Domingo, 15 de octubre de 2006
CIRO ALEGRIA
(1909-1967)

?La soga iba desde las mu?ecas hasta el arz?n de la montura,
colgando en una dolorosa curva humillante.
A la Marina se le qued? el cuadro en los ojos.
Desde entonces ve?a al Mateo, y?ndose, amarrado sin poder volver,
con su poncho morado, seguido de los gendarmes
de uniformes azules. Los ve?a voltear el recodo y desaparecer.?
Ciro Alegr?a.

LA VOZ DEL MUNDO IND?GENA

La novela indigenista surgi? en los pa?ses andinos ?Bolivia, Ecuador, Per?-, en los que parece prolongarse de una manera anacr?nica , en ciertos aspectos relacionados con la situaci?n de las poblaciones ind?genas, una oscura ?poca colonial de cu?o feudal, con todo lo que conlleva de abuso y sometimiento. Si bien es cierto que tanto los mestizos como los blancos consiguen con frecuencia superar los condicionamientos de la explotaci?n y de la opresi?n, convirti?ndose en un gran n?mero de casos en instrumentos de la oligarqu?a y del poder pol?tico, no es menos cierto que los indios contin?an languideciendo en condiciones de extrema pobreza y de cruel servidumbre.

Esto explica, sin lugar a dudas, el surgimiento en la narrativa de los pa?ses mencionados de una corriente que trata la situaci?n del mundo ind?gena, siguiendo las lejanas huellas de la peruana Clorinda Matto de T?rner, cuyo realismo abandonan para incorporar una visi?n a?n m?s cruda.

En el Per?, Ciro Alegr?a, es uno de los grandes novelistas de la corriente indigenista. La novela de Alegr?a es realista, de honda preocupaci?n humana, resuelta, sin rodeos, encuadrada en la protesta social y pol?tica, apegada a las realidades del mundo al que se refiere, pero sin concesiones a lo horripilante, como la novela de otros escritores de esta corriente; hay en ella, por el contrario, un mesurado tono l?rico que presta una base todav?a m?s convincente a la protesta.

Ciro Alegr?a Baz?n nace en Sartimbamba, Huamachuco, el 4 de noviembre de 1909 y muere en Chaclacayo el 13 de febrero de 1967. Recibe una educaci?n liberal y progresista en medio de la vida casi feudal de los grande fundos del interior del departamento de La Libertad. Influye en su formaci?n espiritual y en su inquietud interior la vida a orillas del r?o Mara??n, que determina ciertas condiciones ambientales de trabajo y de paisaje, y las narraciones de personajes-tipo que laboran en las faenas agr?colas. Estudi? en el colegio nacional de San Juan de Trujillo, donde fue disc?pulo de C?sar Vallejo y en la facultad de letras de la universidad de la misma ciudad. Periodista en su juventud, tiene luego una activa participaci?n en la vida pol?tica. Fue colaborador de los diarios peruanos La Tribuna y El Norte, y del argentino La Naci?n. Defendi? la pol?tica revolucionaria del APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana), por lo que fue encarcelado en 1934 y desterrado a Chile al a?o siguiente.

En el destierro en Chile, escribe las tres novelas que le dan fama en el continente: La serpiente de oro (1935), ambientada en las tierras situadas a orillas del r?o Mara??n, Los perros hambrientos (1938), uno de cuyos cap?tulos sirvi? de inspiraci?n para El mundo es ancho y ajeno (1941), su obra m?s celebrada y, para muchos, uno de los m?ximos ejemplos de la narrativa indigenista. Alegr?a fue profesor de literatura hispanoamericana en Estados Unidos y Puerto Rico. Regresa a su pa?s y ocupa cargos pol?ticos, al mismo tiempo que traduce y publica cuentos de tipo indigenista.

Los personajes del escritor peruano viven en un buc?lico y fortalecedor contacto con la tierra, que afirma su dimensi?n humana y deja sin justificaci?n el encarnizamiento con que el abuso y el ego?smo se abaten sobre ellos.

Despu?s de El mundo es ancho y ajeno, Ciro Alegr?a publica solamente un libro, Duelo de caballeros (1955), perteneciente a su primera ?poca y, como tal, documento interesante para estudiar los or?genes de su narrativa.

Tras las muerte de Alegr?a, su esposa, Dora Varona, se dedic? no s?lo a reimprimir las obras m?s conocidas del novelista, sino tambi?n a editar todo cuanto hab?a quedado in?dito: una obra notable, aunque no sea decisiva a la hora de evaluar los m?ritos art?sticos de la narrativa de Alegr?a, que siguen siendo muchos. El dilema de Krause tiene como fondo la Penitenciar?a de Lima., la experiencia del propio escritor como prisionero pol?tico durante el gobierno de S?nchez Cerro; L?zaro es una novela sin concluir, escrita en Cuba, de vibrantes acentos pol?tico. A estos libros se suman tres vol?menes de relatos: 7 cuentos quirom?nticos, escritos en los Estados Unidos y Puerto Rico; La ofrenda de piedra, relatos andinos, El sol de los jaguares, relatos amaz?nicos. En 1976 aparecieron unas interesantes memorias bajo significativo t?tulo: Mucha suerte con harto palo.

Su obra tiene ante todo un valor documental, guiada por el prop?sito de reivindicar al pueblo ind?gena, destruido econ?mica y socialmente por el progreso. En ella encontramos tambi?n recuerdos infantiles, evocaciones de costumbres, folklore, etc. En suma, la cultura ind?gena con su acervo de leyendas, mitolog?as, formas distintas de ver el mundo, que apuntan un nuevo modo de narrar hispanoamericano, precursor del actual.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 17:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios