Martes, 17 de octubre de 2006
EN EL 59? ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE
MANOLETE (1917-1947)

?El torero m?s valiente
no es el torero m?s bravo,
sino el que tiene m?s miedo
y sabe disimularlo.?
Miguel Hern?ndez

LA EMOCION DEL TOREO

Ahora, el 28 de agosto de este a?o, se cumple el cincuenta nueve aniversario de la herida mortal del torero cordob?s Manuel Rodr?guez S?nchez, m?s conocido como Manolete. Sufri? una cornada mortal, al entrar a matar, a un toro de Miura, de nombre ?Islero?, en la plaza de Linares. Casi tres generaciones despu?s, recordamos a este gran torero. Pues no podemos olvidarnos de quien fue un verdadero ?fen?meno? y sinti? el toreo de manera verdaderamente ?fenomenal?.

Este raro, misterioso espect?culo espa?ol de las corridas de toros -para muchos espect?culo b?rbaro y cruel; para otros en cambio espect?culo maravilloso cuya extra?a belleza supera o traspasa esa crueldad o barbarie- va ya para una tradici?n de m?s de dos siglos.

Con curioso paralelismo a lo pol?tico, las corridas de toros siguen siendo muy castizamente espa?olas. De esta manera nos parece que ahora, como antes, en Espa?a, lo pol?tico y lo taurino se corresponden. Aunque naturalmente en ambas cosas hayan sucedido, y sigan sucedi?ndose, con los tiempos diferencias notables. Sin embargo, toros y toreros, p?blico y pol?ticos han cambiado poco en Espa?a.

En el espect?culo del toreo ?hay algo m?s que el hermoso espect?culo aparente que enmascara de luces ese m?s? El espect?culo de una corrida de toros, cuando es algo m?s que un espect?culo lamentable, y dir?amos que hasta cuando no lo es, nos parece siempre ejemplar.

El espect?culo de las corridas de toros que ha cambiado muy poco con el tiempo en su apariencia, es m?s que un mero espect?culo, es m?s que un horroroso o maravilloso (o las dos cosas a la vez alternativamente) espect?culo del que hubiese podido decir Goethe. ??Qu? bello espect?culo, pero no es m?s que un espect?culo!?

Todo lo que es arte, juego, fiesta, en el toreo pertenece al mundo m?gico de la emoci?n: que puede ser horroroso o maravilloso, seg?n el objetivo que lo motiva. De tal modo, que lo verdaderamente horroroso o maravilloso desaparece cuando el cerco m?gico desaparece.

En el espect?culo m?gico de la corrida, la presencia de la muerte est? exclusivamente vinculada, al toro, y al torero, las luces de raz?n irracional, que se encienden y apagan en su traje enmascarador, le disfrazan de inmortalidad. En cuanto un torero nos expone, voluntaria o involuntariamente, su valent?a, o su miedo, la emoci?n m?gica de su arte desaparece por completo. Porque la emoci?n del toreo es ?nicamente emoci?n de arte.

El hombre busca la escapatoria del tiempo en el tiempo mismo, como la de la muerte en la muerte, y la del amor en el amor. Hermanos, juntos en el tiempo, a un mismo tiempo o por el mismo tiempo, dec?a Leopardi que eran el amor y la muerte.

El tiempo transcurrido desde aquella muerte de Manolete, rodeada de elementos populares y oficiales, no nos esconde ni nos calla su recuerdo, sino que lo aviva y acrecienta, como identific?ndose con todos esos a?os pasados de nuestra propia vida. Y es que, como dijo el poeta: ??Con qu? amargura tan honda / con qu? tristeza y qu? pena / se queda la plaza en sombra!?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La peor paz es mejor que la mejor guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 20:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios