Jueves, 12 de octubre de 2006
RAMIRO DE MAEZTU
(1874-1936)


?Y sobre todo Federico Nietzsche, dirigiendo
su l?gica a su instinto, nos ha ense?ado el camino.?
Ramiro de Maeztu.

LA VOZ DE LA VOLUNTAD DE DOMINIO

Es curioso el destino de muchas grandes figuras hist?ricas que disputadas por unas y otras bander?as, acaban presentando loa m?s variados aspectos seg?n el punto de mira o la intenci?n de quien nos habla, siendo estos aspectos no ya distintos o cambiantes, sino a veces hasta francamente contradictorios. As? ha ocurrido, en gran medida, con Ramiro de Maeztu, a quien unos presentan como agn?stico y socialista mientras otros nos lo caracterizan como cat?lico ultramontano y uno de los adalides del autoritarismo espa?ol. Los cr?ticos m?s objetivos, aquellos que se deben a la verdad y a la imparcialidad, han acabado por aceptar la imagen de una doble etapa en la evoluci?n intelectual de este autor: una, de juventud, marcada por la actitud revolucionaria nietzscheana, y otra, de madurez, afincada en el conservadurismo y la reacci?n. Es decir, una evoluci?n extrema de un peculiar anarcosocialismo en su juventud hasta un catolicismo integrista en su madurez.

Quiz? su obra m?s representativa desde un punto de vista exclusivamente literario sea el ensayo Don Quijote, don Juan y la Celestina (1926), obra llena de aciertos y sugerencias esclarecedoras. Pero quiz? lo m?s representativo de Maeztu es esa evoluci?n de extremo a extremo, en la que podemos observar la constante influencia de Nietzsche. En su primer libro, Hacia otra Espa?a (1899), esa influencia es patente y se manifiesta en un anarquismo gesticulante, de acuerdo con la interpretaci?n que en la ?poca se sol?a hacer de Nietzsche; en La crisis del humanismo (1919) el cambio hacia el corporativismo inicia su reconversi?n hacia los principios de autoridad, jerarqu?a y funci?n. Su experiencia como embajador en Argentina, le llevar? al descubrimiento de la ?hispanidad? en el sentido m?s tradicional de la palabra. Los valores conservadores de autoridad y jerarqu?a se unen a los de un catolicismo con el que identifica el pasado y futuro de nuestra historia. Esta doctrina expuesta en su ?ltima obra, Defensa de la hispanidad, adquiere el tono de una conciencia misional en torno a la idea del Imperio cat?lico espa?ol.

Ramiro de Maeztu Whitney nace en Vitoria el 4 de mayo de 1874. En las monta?as circundantes debaten aun a ca?onazos la idea carlista y la idea liberal. Pero de hecho la guerra ha terminado. El 2 de mayo, Bilbao levanta el sitio que ha terminado la guerra pero quedan en pie las dos tendencias que no han podido fundirse ni confundirse en el abrazo de Vergara. Representan a los dos Espa?as antag?nicas.

En 1882, cuando ten?a ocho a?os Ramiro ingresa en el Instituto de Segunda Ense?anza de Alava. Terminado el bachillerato va a Par?s y luego a Cuba con su padre. Al regresar a la Pen?nsula debuta como periodista en Bilbao en El Porvenir Vascongado. Un buen d?a cae en Madrid en una tertulia literaria. Benavente le anima y le obliga a publicar sus primeros escritos: cuentos poes?as. Estamos en 1898. Colabora en las revistas que se fundaron en aquellos d?as: Vida nueva, Los Tres y Espa?a. Todav?a no era el gran patriota espa?olista y tradicional, es decir, el ap?stol de las extremas derechas que fue luego, cuando en el ensayo ?Contra la noci?n de la justicia?, escrib?a que ?lo que se llama justicia para con los d?biles es y ser? siempre caridad ?yo dir?a abdicaci?n- del poderoso?. O esta otra afirmaci?n: ?Los tradicionalistas de las distintas castas necesitan acabar con protestantes, liberales y masones, si ha de restaurarse aquella patria en la que el sol (ni el hambre, vaya el par?ntesis por cuenta propia) no se pon?a en los dominios espa?oles?.

En 1905, Maeztu marcha a Londres como corresponsal de La Prensa de Buenos Aires. En 1914 estalla la guerra europea. Ramiro va al frente a hacer una informaci?n period?stica. Viste el uniforme de oficial del ej?rcito ingl?s. En esta ?poca comienza a operarse en ?l un gran cambio ideol?gico. Publica su segundo libro: Inglaterra en armas. Al terminar la guerra regresa a Espa?a en el verano de 1919. En 1928 es nombrado embajador en la Rep?blica Argentina cargo que desempe?? hasta 1930.

En 1934 fue elegido diputado a Cortes y ese mismo a?o fue tambi?n elegido miembro de la Academia de Ciencias Morales y Pol?ticas. En 1935 fue elegido acad?mico de la Real Academia dela lengua. Su discurso vers? sobre ?La brevedad de la vida en nuestra poes?a l?rica?. En 1936, al estallar la guerra, fue detenido y encarcelado el 2 de agosto y fusilado el 29 de octubre del mismo a?o. Jos? Mar?a Pem?n le recordaba, un poco m?s tarde, en unos versos: ? Ramiro de Maeztu. / Se?or y Capit?n de la Cruzada?...

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 21:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios