baroja marcha a Francia. Se instala en el Colegio de Espa?a, en Par?s. Solicita entrar de nuevo en Espa?a, y despu?s de unos meses de residir en Vera, se vuelve de nuevo a Par?s. P?o Baroja muere en Madrid el 30 de octubre de 1956.

La agrupaci?n de las novelas barojianas en trilog?as adoptada por el propio autor no deja de ser arbitraria, ya que algunas de ellas re?ne obras que nada o muy poco ten?an que ver entre s?.

De la trilog?a Tierra vasca deben destacarse dos importantes novelas de Baroja: El mayorazgo de Labraz (1903) y Zalaca?n el aventurero (1909), que supone uno de los mayores aciertos del novelista vasco. De La vida fant?stica, una novela muy barojiana es Aventura, inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox (1901), novela sumamente divertida cuyos extravagantes personajes la convierten en una jovial mascarada. Sin ning?n contacto con la anterior, otra novela de la trilog?a, Camino de perfecci?n (1902), debe considerarse como una de las mejores y m?s trascendentales del autor. De todas las trilog?as barojianas La lucha por la vida es la m?s unitaria, la ?nica en que un mismo personaje discurre por todas sus novelas, La busca (1904), Mala hierba (1904) y Aurora roja (1905). De la trilog?a El pasado, la primera novela, La feria de los discretos (1905), es totalmente independiente de las otras dos: Los ?ltimos rom?nticos (1906) y Las tragedias grotescas (1907). Al igual que la anterior, la trilog?a La raza contiene dos novelas ligadas por un mismo nudo argumental ?La dama errante (1908) y la ciudad de la niebla (1906)- y una tercera independiente, El ?rbol de la ciencia (1911). En esta ?ltima novela de la trilog?a nos hallamos ante una de las m?s importantes novelas barojianas, no tanto por sus valores est?ticos como por los ideol?gicos y por resumir de una modo muy completo los problemas de la vida que embargaban a los hombres del 98. A la trilog?a Las ciudades corresponden dos de las novelas de m?s alto nivel creador de Baroja: C?sar o nada (1910) y El mundo es ans? (1912). La trilog?a El mar, desdoblada en su ?ltima obra en dos t?tulos, por lo que se compone en realidad de cuatro vol?menes hace de Baroja uno de nuestros pocos novelistas marineros. La primera novela de la serie, Las inquietudes de Shanti And?a (1911), corresponde a la gran ?poca creadora del narrador.

De las trilog?as restantes ?Agon?as de nuestro tiempo, La selva oscura, Los visionarios y La juventud perdida- poco hay que pueda parangonarse con los grandes aciertos del novelista vasco.

En 1913 aparecieron los primeros t?tulos de la supuesta autobiograf?a de Eugenio Aviraneta, Memorias de un hombre de acci?n que ocupan 22 vol?menes y que constituyen un abigarrado retablo hist?rico de nuestro siglo XX. Ser?a justa una revalorizaci?n de la novela hist?rica de Baroja, con su impresionismo, su gusto por la acci?n y su decidido fondo liberal.

Baroja ha sido y sigue siendo uno delos primeros novelistas de la ?poca contempor?nea. En su obra hay una gran emoci?n, una gran ternura que presta a sus figuras extraordinarias belleza. Don P?o es un escritor de inspiraci?n popular que no adula a las masas. Su simpat?a est? con los que sufren, con los d?biles, con los desamparados. Hay que luchar; pero ?por qu? y para qu?? Sus protagonistas no lo saben, porque no tienen un ideal claro. Son enfermos, est?n heridos por la sociedad y por la vida, y luchan para dejar de luchar. No en vano, dijo nuestro novelista: ?La vida es esto: crueldad, ingratitud, inconsciencia, desd?n de la fuerza por la debilidad, y as? son los hombres y las mujeres, y as? somos todos?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios