Martes, 10 de octubre de 2006
PENSANDO EN ANDALUCIA

?Este es el pueblo andaluz ,
serio, puro y desgarrado,
en las tierras de la luz.?
Rafael Alberti.

LA INTEGRACI?N DE ANDALUCIA

Los problemas m?s dif?ciles de Andaluc?a vienen de una estructura arcaica que se remonta a la Reconquista: los viejos se?or?os han pesado demasiado sobre el pueblo; cuando los arist?cratas y los terratenientes se desplazan en alta proporci?n a Madrid, progresivamente y sobre todo desde el siglo XIX, se acent?a a?n m?s la decadencia de la sociedad andaluza. Esto explica que haya habido una tendencia al abandono, a dejar que las cosas sigan su camino sin ejercer sobre ella una direcci?n inteligente.

A??dase a esto la dispersi?n de una regi?n muy grande y relativamente superpoblada : Andaluc?a no ha actuado unitariamente casi nunca; de cada provincia -sin realidad suficiente- se ha apelado a un Madrid distante y no muy enterado. La recuperaci?n de la personalidad unitaria de Andaluc?a parece esencial para su prosperidad . Es menester que el andaluz, ante cualquier cuesti?n perentoria, tienda la mirada alrededor, por toda la extensi?n de Andaluc?a, y busque en ella los recursos, la inspiraci?n, la fuerza.

Pero al decir toda la extensi?n, no hay que pensar s?lo en la superficie, sino en todos los niveles. Es esencial, conseguir la movilizaci?n no ya de toda Andaluc?a, sino de todos los andaluces. En una palabra, la condici?n capital es la integraci?n de Andaluc?a, regi?n m?s ?invertebrada? que el conjunto de Espa?a.

Es esencial que nadie sea desalentado; que no se prescinda de nadie (que nadie sea considerado prescindible). Por ese es esencial evitar todo negativismo.

Si Andaluc?a quiere tomar su personalidad global y afirmarla, con ello adquiere un compromiso de no pasar por movimiento mal hecho, de no tolerar la corrupci?n, la chabacaner?a, la indolencia, el desali?o. Es decir, no bastar? con ser andaluz ?de hecho? y de cualquier manera, sino de tal modo que la conducta de cada uno sea digna de esa pretensi?n, de esa afirmaci?n.

Y por supuesto, tal exigencia excluye el aldeanismo, el provincianismo, la desfiguraci?n de la realidad como si Andaluc?a existiera sola y por s?, sin tener que ver con el resto de Espa?a, y a trav?s de su totalidad, con el resto de Europa y del mundo. Eso significar?a la reca?da en el peor de los males de Andaluc?a, causa principal de sus desigualdades sociales, de su penuria econ?mica, de la pobreza que obliga a todos los andaluces a abandonar su tierra natal. Quiero decir la reca?da en el ruralismo.

El ruralismo no es la condici?n rural. Esta se contrapone a la condici?n urbana y ambas se integran en una forma superior de vida. Un pueblo rural es en rigor prehist?rico, est? antes o fuera de la historia. Lo urbano, por su parte, se apoya en el campo, se nutre de ?l, en ?l tiene ?y la met?fora es inmediata- sus ra?ces. Andaluc?a, en los ?ltimos tiempos, ha oscilado entre el ruralismo y el se?oritismo ?dos formas anacr?nicas- que no tienen cabida en el mundo del siglo XXI.

Con el nuevo Estatuto se presenta ante Andaluc?a una posibilidad atractiva y promisora; pero la vida humana es inseguridad. ?C?mo estar? dentro de seis a?os? ?Habr? vuelto al esplendor que tanto tiempo tuvo, habr? vuelto a irradiar sobre toda Espa?a, a ser una de sus facetas esenciales? En otras palabras: el a?o 2012, ?ser? m?s o menos Andaluc?a? Deseo y apuesto por lo primero. Y como dijo el poeta: ?Es la hermosa Andaluc?a, / esa que hoy lucha esperando / salga de la noche el d?a?.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios