S?bado, 21 de octubre de 2006
JUAN DE LA CUEVA
(1543-1610)

?Estos que en sus poes?as se apartaron
de la inventiva son historiadores
y poetas aquellos que inventaron.?
Juan de la Cueva.


LA VOZ DEL PRIMER DON JUAN

Tanto en poes?a como en teatro, Juan de la Cueva representa el cruce de diversas corrientes propias del siglo XVI. Donde realmente encontramos al autor sevillano como figura esencial es el campo de la escena., si bien, en su teatro Cueva es un ejemplo m?s de la incertidumbre de aquella etapa, que intu?a ya la nuevas formas esc?nicas, pero no acertaba a liberarse a?n del lastre cl?sico. Su obra de mayor fama por motivos extr?nsecos a ella misma es El infamador: en torno a su protagonista, presunto antecesor del Tenorio de Tirso y de Zorrilla, con la actuaci?n final de N?mesis, la diosa de la venganza, en vez de la estatua del comendador.

Nacido en Sevilla hacia el 1543 en el seno de una familia acomodada que proced?a de la casa Albuquerque, seg?n cuenta en Historia de la Cueva, este dramaturgo que nacionalizar?a el teatro espa?ol pas? a M?xico en 1574. Tres a?os m?s tarde regresaba a Sevilla, ciudad que con nostalgia cantar? en los poemas escritos en tierra americana, para dedicarse a las letras. Vivi? tambi?n en Canarias y Cuenca. Poco m?s se sabe de su vida pese a que goz? de gran fama: en el movedizo terreno de la leyenda se ha hablado de unos amores con Br?gida Luc?a de Belmonte, cuya muerte estuvo a punto de sumir al poeta en la locura. Muri? hacia el 1610

En sus inicios Juan de la Cueva compone poemas petrarquistas de corte estoico; en metros tradicionales expresa mejor sus sentimientos amorosos, dom?sticos y literarios. Al abandonar en 1581 el teatro ?entre 1579 y esa fecha compuso todas sus piezas- se lanz? muy decidido a la poes?a con el Coro febeo de romances historiales (1588), donde se encuentran algunos dignos de Lope o Quevedo, la Conquista de la B?tica (1603) sobre la liberaci?n de Sevilla de Fernando III, la Historia de la Cueva, El viaje de Sannio, Los amores de Marta, Llanto de Venus en la muerte de Adonis y La Muracinda o Batalla entre ranas y ratones. De toda su obra po?tica lo m?s interesante hoy es el Exemplar po?tico.

Su producci?n dram?tica fue breve (14 piezas) y escrita en un lapso de tiempo muy corto: comenz? imitando a los cl?sicos con asuntos hist?ricos o mitol?gicos como Tragedia de Ayaz Telam?n, Tragedia de la muerte de Virginia y Comedia de la libertad de Roma por Mucio Esc?vola . Quiz? el ?nico m?rito de estas piezas, adem?s de insertar romances y ponerlos en boca de sus personajes, radique en haber tratado con gran libertad temas ya definidos y estructurados, en haberse desprendido de la imposici?n argumental. Al evolucionar, Cueva deja de orientarse hacia el mundo cl?sico para fijarse en la realidad m?s cercana de la historia nacional y sus cr?nicas, as? inicia la apertura hacia un mundo nuevo en Tragedia de los siete infantes de Lara, Comedia de la libertad de Espa?a por Bernardo el Carpio, Tragedia de la muerte del rey don Sancho, Comedia del saco de Roma...; en estas piezas incrust? romances que el pueblo y espectador mismo conoc?a y cantaba con frecuencia. De ah? esa participaci?n, ese contacto emotivo entre escenario y espectador, entre autor y auditorio. Cultiv? tambi?n la comedia del tipo novelesco o de libre invenci?n como La constancia de Arcelina, El viejo enamorado y El infamador.

Una obra de especial importancia de Juan de la Cueva es el Exemplar po?tico (1606) escrito en tercetos con la intenci?n de hacer una preceptiva literaria en tres ep?stolas: la primera versa sobre el poeta, la segunda sobre los versos y la tercera sobre los g?neros. Globalmente considerado, el Exemplar po?tico supone el primer manifiesto lopista; olvidando sus primeras obras, Cueva apuntaba te?ricamente los caracteres del nuevo teatro, alabando los enredos, su car?cter nacional, su independencia de las normas cl?sicas, la riqueza tem?tica de las tramas y su variedad expositiva, la gracia de sus burlas, etc?tera. Nos hallamos ante la preceptiva del siglo siguiente, la que har? triunfar Lope; muchos de los consejos que Cueva da, hab?an sido incumplidos por ?l, y si como autor no logr? alzar a las tablas ideas tan h?biles, al menos como cr?tico pudo configurar todo un conjunto de reglas y c?nones que habr?an de ser obedecidas por los dramaturgos posteriores. Y como dijo nuestro poeta: ?Cuando haya comedias, ve sujeto / al arte, y no al autor que la recita / no pueda el inter?s m?s que el sujeto. / Con el cuidado que es posible evita / que no sea siempre el fin de casamiento, / ni muerte, si es comedia, lo permita?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios