Jueves, 12 de octubre de 2006
DEPRESI?N EN LA MUJER

?La pobre hundi? su mirada
all? en los valles desiertos
y se qued? muda y hasta
vagamente sonriendo.?
Juan Ram?n Jim?nez.

LA DEPRESI?N NO ES S?NTOMA DE TRISTEZA

La depresi?n, ese t?rmino tan com?n y tan temido en nuestros tiempos, es una enfermedad ps?quica cuya sintomatolog?a es muy variada y que, en ocasiones, puede pasar desapercibida. Trastornos del humor, insomnio, cefaleas, apat?a generalizada y a menudo disfunciones som?ticas e incluso manifestaciones hipocondr?acas, son s?ntomas frecuentes que expresan estados depresivos m?s o menos prolongados, en la mujer.

La depresi?n no es s?ntoma de tristeza, ?sta s?lo acompa?a ocasionalmente a la enferma. Esto motiva habitualmente una dificultad m?s en la toma de conciencia del conflicto por parte de aquella y de su entorno.

La g?nesis de una depresi?n es diversa as? como su duraci?n. Hay depresiones que se alargan durante tiempo y las que la padecen se manifiestan ab?licas sin fuerza de voluntad, siempre cansadas, tienen actitud pesimista ante el futuro, est?n melanc?licas, y los pensamientos de muerte y suicidio se suceden con frecuencia. A este respecto debemos mencionar que el suicidio como episodio final de una depresi?n es tres veces m?s frecuentes en hombres que en mujeres.

Las depresiones menores entre las que pueden incluirse las popular ?depre? tan extendida actualmente en nuestra sociedad, causada por las numerosas circunstancias estresantes que existen en nuestro entorno.

A veces los episodios depresivos est?n motivados por p?rdidas de seres queridos. En este caso, la recuperaci?n del optimismo delante de la vida es algo m?s compleja que en otro tipo de depresiones y deber? seguirse un tratamiento psicoterap?utico que trate el duelo no resuelto o sea que le permita aceptar la p?rdida irreparable lo antes posible.

En la mujer, la depresi?n toma caracter?sticas espec?ficas en aquellos casos en los que la enfermedad queda enmascarada tras situaciones familiares y sociales alienantes. En estas situaciones, el episodio depresivo queda con facilidad encubierto, ya que muchos de los s?ntomas de la enfermedad llegan a minimizarse incluso a considerarse propios de ciertas edades, e incluso del sexo femenino. El camino hacia la curaci?n comienza en aceptar la existencia de la enfermedad tanto por parte de la enferma como por parte de su entorno, para establecer los m?todos terap?uticos adecuados.

Para conseguir el equilibrio ps?quico y evitar depresiones, tanto las mujeres como los hombres deben realizar su existencia tal como inconscientemente desean. Y es que a muchos les sucede lo que le dijo el poeta: ?No sabes para que vienes, / ni sabes en d?nde est?s. / No sabes por qu? te quedas; / ni sabes por qu? te vas?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La paz pide una oportunidad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios