Martes, 17 de octubre de 2006
MELCHOR DE MACANAZ
(1670-1760)

?Se ven ni?os y ni?as hu?rfanas morir sin tener d?nde
recogerse, ni qui?n los alimente; los Hospitales
en tan suma miseria, que no pueden curar los enfermos ...?
Melchor de Macanaz.

LA VOZ DE UN ADELANTADO DE SU TIEMPO

El gran pecado de Macanaz hab?a sido redactar las directrices de una pol?tica regalista, que tomar?a a su cargo, con plena conciencia y convencimiento, Carlos III. En ello reside la importancia de su Pedimento o Memorial de los 55 puntos, cuya influencia no dejar? de sentirse todo a lo largo del siglo, por lo cual podemos considerarle como un hito en la historia del regalismo espa?ol. En el documento se defienden los derechos seculares del Patronato regio en la provisi?n de sedes, ?mbito de responsabilidad y beneficios eclesi?sticos, frente a las pretensiones de Roma. Es un episodio en la lucha del poder entre Iglesia y Estado, pero donde no se trata s?lo de una cuesti?n de jurisdicci?n y de ambici?n de pol?tica, sino en el que se ocultan motivaciones muy concretas de tipo econ?mico.

Melchor Rafael de Macanaz y Montesinos nace en Hell?n, provincia de Albacete, el 31 de enero de 1670 y muere en la misma ciudad el 5 de diciembre de 1760. Hijo del Regidor perpetuo de aquella villa sobre ?l que pesaban sospechas de juda?smo. Macanaz estudia en Valencia y en la Universidad de Salamanca; de su estancia en esta ?ltima ciudad parece que arranca su formaci?n regalista, recogiendo la inspiraci?n de los juriconsultos del XVII. Macanaz no representa ning?n esfuerzo de innovaci?n en este aspecto, sino un intento de s?ntesis y de puesta en pr?ctica apasionada. Su principal fuente de inspiraci?n fue el famoso Memorial sobre agravios y abusos del Tribunal de la Nunciatura, redactado en 1633 por Juan Chumacero y fray Domingo Pimentel, que era una especie de ?vulgata? del regalismo.

En 1694 Macanaz pasa a la Corte de Carlos II, donde obtuvo la protecci?n del marqu?s de Villena ?don Juan Manuel Pacheco-, a cuyo lado iniciar? una carrera ascendente que le llevar? primero a ser nombrado juez de Confiscaciones de Valencia y reedificador de J?tiva, despu?s administrador de la F?brica de Moneda de Zaragoza, y finalmente fiscal del Consejo de Castilla , cargo que aprovechar?a para poner en pr?ctica sus ideas regalistas. Es precisamente en el a?o de 1713 cuando redacta, como documento privado dirigido al rey, el famoso Pedimento de 55 puntos, obra que le costar?a un destierro por tiempo indefinido en tierras francesas. El Pedimento es condenado por la Inquisici?n y su autor acusado de hereje y judaizante; se le embargan los bienes y todas sus propiedades y Macanaz huye ?oficialmente? a Francia , en un destierro que va a durar treinta y cuatro a?os. Durante estos a?os vivir? en Par?s, Pau, Cambray, Bruselas y Lieja. Al morir Felipe V en 1746, Macanaz decide volver a Espa?a, lo que realiza dos a?os despu?s. Sin embargo, no terminan entonces sus desgracias, pues fue apresado con enga?o en Vitoria y enviado primero a la c?rcel de Pamplona y despu?s al siniestro calabozo del castillo de San Ant?n en La Coru?a. El Tribunal de la Inquisici?n no se hab?a olvidado de la v?ctima y vuelve a poner su maquinaria en marcha; tendr?n que pasar todav?a doce a?os, hasta 1760, en que ya reina Carlos III, para que se termine su pesadilla. Macanaz es liberado en ese a?o, y ya ciego, nonagenario y muy enfermo, atraviesa la Pen?nsula para ir a morir en su pueblo natal de Hell?n, donde fallece a los pocos meses.

Macanaz se adelant? a su tiempo y sirvi? de gu?a de inspiraci?n a los ejecutores de la pol?tica regalista que vinieron tras ?l. Si parte de su tragedia consisti? en esa anticipaci?n no debemos olvidar tampoco un rasgo de su car?cter que posiblemente influy? en ella: su terquedad y falta de tacto, que le llevaron a defender sus ideas con una agresividad poco diplom?tica. Su influencia se hizo ya presente en el Concordato de 1753, donde se incluyeron muchas de las regal?as defendidas por Macanaz, sin siquiera mencionar su nombre, y cuyo m?rito se arrog? por entero del marqu?s de la Ensenada. Probablemente, ni el propio Macanaz ?preso como estaba- se enter? de ello; para mayor sarcasmo de la historia seguramente nadie relacion? ni ha relacionado nunca los resultados del Concordato de 1753 con el proceso de Macanaz.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 3:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios