Jueves, 12 de octubre de 2006
LA CARA DE COLON

?Col?n de cien vanidades,
vive de supercher?as
que vende como verdades.?
Antonio Machado .

CONMEMORACI?N DEL V CENTENARIO DE LA MUERTE DE COLON
(20 DE MAYO DE 1506)

All? en mi adolescencia, cuando frecuentaba la Ciudad Universitaria de Madrid y tomaba parte en las algaradas estudiantiles, o? decir muchas veces aquello de quienes tales alborotos promov?amos no ?ramos los estudiantes, sino elementos extra?os y perturbadores como si nosotros no lo fu?ramos. La hipocres?a de esos a?os trataba de enmascararnos ante nosotros mismos. Soy estudiante, me dec?a, y ning?n elemento perturbador puede serme ajeno.

En este a?o se cumple el tan tra?do y llevado V Centenario de la muerte de Crist?bal Col?n, aquel almirante de Castilla que zarp? del puerto de Palos de Moguer con tres carabelas en busca de una nueva ruta por occidente hacia las Indias, ignorando la existencia un continente oculto. ?Mientras haya una Am?rica oculta que hallar vivir? Espa?a?, dijo la voz m?s armoniosa de poeta, la m?s espa?ola de los continentes americanos. ?Buscando unas Indias reales se encontr? el hombre con Am?rica: cuando busca las ideales, ?con que se encontrar?? , escribi? Heine.

?Siglos vendr?n en los cuales el oc?ano romper? sus cadenas, una gran tierra ser? descubierta y Tetis (el mar) nos revelar? nuevos mundos y Tule no ser? ya el ?ltimo conf?n de la tierra?, y tuvieron que pasar catorce siglos para que se cumpliera la predicci?n de S?neca, el cordob?s universal.

?Ser? verdad o no lo que nosotros decimos que nos pasa o nos ha pasado en nuestra vida? ?Y decir lo que pasa, no es la historia? ?Ser? verdad o no la historia humana? Si de verdad decimos lo que pasa, con s?lo decirlo, ya lo hacemos verdad. Lo que pasa, pasa por decirlo.

Este a?o he vuelto a o?r muchas cosas sobre los aventureros que promovieron la gran aventura del hombre, como si fueran elementos extra?os y perturbadores. Soy ciudadano del mundo, me digo, y la gran aventura del hombre no puede serme ajena.

Historia es hacer memoria. Al conmemorar la muerte del gran aventurero, se ha vuelto a hablar mucho de la figura de Col?n que nuevamente es objeto de interpretaciones pol?micas y no s?lo se ha puesto en tela de juicio su haza?a o las consecuencias de la misma sino tambi?n su propia imagen, su retrato, su rostro, ante la necesidad de interpretarlo en el cine o el teatro, o representarlo en cuadros, estatuas y monumentos. ?Ser? verdad o no la cara de Col?n? ?La mejor m?scara es el rostro?, pensaba Nietzsche.

De Col?n hemos recibido una cara, un semblante, estereotipado por el tiempo, con su perfil ovalado, maduro, de rasgos regulares, lampi?o y una cl?sica melena. A los cien supuestos retratos de Col?n siempre hay que a?adir uno nuevo, que alg?n marchante trata de vender como verdadero en la ?ltima subasta que se precie, y que siempre resulta una nueva supercher?a. En 1892, cuando se celebr? el IV centenario del encuentro con los continentes americanos, Juan P?rez de Guzm?n, analiz? la serie de retratos atribuidos al almirante y se inclin? por el existente entonces en la Biblioteca Nacional, como el m?s aut?ntico. De Crist?bal Col?n, sin embargo, no se conserva ning?n retrato original contempor?neo. Los que se tienen por tales son m?s que dudosos. No en vano, dijo el poeta: ?Dijo el decir popular: / que sean claras u oscuras, / de las cosas m?s seguras / la m?s segura es dudar?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Te matan y despu?s
piden perd?n al cad?ver.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 8:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios