Viernes, 13 de octubre de 2006
GABRIEL GARCIA TASSARA
(1817-1875)

??Por qu? llega en la vida un fiero instante
que, aun del amor que verdadero ha sido,
s?lo queda un recuerdo agonizante
cual la luz de la tumba del olvido??
Gabriel Garc?a Tassara.


LA VOZ DE UN EMBAJADOR DEL ROMANTICISMO

El romanticismo es algo m?s que ?el liberalismo en literatura? como lo defini? Victor Hugo. Porque esa visi?n, meramente pol?tica, no explicar?a la existencia de un romanticismo reaccionario que va desde B?lh de Faber a Garc?a Tassara, pasando por Nicomedes Pastor D?az y Zorrilla.

De un modo general -y contra la extendida opini?n, que los tiene por pobres desamparados y bohemios- los rom?nticos pertenecieron a las clases m?s privilegiadas del pa?s, sobre todo si somos conscientes de que apenas un seis por ciento de los espa?oles era capaz de leer y escribir hasta 1840.

A la burgues?a espa?ola m?s asentada y r?pidamente ennoblecida, sobre todo a partir de la desamortizaci?n de Mendiz?bal pertenecen personas como Mart?nez de la Rosa, Alcal? Galiano, Juan Nicol?s B?lh de Faber, Patricio de la Escosura, Gabriel Garc?a Tassara y varios m?s de menor relieve literario.

Gabriel Garc?a Tassara nace en Sevilla el 19 de julio de 1817. Su padre era contador Principal de los Reales Ej?rcitos y su madre pertenec?a a una ilustre familia andaluza. Hizo humanidades en el Colegio de Santo Tom?s de Sevilla. Conocido como poeta, pues hab?a publicado en El Artista, se traslada a Madrid en 1839, sin terminar su carrera de Leyes que hab?a iniciado en Sevilla. Fue muy bien recibido, desde un principio, por el c?rculo de Donoso Cort?s. No es extra?o, por tanto que colaborara con Pastor D?az y R?os Rosas en todos los proyectos period?sticos del moderantismo. En principio en El Correo Nacional, luego en El Heraldo y en El Conservador y, finalmente, en El Sol, del que fue socio fundador. Inmerso en una teor?a firmemente cat?lica de justicia humana, fustig? los vicios y las corrupciones morales, lo que no impidi? que sostuviera escandalosas relaciones. Como buen Tenorio sevillano no se cas? nunca. Gertrudis G?mez de Avellaneda, nacida en Puerto Pr?ncipe y llegada clamorosamente a Madrid como poetisa le dio una hija. El le correspondi? con una inconstancia perfecta.

La notoriedad de Tassara como periodista y hombre de letras le sirvi?, en el seno de su partido, para ser nominado y conseguir la elecci?n de diputado en 1846. Traduce a Camoens, en los momentos que le deja libre la pol?tica y participa en las contiendas literarias del ya deca?do romanticismo, siendo uno de los poetas que inician la separaci?n est?tica y el cambio hacia los temas de preocupaci?n del realismo.

Cuando su gran amigo Nicomedes Pastor D?az lleg? a Ministro de Estado, con el Gabinete O?Donnell, Garc?a Tassara fue nombrado embajador en los Estados Unidos. Estuvo diez a?os en el cargo, pero una queja norteamericana sirvi? para que se relevara a Tassara por otro embajador m?s comprensivo hacia los intereses yanquis.

En 1869 Tassara fue reintegrado a sus funciones diplom?ticas como Embajador de Londres, pero lo es por poco tiempo. A su regreso recopil? sus Poes?as, y las dio a la imprenta en 1872, precedidas de un interesante pr?logo que tiene implicaciones literarias y pol?ticas a la par. El poeta sevillano escribe una poes?a grandilocuente influida en la forma por Herrera y en el tono por Espronceda, en la que predominan los temas religiosos y los socio-politicos . En las primeras (?La Noche?, ?Dios?, ?Himno al Mes?as?) expresa su ferviente cristianismo; en las segundas (?Epistolas a Donoso?, ?El nuevo Atila?), su pesimismo y visi?n apocal?ptica ante los hechos desencadenados por la Revoluci?n de 1848.

Desilusionado y enfermo, viendo la trayectoria pol?tica que segu?an los acontecimientos de la I Rep?blica, fue a recluirse a Sevilla. Peregrin? luego por Castilla y se detuvo en Avila, donde escribi? sobre la m?stica ciudad una de sus composiciones m?s c?lebres

Restaurada la Monarqu?a volvi? a Madrid, pero sus dolencias se agravaron y muri? el 14 de febrero de 1875.

Tassara vidente de la Historia y de la Naturaleza , es de aquellos rom?nticos que entrev?n, tras de las ruinas, las transformaciones radicales que conformar?n el mundo en un nuevo y prof?tico respeto de la Ley de Dios. Ya lo dijo nuestro poeta: ?Estos verson no son, Dios me es testigo, / los que hoy pone una musa sin aliento: / Hijos son del ilustre pensamiento / que a?n en mi frente y en mi pecho abrigo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 3:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios