Martes, 17 de octubre de 2006
LUIS CARRILLO Y SOTOMAYOR
(1585-1610)

?Deja de esos graves libros
las m?s que severas canas.
Ciego amante, ?por qu? buscas,
estando en la fuente, el agua??
Luis Carrillo y Sotomayor.

LA VOZ DE UN AUTENTICO POETA

La obra de Carrillo, olvidada durante siglos por entero, ha cobrado mayor inter?s al producirse en el pasado siglo la ?vuelta de G?ngora? , y justamente por las posibles relaciones que puedan establecerse entre ambos poetas cordobeses. Carrillo est? inequ?vocamente en la l?nea del cultismo, aunque en rigor, no tanto por los rasgos formales de su poes?a como por ?su esp?ritu de selecci?n y su apartamiento de lo vulgar?. De hecho, la obra po?tica de Carrillo se mueve entre la mayor facilidad y la m?xima complicaci?n, entre las sueltas redondillas y la f?cil exuberancia al modo de Lope, los graciosos romances y la desnuda sencillez tradicional de un lado, y las composiciones impregnadas de erudici?n grecolatina, brillantes, suntuosas y complicadas de otro. Como poeta, Carrillo es el ?ltimo eslab?n que conduce de Garcilaso a G?ngora.

Luis Carrillo y Sotomayor naci? en 1585, de familia noble y principal, pues fue su padre presidente del Consejo de Hacienda en el reinado de Felipe III. Se dice que Carrillo naci? en C?rdoba, y as? consta en la portada de las dos primeras ediciones de sus obras; sin embargo, en el expediente de su ingreso en la orden de Santiago, se afirma que el poeta naci? en Baena. Estudi? Carrillo en Salamanca, fue caballero de Santiago, comendador de la Fuente del Maestre y cuatralbo de las galeras de Espa?a, es decir comandante de cuatro naves. Recorri? las costas del Levante y del Sur espa?ol y fueron sus estancias m?s frecuentes en Cartagena y El Puerto de Santa Mar?a: las de aqu?lla debieron facilitar su trato con los literatos murcianos del c?rculo de Cascales y la de El Puerto, con el conde de Niebla, capit?n general de la Andaluc?a y de las galeras del Oc?ano, a qui?n dedic? varias de sus composiciones. Tuvo amistad con otros varios escritores famosos, seg?n se colige de los elogios recogidos en al edici?n p?stuma de sus obras, pero ninguno tan notable como Quevedo, que contribuy? con un epitafio y una hermosa canci?n. Muri? Luis Carrillo y Sotomayor en El Puerto de Santa Mar?a el 22 de enero de 1610.

Su hermano don Alonso recogi? todos loe escritos que pudo hallar del poeta andaluz, y los dio a la imprenta, as? sali? en Madrid en agosto de 1611, la primera edici?n bajo el t?tulo Obras de Don Luis Carrillo y Sotomayor. Dos a?os m?s tarde la familia coste? una segunda impresi?n, con mejores originales y cuidados. En el pasado siglo D?maso Alonso ha cuidado la bella edici?n, citada, de las poes?as completas de Carrillo. Comprenden ?stas una veintena de romances y composiciones en redondillas, cincuenta sonetos, diecis?is canciones, dos ?glogas , la F?bula de Acis y Galatea, y unas glosas o comentarios al Remedio del Amor, de Ovidio, que el propio Carrillo hab?a traducido.

La obra m?s notable de Carrillo, y la m?s discutida es la F?bula de Acis y Galatea, que el poeta dedic? al conde de Niebla. Algunos a?os despu?s G?ngora compuso su Polifemo sobre el mismo asunto que la F?bula de Carrillo y lo dedic? tambi?n al conde. El hecho de haber elegido G?ngora id?ntico tema y hab?rselo dedicado al mismo personaje hace ya ver que no ten?a prop?sito de plagio, sino de competencia.

Gran importancia tiene en la obra de Carrillo su Libro de la erudici?n po?tica, que viene siendo estimado como una especie de manifiesto del culteranismo. Sus p?ginas encierran la doctrina que definen las intenciones literarias de Carrillo y, en general de los poetas cultos de su tiempo, que pod?a sintetizarse de este modo: las Musas eligieron un lugar bien alto y a ellas no se llega sino tras ardua labor; la poes?a no es para el vulgo, sino para esp?ritus elevados, y es l?gico que su lenguaje sea distinto del ordinario y vulgar; la belleza exige un punto de dificultad, y ?sta, a su vez, estimula la agudeza, que es la que la que califica el juicio de los doctos.

Muerto a tan temprana edad, no pudo Carrillo dejar una obra lograda, y a?n las mismas composiciones que se conservan hubieran exigido la ?ltima mano del autor. ?As? y todo ?dice D?maso Alonso- hay en ella una pasi?n dulce, un anhelo, una vibraci?n de voz, que revelan con signos infalibles eso tan raro: un poeta aut?ntico. Y si la muerte no hubiera arrebatado su delicada fin?sima mocedad, hubiera sido uno de los mayores de nuestra lengua?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La peor paz es mejor que la mejor guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 20:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios