S?bado, 14 de octubre de 2006
JOSE M?RMOL
(1817-1871)

?Su amante madre le rob? la muerte;
a su tierra natal, la tiran?a;
y del mundo tambi?n la hipocres?a
rob? su amor y su temprana muerte.?
Jos? M?rmol.

LA VOZ DEL AMOR A LA LIBERTAD

Jos? M?rmol escribi? sus primeros versos en la pared del calabozo donde el dictador Juan Manuel de Rosas lo hab?a engrillado en 1839: el ?nfasis con que ?l contaba una y otra vez esa circunstancia fue t?picamente rom?ntico: versos, dramas, novelas. Y tambi?n la circunstancia fue siempre la misma: la tiran?a de Rosas. Cuando cay? Rosas, el poeta enmudeci?.

Jos? M?rmol naci? en Buenos Aires el 2 de diciembre de 1917 y muri? en la capital argentina el 9 de agosto de 1871. Estudia Derecho, carrera que no termina. Mezclado en conspiraciones pol?ticas, es encarcelado varias veces. Vive en Uruguay viaja por otros pa?ses de la Am?rica Latina. Senador, diputado y director de la Biblioteca Nacional.. Es el mayor int?rprete de la l?rica rom?ntica Argentina. Su expresi?n po?tica tiene orquestaci?n verbal. M?rmol era un esp?ritu vehemente, impregnado del liberalismo europeo, que sent?a en ?l mismo al opresi?n de su patria, sufriendo las persecuciones y el destierro, lugar com?n del romanticismo occidental.

Uno de los centros de mayor importancia para la historia del Romanticismo hispanoamericano es la Argentina, donde el nuevo clima se afirma por obra de un grupo de opositores al r?gimen de Rosas. Son los ?Proscritos?, grupo del que formaban parte Echevarria, Alberdi, Sarmiento y M?rmol, escritores destinados a caracterizar decididamente el panorama rom?ntico hispanoamericano.

El amor a la libertad y el odio hacia la tiran?a domin? toda la actividad de M?rmol, como pol?tico y hombre de letras. Lo mejor de su obra po?tica est? recogido en los Cantos de peregrino (1847), que escribi? lejos de su patria, con motivo de un viaje lleno de aventuras entre R?o de Janeiro y el Polo Sur, con un retorno imprevisto mientras trataba de llegar a Chile. En estas composiciones se percibe la influencia de Byron, poeta que con Espronceda y Zorrilla gozaba de las preferencias de M?rmol.

El desprecio de M?rmol por Rosas se manifiesta con tono encendido en una serie de poemas reunidos en Armon?as (1851-1854); que en su tiempo obtuvieron una notable resonancia por la actualidad del tema y pro el tono catilinario de las composiciones.

M?rmol fue tambi?n dramaturgo y novelista; entre los dramas cabe recordar El poeta y El cruzado (1847). Su obra m?s famosa es la novela Amalia (1851-1855), al parecer la primera que se escribi? en la Argentina, cumplida diatriba antirrosista y una de las novelas rom?nticas latinoamericanas de mayor relevancia. En el libro se advierten numerosos desequilibrios, exceso de truculencia y exasperada preferencia por los detalles que insisten en una l?gubre espectacularidad. Lo que da vida a la obra es la sinceridad de la participaci?n pol?tica. La novela tiene inter?s tambi?n por la abundancia de elementos autobiogr?ficos, sin olvidar la vivacidad de los personajes presentados y los di?logos. Pese a todo, Jos? M?rmol no fue, como resulta evidente, gran narrador; su tendencia es m?s bien hacia el g?nero folletinesco y Amalia perdura como testimonio de una ?poca dif?cil de la vida argentina, de la participaci?n apasionada del autor en la historia de su pa?s, en una especie de novela hist?rica carente de construcci?n y, sin embargo, documento importante. A nosotros nos sigue interesando m?s el poeta rom?ntico, el poeta que canta a la luna: ?Es benigna tu luz, cual la mirada / de tierna madre y desgraciado hijo, / ven , y en su pecho su dolor prolijo / c?lmale con tu luz inmaculada?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios