S?bado, 14 de octubre de 2006
FRAY FRANCISCO ALVARADO
(1756-1814)

?La malicia de los hombres intenta corromperlo todo.?
Fray Francisco Alvarado.

LA VOZ DEL FILOSOFO RANCIO

La tesis del Fil?sofo Rancio, en s?ntesis, viene a ser la siguiente: los conceptos de dignidad humana, libertad, igualdad, y seguridad s?lo encuentran su recto entendimiento dentro de la filosof?a cristiana y la doctrina evang?lica, pero cuando los fil?sofos se desentienden de ?stas e intentan explicar tales conceptos a la ?nica luz de la raz?n, se convierten en cr?menes e infames pasiones. As? lo explicita: ?La dignidad del hombre, seg?n estos informes, consiste en que su miserable raz?n sea el supremo tribunal de todas las cosas y no se sujete ni aun a Dios. La libertad, en que piensen, hablen y obren seg?n les inspiren sus errores, pasiones e intereses. La igualdad, en que los hijos de las yerbas y los hombres viciosos roben a los que, por su nacimiento, o su industria, son m?s ricos que ellos y usurpen las distinciones que son debidas a la virtud. La seguridad en la impunidad por los cr?menes. La filosof?a, en fin, justificar y promover las pasiones todas que nos son comunes con las bestias, y en que frecuentemente las exceden nuestros vergonzosos abusos?.

El programa pol?tico del padre Alvarado es bien simple. As?, por ejemplo, cuando justifica la necesidad de la desigualdad humana lo hace bas?ndose en la distinci?n de ricos y pobres, ya que, dado que el hombre reh?sa naturalmente el trabajo, la sabidur?a divina ha creado a los pobres para que ellos lo hagan. Este tipo de argumentaciones son tan burdas que justifican el que se haya dicho que ?el Fil?sofo Rancio carece de toda categor?a intelectual y que la valoraci?n que se le dio en el pensamiento tradicional del siglo XIX s?lo puede deberse a un obtuso sectarismo ideol?gico, o de una crasa ignorancia, o, lo m?s probable, a una bien proporcionada mezcla de ambos factores?.

El Fil?sofo Rancio, cuyo nombre de religi?n es Fray Francicsco Alvarado, es el m?s famoso de los pensadores anti-ilustrados y anti-enciclopedistas que formulan el pensamiento reaccionario espa?ol de la Edad Contempor?nea. Francisco Alvarado naci? en Marchena, provincia de Sevilla, el 25 de abril de 1756, de humilde familia campesina. Frecuent? de ni?o el colegio de los jesuitas en Marchena. A los 15 a?os, ingres? en el convento dominico de San Pablo de Sevilla. All? desarrollar? estudios de filosof?a y teolog?a hasta la primavera de 1778, en que pasa al Colegio de Santo Tom?s de Aquino de la capital hispalense, donde reside diez a?os. Siendo lector de Artes compuso las Cartas aristot?licas Ocup? diversos cargos entre ellos el de Consejero del Santo Oficio, pero la mayor parte de su vida estuvo entregado a tareas acad?micas. Al llegar los soldados franceses a Sevilla, en 1810, march? a Tavira (Portugal), donde escribir? sus Cartas cr?ticas, que le dieron enorme renombre. A estas cartas hay que llegar un tomo de Cartas in?ditas, publicado p?stumamente. Fray Francisco Alvarado muri? en Sevilla el 31 de agosto de 1814.

La valoraci?n del Fil?sofo Rancio ha sido muy desigual. Men?ndez Pelayo le sit?a entre los ?atletas de la escol?stica decadente?, encumbr?ndole a las m?s altas cotas del pensamiento. Otros autores son, sin embargo, m?s cr?ticos; por ejemplo, Javier Herrero dice: ?El padre Alvarado es un autor tosco y pl?mbeo, cuya rudeza llega en ocasiones a la groser?a m?s vulgar. Ha sido tambi?n y con raz?n , uno de loa autores menos le?dos de nuestra historia; el mismo don Marcelino, cuya formaci?n filos?fica es tan pobre, sin duda alguna se limit? a hojearlo... Es evidente que cuando Men?ndez Pelayo se lanza a estudios pol?ticos y filos?ficos sus juicios proceden de simpat?as y antipat?as, basados, exclusivamente en r?pidas intuiciones de identidad ideol?gica?.

Creo que la verdadera importancia del Fil?sofo Rancio no est? en su originalidad ni en ning?n tipo de singularidad, sino m?s bien todo lo contrario: el haber sabido asimilar y refundir en una s?ntesis, m?s o menos acertada, aunque burdamente expuesta, los t?picos y lugares comunes del pensamiento reaccionario de todos los autores anteriores. Hay en el padre Alvarado, no s?lo un rechazo de los principios esenciales de la Ilustraci?n y el liberalismo sino de toda la filosof?a en general.

Las advertencias del Fil?sofo Rancio a los fil?sofos son de una brutal claridad. ?Prediquen, pues, si as? les parece su doctrina, pero no extra?en que para esta clase de ap?stoles tengamos los cat?licos un quemadero, y si no se hallan con fuerzas ni para callar ni para arder, todav?a tienen otro remedio . Ah? est? la Francia, que los recibir? con los brazos abiertos (...) Pero, ?en la Espa?a? (...), ?qu? partido deben esperar? Ya lo tengo dicho el quemadero?.

Confiando en Fernando VII como rey de Espa?a dice: ?Veo restituida por ?l la fe a su antigua e innata dignidad, la religi?n a su absoluto imperio, la Iglesia s su debido influjo, las costumbres p?blicas a su justo arreglo, las Santas Leyes a su puntual observancia... ? El instrumento para una pol?tica semejante debe ser la Inquisici?n. Al hablar de los liberales llega a incluso a defender la pr?ctica de la tortura para obligarles a abjurar de sus errores. Sus frases en este sentido son altamente aleccionadoras de los extremos que llegaba el pensamiento reaccionario, y as? le vemos exclamar:??Qui?n ha dudado jam?s de que el palo y el castigo son el mejor espec?fico para curar los antojos, cuando la raz?n no alcanza a curarlos...??.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 20:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios