Mi?rcoles, 11 de octubre de 2006
MIGUEL SERVET (1511-1553)

?Nada tan bello como la luz.?
Miguel Servet.



LA VOZ DE UN TALENTO NADA COMUN

El talento de Miguel Servet no era com?n, y pr?cticamente no hubo rama de la ciencia que tocase, en que no destacara por algo; principalmente estas ramas fueron la geograf?a y la medicina. Como ge?grafo, se destaca por sus ediciones latinas de la Geograf?a de Tolomeo. Tuvo Servert una iniciativa original y muy moderna para su ?poca: escribir los nombres de las ciudades en su respectivo idioma.

Probablemente no hay ning?n aspecto de la obra de Servet que haya hecho derramar m?s tinta que su famoso descubrimiento de la circulaci?n de la sangre, al que, por cierto, el propio autor apenas prest? atenci?n. En su libro V del Christianismi Restitutio aparece perfectamente descrita y con todo detalle: nos dice que la sangre circula saliendo del ventr?culo derecho, pasa por los pulmones y entra en el ventr?culo izquierdo; puntualiza adem?s que, al pasar por los pulmones, la sangre es sometida a una preparaci?n mediante su mezcla con el aire inspirado. Es sabido que en tiempo de Servet se desconoc?a la existencia del ox?geno, y por lo tanto no pod?a hablar de oxigenaci?n como hoy hacemos; sin embargo, Servet intuy? el ox?geno, al que llama ?esp?ritu vital?. Se?ala tambi?n que en dicha operaci?n la sangre se purifica de sus impurezas. El hecho de que Servet no le prestase atenci?n fue causa de que un descubrimiento tan trascendental fuera ignorado por los anatomistas durante siglo y medio: hasta 1694: en que Watton revel? que la primac?a del descubrimiento se deb?a a Servet. Algunos autores afirman que Servet lleg? incluso a intuir la circulaci?n general.

La obra fundamental de Servet ?as? lo consideraba su autor- son sus aportaciones teol?gicas, campo en el que nosotros le situamos entre los reelaboradores del ?mito de Cristo? con connotaciones claramente neoplat?nicas que le acercan en alguna medida a Fray Luis de Le?n. Su libro b?sico es el Christianismi Restitutio, cuyo titulo traducido ser?a este: La Restauraci?n del Cristianismo.

Miguel Servet naci? en Villanueva de Sijena, provincia de Huesca, el 29 de septiembre de 1511. Estudi? lenguas (lat?n, griego, hebreo), adem?s de filosof?a y teolog?a en la Universidad de Zaragoza; m?s tarde derecho y medicina en Toulouse. Su vida est? marcada por la inquietud que le llevar? a una aventura constante. El deseo de viajar y conocer mundo le llev? a enrolarse en el s?quito de Carlos V, como secretario de su confesor, fray Juan de Quintana; con el viaj? por Italia y Alemania presenciando en Bolonia la coronaci?n del emperador por Clemente VII. Al morir Quintana se instala en Basilea, donde publica sus dos primeras obras trinitarias: De Trinitatis erroribus y Dialogorum de Trinitate, De Iustitia Regni Christi, que ocasionaron enorme revuelo. A partir de entonces usar? el nombre de Miguel Villanovano, para evitar su identificaci?n.

As? empieza una vida de persecuciones, que oculta la inquietud espiritual y el deseo de saber que le devoraban. En Vienne era m?dico del obispo Pedro Palmier, quien, a pesar de todo, no pudo protegerle mucho. Desde su ?poca de Par?s Servet conoc?a a Calvino; al principio eran amigos, pero en seguida surgieron las discrepancias religiosas. Cuando en 1533, Servet publica el Christianismi Restitutio, a?ade al final de volumen las treinta cartas de su pol?mica con ?l, lo que indign? al reformador ginebrino, que le denunci? a la Inquisici?n, pero alguien debi? permitirle huir de la c?rcel. Sali? hacia N?poles, para lo cual pas? antes por Ginebra sin que est?n muy claros los motivos; all? fue reconocido en una iglesia, y Calvino le denunci? a las autoridades. Se le hizo un ignominioso proceso, del resultas del cual el 27 de octubre de 1553 fue quemado vivo en la colina de Champel, a las fueras de Ginebra, y con le?a verde para mayor prolongaci?n del suplicio.

?S?lo la luz ?dec?a Servet-, la celeste y la terrestre, la espiritual y la corp?rea, informa y transforma y de ella proceden toda la forma y adorno del mundo. El Creador coloc? formas de luz en las cosas para que nunca m?s estuvieran en el caos oscuro e informe? La luz es la forma visible de todas las cosas. Es la luz lo que transforma el yeso en piedras brillantes y el agua en perlas preciosas. Y en la regeneraci?n es la luz lo que informa y transforma nuestros esp?ritus, como es tambi?n la luz lo que transformar? sustancialmente nuestros cuerpos el d?a de la resurrecci?n final?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Mi guerra es no ir a la guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios