S?bado, 14 de octubre de 2006
ANDRES BELLO
(1781-1865)

?Am?rica, del sol joven esposa,
del antiguo oc?ano hija postrera,
en su seno feraz cr?a y esmera.?
Andr?s Bello.

LA VOZ DE LA LITERATURA INDEPENDIENTE DEL CONTINENTE

El poeta venezolano hizo ?volar? a la poes?a desde ?la culta Europa? a ?la gran escena? del Nuevo Mundo para fundar la aut?ntica literatura independiente del continente.

La Silva a la agricultura en la zona t?rrida de este gran poeta figura entre ?Las cien mejores poes?as l?ricas de la lengua castellana?, escogidas por Men?ndez Pelayo, entre lo mejor de la literatura de los pa?ses de habla hispana. Bello podr?a ocupar con id?ntico derecho un puesto de excepci?n en los cap?tulos dedicados a la prosa o a la cr?tica. Porque en ?l concurren parejos m?ritos seis u ocho cualidades que le convierten en verdadero pol?grafo: el poeta, el fil?logo, el cr?tico, el educador, el fil?sofo y hasta el jurista. En todas estas actitudes destac? y en todas ellas dej? obra merit?simas.

Andr?s Bello nace en Caracas el 29 de noviembre de 1781. Estudia filosof?a en el convento de la Merced, en el Seminario de Santa Rosa y en la Universidad caraque?a. Se dedica a la ense?anza privada, contando entre sus disc?pulos a Sim?n Bol?var. Conoce a Humboldt, a quien acompa?a en varias excursiones. Al principio no demuestra fervor por la independencia americana; pero pronto cambia. En 1810 era enviado a Londres, junto con Bol?var y L?pez M?ndez como comisionado de la Junta de Caracas. En Londres permaneci? hasta 1829, cultiv? la amistad con doctos varones ingleses y espa?oles, como lord Holland, Blanco White, Bartolom? Gallardo, etc. En 1823 public? la revista Biblioteca Americana y m?s tarde el Repertorio Americano. En ambas publicaciones escribi? Bello sus mejores poes?as. En 1829 se decide a aceptar la oficial?a mayor del Ministerio de Relaciones Exteriores que le hab?a sido ofrecida por el Gobierno de Chile.

Chile se convierte en su patria adoptiva y en el pa?s americano m?s beneficiado por su genio, tanto en la vida cultural como en la diplom?tica. Tambi?n fue el inspirador y creador de sus leyes. Bello desarrolla desde la c?tedra, la prensa y el despacho ministerial una labor educadora que no tiene par en ning?n pueblo de Am?rica. Su discurso inaugural de la Universidad de Santiago, de la que fue fundador y primer rector, es todo un programa cient?fico. Su C?digo Civil Chileno es la gran obra legislativa de aquella naci?n. Redact? uno de los m?s antiguos tratados de Derecho Internacional. Su Gram?tica de la lengua destinada al uso de los americanos (1847) y sus Principios de ortograf?a y m?trica de la lengua castellana (1835) est?n entre los principales y m?s originales trabajos que se han realizado sobre nuestro idioma. Son tambi?n notables su Filosof?a del entendimiento (1843) y sus estudios literarios, especialmente, el relativo al Cantar de Mio Cid. Menci?n aparte merecen las traducciones. Bello las tiene excelentes. Verti? al castellano el Sardan?plo de Byron y varias Orientales de Victor Hugo. Andr?s Bello muere en Santiago de Chile el 15 de octubre de 1865.

Bello es la gran figura hispanoamericana de su tiempo. Muy de su tiempo, se siente siempre ligado al pret?rito. Amante como el que m?s de la independencia americana, no reniega de su origen espa?ol.

Sus Silvas americanas est?n constituidas por dos composiciones de desigual valor, la Alocuci?n de la poes?a y la Silva a la agricultura en la zona t?rrida, publicadas en Londres en 1823 y 1827, respectivamente. Ambas obedecen al mismo plan: la exaltaci?n de los valores americanos, tanto tel?ricos como ?tnicos, frente a los tradicionales valores del Viejo Mundo. La Agricultura en la zona t?rrida ocupa un puesto primer?simo en nuestro Parnaso. En la famosa Silva de Bello hay acentos de Horacio y de la famosa escuela salmantina de fray Luis de Le?n. Toda la flora americana se agita y vive en esta Silva. Esta nota ?la de hablar de su tierra- lleg? hacerse tan caracter?stica de los poetas americanos, que Rub?n Dar?o pudo decir que hasta ?l la poes?a hispanoamericana hab?a sido ?una interrumpida oda a la zona t?rrida?.

Bello se nos revela en su Silva como poeta lleno de decoro, de elegancia y dignidad que conoc?a muy bien sus aptitudes y sab?a aplicarlas a la materia m?s en consonancia con ellas. En la poes?a del verdadero primer cl?sico de Am?rica hay cierto aspecto de serena majestad y suave melancol?a.

Bello como los poetas cl?sicos hispanos, compuso tambi?n alg?n soneto de perfecci?n formal, como el dedicado A la victoria de Bail?n, que fue compuesto cuando lleg? a Am?rica la noticia del famoso triunfo espa?ol sobre las tropas napole?nicas. En ?l, con fraternidad de ideas y acentos espa?ol?simos, exclam?: ?El le?n despert?. ?Temblad, traidores! ?.

En otras muchas disciplinas, Bello fue para los americanos un gran maestro, pudi?ndose afirmar que fue el principal educador de la Am?rica espa?ola. Y como dijo nuestro poeta: ?Verdad, no lisonja, quiero, / verdad sencilla, desnuda; / no el aplauso vocinglero / que a la fortuna saluda; / quiero en mis postreros a?os / decir a ese bien fingido: ?Adi?s! No m?s desenga?os; / a los que olvidan, olvido?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios