Mi?rcoles, 11 de octubre de 2006
LA ULTIMA CARTA

?Cuando te voy a escribir
te van a escribir mis huesos:
te escribo con la imborrable
tinta de mi sentimiento.?
Miguel Hern?ndez.

UN LARGO ADIOS

No he guardado, de nuestra ?ltima entrevista, ni irritaci?n ni c?lera. Puede que me sintiese dolido, pero, en cuanto a guardarte rencor, no, jam?s albergu? hacia ti ning?n sentimiento cruel. Lo que me afligi? fue que vi m?s que nunca la incompatibilidad innata entre nuestros dos caracteres. No son los grandes infortunios los que labran la desgracia, ni las grandes alegr?as las que dan la felicidad, sino los mil detalles que forma toda una vida de calma radiante o de agitaci?n infernal.

En la vida diaria no nos sirven para nada las grandes virtudes ni las grandes abnegaciones. El car?cter lo es todo. El tuyo es irritable, lleno de brincos y sobresaltos.

Me preguntas cuales son las cosas por las que tuve que parsar antes de llegar a donde he llegado. No lo sabr?s nunca, ni t? ni los dem?s porque no se puede decir. Deseas saber si tu imagen me viene a menudo al pensamiento. S?, vuelve a menudo, pero ?qu? imagen! Entristecida, desolada, como una aparici?n que me persigue con su tristeza. Casi me he olvidado de c?mo es tu risa. ?Y t? tambi?n, quiz?? Creo, no obstante, que s? hay algo que amo. Te amo a ti, por ejemplo. Pero cuando te veo tan distinta de m?, me digo: no es ella. Amo el arte pero no creo en ?l apenas. Amo la naturaleza y el campo me parece a menudo insulso. Me gustan los viajes y detesto moverme.


Me has dicho que, siendo como soy, deber?a haberme prohibido a m? mismo desde un principio todo impulso amoroso, para de este modo, evitar el sufrimiento a los dem?s. Es verdad, es verdad. Puedes estar tranquila, eres la ?ltima. Pero, he de resaltar lo siguiente: y es que jam?s podremos separarnos de buen humor sino que siempre lo haremos descontentos el uno del otro. Debes de saber, de una vez por todas, que yo nunca me burl? de ti, y nunca me burl? de nadie sino de m? mismo, en ocasiones; nunca te enga??. Creo que jam?s enga?? a nadie. Al contrario, siempre fui yo la v?ctima del enga?o. Burlarme de ti, ?por qu? iba a hacerlo? No, puedes estar tranquila y, en el caso de que dudes de mi amor, al menos no dudes de mi respeto. Acaso esta palabra te parezca rid?cula, pero encierra una verdad intensa y profunda. S?, el amor que t? me profesas me inspira respeto. Eres t? la primera y la ?nica a quien he visto amarme como lo has hecho, de una manera tan dolorosa y al mismo tiempo tan intensa.

Por lo dem?s, me hac?a falta aire. Me ahogaba desde hac?a alg?n tiempo. Me preguntas si soy m?s feliz, no me quejo. Y si experimento menos desilusiones; tampoco tengo ilusiones. Francamente, nunca padec? muchos desenga?os en la vida porque nac? con una provisi?n mediocre de ilusiones. Cuando uno cuenta con poco, siempre se sorprende de lo que encuentra.

Me pides que te olvide por completo. Podr?a fingirlo pero, en el fondo, no ser?a cierto. Yo te hab?a entregado el fondo y t? quer?as tambi?n la superficie, la apariencia, la atenci?n, todo lo que yo me empe?? por hacerte comprender que no podr?a darte.

Si vuelvo a verte, ser? el mismo de siempre. Si, por el contrario, mi carta no obtiene contestaci?n, ser? pues, una adi?s, un largo adi?s. Pensaremos seguramente, uno en el otro, y nos enviaremos con el alma deseos mudos y ternuras secretas. Y luego todo eso pasar? y nosotros tambi?n. Pero cuando necesites a un amigo, acu?rdate de m?, y en las grandes ocasiones de dolor piensas tambi?n en m?. Que seas dichosa.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La peor paz es mejor que la mejor guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 23:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios