Domingo, 15 de octubre de 2006
NICASIO ALVAREZ DE CIENFUEGOS
(1764-1809)

??Oh, qui?n me diese el atrasar el tiempo
hasta arrancarle mi verdor marchito!
De mi pa?s de amor vuelvo a esta tierra
de soledad, de desamor y llanto.?
Nicasio ?lvarez de Cienfuegos.

LA VOZ DE UN SENTIMENTAL APASIONADO

Cienfuegos no es ciertamente un propagandista revolucionario, sino un sentimental que escribe poemas sociales ?movido por su coraz?n apasionado y tierno, por su ardiente amor a la humanidad?, y m?s que una ideolog?a pol?tica hay que ver en ?l un fondo ingenuo de humanitarismo a lo Rousseau , aunque expresa frecuentemente su protesta y sus anhelos pacifistas en tonos vehementes y ?speros. Por esto mismo lo m?s genuino de Cienfuegos habr?a que buscarlo en temas y motivos de mayor intimidad subjetiva, que iban a admirar en la ?poca rom?ntica: la soledad, la muerte, el desenga?o amoroso, la despedida de los amantes, el tema sepulcral, el pesimismo en toda sus facetas.

Nicasio ?lvarez de Cienfuegos naci? en Madrid en diciembre de 1764. Hu?rfano de padre a los seis a?os, hizo sus primeros estudios en San Isidro y a los diez y siete pas? a Salamanca donde sigui? la carrera de Leyes. All? conoci? a Mel?ndez, con quien le uni? una gran amistad y de quien recibi? lecci?n y est?mulo para el cultivo dela poes?a. Acabada su carrera se traslad? a Madrid, donde obtuvo un puesto como funcionario del Gobierno y anud? su amistad con Quintana, ocho a?os menor que ?l, con el cual compart?a sus ideas de libertad y progreso. Asist?a Cienfuegos a diversas tertulias literarias, entre ellas, la de la marquesa de Fuente-Hijar, en cuyos salones se represent? la tragedia Zoraida, y a la que reun?a durante los veranos la duquesa de Alba en su Palacio de Piedrahita. En su primer libro de Poes?as L?ricas (1798), afecto a la influencia de Mel?ndez observamos el esfuerzo por romper los moldes para dar paso a una forma nueva. Su tem?tica queda reflejada en unas palabras A mis amigos, del pr?logo: ??Qu? protecci?n implorar?n estos humildes versos, frutos queridos de mi alma, y fiel expresi?n de su sensibilidad, de su ternura, de su melancol?a...?? Los t?tulos de algunas composiciones insin?an ya la leve filiaci?n con el futuro. ?La escuela del sepulcro?, ?La rosa del desierto?, ?Un amante a partir de su amada?. En otras los versos se cargan de un contenido social que no desde?ar?an los poetas humanitarios como ?A un carpintero llamado Alfonso?; ?El t?mulo? ejemplifica esta amalgama de elementos neocl?sicos y rom?nticos. En el mismo a?o que public? Cienfuegos su primer volumen de poes?as el Gobierno le encomend? la direcci?n de la Gaceta de Madrid y del Mercurio de Espa?a, peri?dicos oficiales, dependientes de la Secretar?a de Estado. En 1799, con solo treinta y cinco a?os de edad, ingres? en la Academia. Acababan de nombrarle caballero de la Real Orden de Carlos III cuando se produjeron los sucesos de mayo. Cienfuegos public? en la Gaceta dos noticias sobre la proclamaci?n de Fernando VII como rey de Espa?a en diversas ciudades del pa?s, lo que provoc? la ira de Murat, que amenaz? con fusilarle si no rectificaba la noticia en el peri?dico. Cienfuegos present? la dimisi?n de su puesto, pero s?lo le salv? de ser fusilado la actitud solidaria de sus compa?eros en la Secretaria de Estado. Al retirarse los franceses de Madrid, tras la batalla de Bail?n, Cienfuegos volvi? s su puesto, pero ante la nueva entrada de los franceses, le fue imposible seguir a Andaluc?a a sus amigos de la Junta Central por hallarse gravemente enfermo de tuberculosis, y se qued? en Madrid, donde fue apresado y enviado a Francia en calidad de reh?n. All? muri?, en la peque?a ciudad de Orthez, a los tres d?as de su llegada, el 30 de junio de 1809, a los cuarenta y cinco a?os de edad.

Las primeras poes?as de Cienfuegos bajo el influjo de sus maestros de Salamanca, principalmente Mel?ndez, reproduce la l?rica anacre?ntica. Pero desde su llegada a Madrid en 1787, la poes?a de Cienfuegos adquiere r?pidamente el tono apasionado que le hab?a de caracterizar y distinguir de los otros poetas de su tiempo: ?Cienfuegos ?dice Jos? Luis Cano- escribe, en efecto, una poes?a efusiva, tr?mula, preocupada ?social dir?amos hoy-, a la que cuadra perfectamente el calificativo de prerrom?ntica?. Sin embargo, hay que admitir que el prerrom?ntico de Cienfuegos ?a semejanza a Quintana- consiste m?s en el tono y el adem?n , aunque apoyados en una pasi?n sincera, que en su sustancia ?ntima. Y como dijo nuestro poeta: ?El tiempo de amor es ?ste; / los d?as r?pidos huyen, / y la juventud no vuelve?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No quedaros de brazos cruzados, siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios