Mi?rcoles, 18 de octubre de 2006
ANTONIO DE CAPMANY
(1742-1813)

?No hemos de confundir la pureza del lenguaje
con el purismo... Todos los puristas son ordinariamente fr?os,
secos y descarnados en sus escritos.?.
Antonio de Capmany.

LA VOZ DE UN GRAN FILOLOGO

Donde verdaderamente sobresale Capmany es en el ?mbito de la filolog?a en el que parece que hay acuerdo entre todos los estudiosos. ?Capmany destaca sobre todo como fil?logo?, dice Alborg.

Una de las primeras obras que escribi? fueron los Discursos anal?ticos sobre la formaci?n y perfecci?n de las lenguas y sobre la castellana en particular. El estudio es incompleto y probablemente por eso lo hizo seguir de un op?sculo titulado Formaci?n de la lengua castellana, en cuyas sugerencias ha bebido muchas veces toda la cr?tica posterior.

Antonio de Capmany y de Montpalau naci? en Barcelona el 24 de noviembre de 1742. y muri? en C?diz el 14 de noviembre de 1813. Hab?a estudiado humanidades y filosof?a, pero se decidi? por la carrera militar al ingresar en el Regimiento de Dragones de M?rida. Con todo, tampoco ?sta deb?a satisfacerle, pues .-tras intervenir en la guerra de Portugal de 1762- abandon? el ej?rcito para dedicarse por entero al estudio y la investigaci?n. Colabor? con Olavide en las poblaciones de Sierra Morena, viviendo alg?n tiempo en La Carolina. En 1773 se instal? en Madrid donde se relacion? con el mundo literario y de la pol?tica, llegando a ser miembro de la Academia de la Lengua y de la Historia. A ra?z de la invasi?n francesa en 1808 se traslad? a Andaluc?a y fue diputado en las Cortes de C?diz por Catalu?a, teniendo una actividad pol?tica muy intensa hasta su muerte.

Capmany interviene en la pol?mica espa?ola sobre la organizaci?n gremial del trabajo y de la producci?n de finales del siglo XVIII, enfrent?ndose a Jovellanos y Campomanes defendiendo la pervivencia de los gremios. Capmany representa una opci?n conservadora te?ida de cierta ingenuidad.

Como historiador, la gran obra de Capmany son sus Memorias hist?ricas sobre la Marina, Comercio y Artes de la antigua Ciudad de Barcelona (1779-1792), compuesta a instancias de la Junta de Comercio de Barcelona. Se consider? entonces una novedad en la historiograf?a europea, por la seriedad y el rigor con que est? hecha, haciendo una aportaci?n sustancial a la ?historia civil? . Men?ndez Pelayo dice es ?ste ?uno de los libros que m?s honra a la cultura espa?ola del siglo XVIII?.

Muy discutida ha sido su Filosof?a de la elocuencia (1776). Su intento de superar el casuismo en el estudio del arte de la oratoria, pasando de la fr?a enumeraci?n de normas a una interpretaci?n filos?fica y racional de las mismas, est? lleno de nobleza intelectual.

La obra de madurez de Capmany es su Teatro hist?rico-cr?tico de la elocuencia castellana (1786). Los prop?sitos que gu?an al autor son b?sicamente dos: mostrar a los extranjeros la existencia de una rica literatura castellana y poner a disposici?n de los espa?oles una serie de modelos dignos de ser imitados. El criterio de selecci?n ser? muy exigente, y esto es uno de los grandes valores de la obra. L?zaro Carreter dice del Teatro hist?rico-cr?tico que es ?la obra m?s importante de la filolog?a nacional en el siglo XVIII?. Y a?ade m?s adelante: ?Se exige una inmediata y cordial revalorizaci?n de este gran fil?logo, verdadero campe?n de nuestra lengua en su momento cr?tico, en el instante, si no m?s peligroso, m?s decisivo de su historia?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Mi guerra es no ir a la guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios