S?bado, 14 de octubre de 2006
CONCHA ESPINA
(1879-1955)

?La incorporaci?n de la mujer a la vida pol?tica
equivale al descubrimiento de un tercer mundo.?
Concha Espina.

LA VOZ DE UNA GRAN NOVELISTA

Como ejemplo de estilo delicado y emotivo de Concha Espina puede servir esta descripci?n del urbanismo recoleto de sus tierras, de La rosa de los vientos: ?All? estaba, enfrente del casino, la antigua y majestuosa iglesia, con su atrio postizo embadurnado de cal, la plaza Mayor, con los soportales, donde el comercio luce vidrieras y tenderetes: carne, drogas, dulces, baratijas, telas y zapatos, pan y vino, de todo esto y mucho m?s se vende en los ?portalones?, como solemos llamar a la arquer?a de la plaza?.

Concha Espina Tagle nace en Santander el 15 de abril de 1879. Autodidacta, y de fuerte personalidad, muy femenina. Contrae matrimonio con el tambi?n escritor Ram?n de la Serna, reside en Chile, pero abandonada por aqu?l tiene que ganarse la vida colaborando en revistas y peri?dicos, especialmente en El Correo Espa?ol de Buenos Aires. Regresa a Espa?a y se establece en Santander primero y luego en Madrid (1908) con sus cuatro hijos. En sus ?ltimos a?os pierde completamente la vista. Y ni siquiera la ceguera fue capaz de frenar aquel torrente narrativo. Concha Espina escrib?a sobre unas falsillas especiales, para que no le temblara el pulso. Recibe muchos premios, Premio Fastenrath de la Real Academia Espa?ola (1914 y 1924) y Premio Nacional de Literatura, en 1927, siendo propuesta ese mismo a?o para el Premio Nobel. Es nombrada Hija Predilecta de Santander, y le es otorgada la Orden de Damas Nobles de Mar?a Luisa y la banda de Alfonso X el Sabio. En 1938 es nombrada miembro de honor de la Academia de Artes y Letras de Nueva York y en 1950 recibi? la medalla de Oro al M?rito al Trabajo. Concha Espina muere en Madrid el 18 de mayo de 1955.

Toda su literatura est? motivada por los tipos, costumbres y paisajes de su tierra natal, el folklore, la mentalidad campesina o marinera en contraste con la civilizaci?n urbana, normalmente portadora de desgracias y amargura en el id?lico mundo natural. Tambi?n se percibe un eco de la ?ltima generaci?n del siglo XIX. La intensidad de pasi?n y la belleza del estilo alcanzan dignas cimas de perfecci?n. Concha Espina es h?bil en la narraci?n, logra amenidad f?cil, e interesa con algunos caracteres y descripciones regionales. La nota dominante de su obra es la discreci?n estil?stica, que alcanza a veces valores muy estimables, y la cordialidad humana que se desprende de sus p?ginas. Por su tem?tica como por el escenario natural de sus obras, pudiera pensarse en una versi?n modernizada de Pereda, aunque en la Espina prevalezca el factor humano sobre la naturaleza.

Cuidada y sensible, entre su abundante producci?n cabe destacar: poemas Mis flores (1904); cuentos, Trozos de vida (1907) y Siete rayos de sol (1930); teatro, El Jay?n (1916) y novelas, La ni?a de Luzmela (1909), su primer ?xito, angustiada narraci?n de la vida retorcida del pueblo, La esfinge maragata ( 1914), una de sus mejores novelas, El metal de los muertos (1920), su otra obra importante y una de nuestras primeras novelas sociales en el tiempo, Altar mayor (1926), ambientada en Covadonga. Entre sus ?ltimas novelas se hallan Retaguardia (1937), Victoria en Am?rica (1944), El m?s fuerte (1945) y Una novela de amor (1953).

El metal de los muertos es quiz? su obra m?s representativa. Esta novela mereci? encendidos elogios de Unamuno y de Maeztu. La cr?tica salud? su aparici?n como una de las obras m?s logradas de la narrativa espa?ola. En esta novela, Concha Espina se adelant?, en cierto modo, a la que despu?s se llam? ?literatura social?. La novela, situada en una zona minera, presenta un conflicto laboral planteado por los mineros. El metal de los muertos es una valiente denuncia de las injusticias sociales, formulada desde un punto de vista humano. Y como dijo nuestra novelista: ?Los problemas b?sicos de Espa?a son educaci?n y trabajo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios