Martes, 17 de octubre de 2006
CONDE DE VILLAMEDIANA
(1582-1622)

?El que fuere dichoso ser? amado,
y yo que en amar no quiero ser dichoso,
teniendo mi desvelo generoso
a dicha ser por vos tan desdichado.?
Conde de Villamediana.

LA VOZ DE UN ENAMORADO DE LA REINA

Gran amigo, protector y disc?pulo de G?ngora a quien envi? su F?bula de Faet?n que el poeta cordob?s parece corrigi?. Este poema, de una importancia singular en nuestra literatura, ha sido menospreciado durante m?s de trescientos a?os de historia literaria y ya el duque de Rivas en sus Romances hist?ricos dec?a: ?Acaba de publicarse / su poema de Faetone, / en aquel tiempo un prodigio, / que hoy tiene apenas lectores; / obra de perverso gusto / y de hinchados clausulones?.

El conde de Villamediana, llam?base Juan de Tassis y Peralta. Naci? en Lisboa, donde sus padres acompa?aban a la Corte, en 1582. Fue un caballero famos?simo por su lujo, sus galanteos, su afici?n al juego y a los caballos y sus punzantes epigramas, con los que zahiri? a incontables personajes de la Corte. Sufri? frecuentes destierros de Madrid por aguzadas s?tiras y por los frecuentes esc?ndalos que protagoniz? y tuvo que huir a Italia, donde prosigui? su vida fastuosa y aventurera. Poseedor de una lengua y una pluma bastante acertada critic? la corrupci?n del gobierno de Felipe III y el fanatismo de la Inquisici?n.

Con la llegada al trono de Felipe IV se convirti? en su favorito. Su real enamoramiento de la reina Isabel de Borb?n, esposa de Felipe IV, le ha convertido en un personaje legendario, tema de abundantes estudios y protagonista de relatos novelescos y obras teatrales. Es muy conocida la an?cdota del incendio del teatro de Aranjuez, durante el estreno de su propia obra, La gloria de Niquea, en que Villamediana salv? a la reina llev?ndosela en brazos., y de la audaz exhibici?n de sus pretensiones ?con un traje cubierto de monedas (reales de plata) y la divisa ?son mis amores reales ?- en las justas de la Plaza Mayor de Madrid.

El incendio del teatro de Aranjuez ocurri? el 8 de abril de 1622 y la noche del 21 de agosto de ese mismo a?o el conde era asesinado por un desconocido en la calle Mayor de Madrid, a la puerta de su casa, cuando regresaba de palacio en compa??a de don Luis de Haro. Las investigaciones de Luis Rosales parecen probar, que el asesinato de Villamediana no se debi? a una venganza entre homosexuales, como se dijo, sino a motivos de pol?tica palaciega y el impulso soberano no fue ajeno a su muerte.

Villamediana fue uno de los m?s grandes poetas l?ricos del Siglo de Oro, de fondo renacentista y estilo culterano y conceptista, estilos de los que realiz? una admirable s?ntesis, asimilando espl?ndidamente la influencia de Petrarca y la de su amigo G?ngora que prolog? su pieza La gloria de Niquea. Escribi? Villamediana varios poemas extensos: F?bula de Faet?n, F?bula de Apolo y Dafne, F?bula de Venus y Adonis, en los que es patente la huella gongorina. Pero el mejor Villamediana hay que buscarlo en sus sonetos ?sus Obras publicadas en Zaragoza en 1629 contienen unos doscientos-, en los que emula frecuentemente al propio G?ngora y excede al resto de sus disc?pulos. En estas composiciones, aunque las l?neas de su arquitectura recuerdan las del maestro, hay un acento muy personal, una ?ntima y delicada emoci?n de honda poes?a, que trae a la memoria la tr?mula voz de Garcilaso. En los temas amorosos, especialmente, los versos de Villamediana adquieren una sencilla transparencia: ?No he de menester ventura por amaros; / amo de vos lo que de vos entiendo, / no lo que espero, porque nada espero?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La peor paz es mejor que la mejor guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 21:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios