Martes, 17 de octubre de 2006
JOSE ANTONIO MAITIN
(1804-1874)

?Aqu? todo contrasta
con mi pesar sombr?o:
en esta soledad solemne y vasta
no hallo un dolor que corresponda al m?o?
Jos? Antonio Mait?n.

LA VOZ DEL POETA ELEGIACO POR EXCELENCIA

Se ha dicho que el celebrado Canto f?nebre del poeta venezolano Jos? Antonio Mait?n que compuso a la muerte de su esposa renov? el g?nero eleg?aco no s?lo en la poes?a del continente americano sino tambi?n en la castellana. Men?ndez Pelayo afirm? que esta composici?n ?abunda en bellezas en una especie de poes?a ?ntima y familiar, que entonces era nueva en la literatura castellana, y que luego ha producido maravillas, siendo un peque?o honor para Mait?n el haber sido de los primeros en descubrir esta vena?.

En sus enfrentamientos con la naturaleza que es uno de los temas desarrollados reiteradamente, Mait?n mantiene una conducta que lo diferencia del resto de los rom?nticos. No se puede dejar de ver reminiscencias de la l?rica pastoril. Es un poeta que busca la naturaleza para percibir mejor su propia realidad.

Jos? Antonio Mait?n naci? en Puerto Cabello, estado de Carabobo, el 21 de octubre de 1804. y muri? en Choron?, estado Aragua, el 4 de agosto de 1874. Emigrado pol?tico en Cuba, termin? buscando la soledad campesina como demuestra Ecos del Choron?., libro que amalgama el sentimiento de la naturaleza con el dolor por la muerte de su esposa, patente sobre todo en el Canto f?nebre. Los literatos chilenos Miguel y Gregorio Amun?tegui le llamaron, quiz? con exageraci?n , ?el m?s popular entre sus compatriotas y uno de los poetas m?s sobresalientes de la Am?rica espa?ola?. En 1841, cayeron en las manos de Maitin, las primeras publicaciones de Zorrilla, poeta por el que sinti? verdadera admiraci?n, y escribe una composici?n titulada A Zorrilla, en que Mait?n le dice: ??Ah! Permite que te admire, / que pruebe tu inspiraci?n, / que si deliras, delire, / con tus suspiros suspire / y llore con tu dolor?. Dicho poema se lo remite a su amigo Jos? Mar?a de Rojas, quien lo publica en El Liberal, de Caracas, el 18 de enero de 1842, lo que contribuy? a extender la fama de Maitin por todo el pa?s. Otros poemas muy conocidos de Mait?n son La fuentecilla y En el hogar campestre.

Su voz eleg?aca necesitaba de la calma. No hubiera podido cultivar su canto suave bajo el estallido de encontrados elementos: ?No encuentro una se?al que me revele / la acci?n de mis pesares / sobre la calma eterna y majestuosa / de esta naturaleza silenciosa, / de estos quietos, pac?ficos lugares: / Todo sereno est?, todo reposa / nada un dolor denuncia ni una pena?.

La falta de seguridad y solidaridad, que nos proporciona la naturaleza indiferente, impulsa a buscar auxilio en la emoci?n, que al cabo no es m?s que un autoconsuelo. De ah? que el rom?ntico sea el primero en conmoverse de su propia desventura. Sujeto sufriente, es tambi?n objeto de su sufrimiento. Y se duele m?s todav?a porque en la realidad natural no haya manifestaci?n de conmiseraci?n por sus pesares; cuanto m?s pac?fica y serena aparezca ella, m?s notoria ser? su falta de solidaridad y sost?n. El rom?ntico busc? apoyo dentro de s? ?y se convirti? en un objeto infinitamente interesante para s? mismo. Sustituy? la experiencia del mundo por la autoexperiencia, y por fin sinti? que la actividad espiritual, la corriente de pensamientos y sentimientos y el paso de un estado an?mico a otro eran m?s reales que la realidad exterior?, dice Hauser. El subjetivismo y el emocionalismo le hicieron prescindir de la realidad exterior, en la que no hallaba ni seguridad ni solidaridad.

Mait?n renuncia tambi?n a la poes?a a causa del desgarramiento sentimental que sufre. No hay nadie que atienda sus versos: nadie que se solidarice con su actividad an?mica. De su Canto f?nebre transcribo estos versos que encierran su concepci?n respecto a la poes?a como manifestaci?n de dolor: ??Qui?n mirar? mis ecos doloridos / con el amor que t?? No, mi lamento / sin esperanza cruzar? perdido / por los senos sin fin del firmamento?.

Sus obras son ?obras d?biles? , aunque nacidas del ?genio? y del ?vigor? de la poes?a; son tambi?n pobres versos, porque encierran todo su padecimiento. Su concepto de poes?a es el que prevalece en el romanticismo: la poes?a como consuelo en el dolor. Tal es la imposici?n del arte po?tico en el romanticismo. Esta concepci?n ser? cultivada a trav?s de todas las generaciones rom?nticas y lograr? una organizaci?n conceptual ?cr?tica y consciente- en el periodo de transici?n rom?ntico-modernista . Mas a?n, Maitin afirma que el dolor es la fuente de la existencia y la poes?a.

El tono eleg?aco de la l?rica rom?ntica tiene, pues, su origen en esta concepci?n. Para Mait?n la poes?a es ?lamento?. Nadie oir? ?dice- sus versos y su poes?a ser? un ?lamento? que cruzar? perdido ?por los senos sin fin del firmamento?. No hallar? la conmiseraci?n ni en otro ser humano ni en la naturaleza. D? ah? que prefiera tambi?n renunciar a la poes?a. Y como dijo el poeta venezolano: ??Qui?n a mis pobres versos / la atenci?n prestar? que les prestaba? / ?T? que por tantos a?os / fuiste el ser primero, / que atenta y conmovida los o?a, / que de una madre el inter?s sincero / por estas obras d?biles ten?a?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

No disparar donde haya ni?os. Stop.
En la gloria no necesitamos m?s ?ngeles.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios