Domingo, 29 de octubre de 2006
FRANCISCO ARIAS SOLIS
Plaza San Severiano, 2
11007 - CADIZ
Tel?fono 956 / 263131
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias



CESAR VALLEJO
(1892-1938)


??Y si despu?s de tantas palabras
no sobrevive la palabra!?
C?sar Vallejo.

LA VOZ DE LA SOLIDARIDAD

Lo que impresiona de Vallejo es la densidad de su compromiso, la distorsi?n axiol?gica a que somete a la palabra, los resultados, siempre desgarradores de su batalla con el absurdo. Conducta que realmente no tiene antecedentes en nuestro idioma. Vallejo es el hechizado que se contempla en el hechizo. Ha llevado hasta sus ?ltimas consecuencias el experimento rom?ntico de atestiguar por su conciencia.

C?sar Vallejo es, sin duda, uno de los m?s grandes poetas hispanoamericanos del siglo XX. Nace en Santiago de Chuco, ciudad del departamento de la Libertad, en la cordillera de los Andes del Per?, el 16 de marzo de 1892. Sus padres le transmiten sangre espa?ola mezclada con sangre ind?gena.

Concluidos sus estudios primarios. Vallejo deja Santiago para ir a Huamachuco, donde cursa cuatro a?os de ense?anza media. Es cuando descubre la literatura y empieza a borronear versos.

Su familia sufre dificultades econ?micas y Vallejo ha de emplearse en las minas y posteriormente en una hacienda azucarera de ayudante de cajero. En 1913, Vallejo puede cursar el primer a?o de Letras de la Universidad de Trujillo. A finales de 1917 marcha a Lima donde trabaja como maestro de primaria. En 1919 publica Los Heraldos Negros, que es recibido por la cr?tica con mezcla de asombro y admiraci?n.

C?sar Vallejo asume la carga del dolor ajeno al igual que la del dolor propio; pero no acepta someterse a ning?n imperativo de la estrategia pol?tica. Madura el proyecto de huir m?s lejos, hasta ?un sitio muy grande y muy lejano y otra vez grande? , ?un sitio en el mundo que se llama Par?s?. Vallejo es encerrado en la c?rcel de Trujillo tres meses y medio. Despu?s de que intervinieran en su favor las asociaciones estudiantiles y numeroso intelectuales, recobra su libertad. Su experiencia en la c?rcel lo marca para siempre; ?el momento m?s grave de mi vida fue mi prisi?n en una c?rcel de Per??, nos dice en Poemas Humanos. Entre las paredes de la celda escribe muchos de los versos que aparecer?n en Trilce.

Vallejo llega a Par?s en julio de 1923. Pasa unos meses de penuria que el invierno agrava. En 1925 empieza a escribir regularmente para el semanario lime?o Mundial, luego para Variedades y El Comercio.

En 1927 renuncia a su puesto de los Grandes Peri?dicos Iberoamericanos, no contando en adelante con m?s dinero que el que le rinden sus cr?nicas. Va haci?ndose a la idea de que la ?suma miseria? es su ?v?a aut?ntica y ?nica de existencia?. En 1928 cae gravemente enfermo. La miseria ajena y la miseria propia, dos caras de un mismo mal, le plantean el cruel interrogante de la justicia y de lo absurdo de ella.

En su primer viaje a Mosc?, Vallejo queda indeleblemente marcado por su contacto con la realidad sovi?tica. En los ?ltimos d?as de 1930, Vallejo recibe orden de salir de Francia con motivo de su actividad pol?tica. Se traslada a Madrid donde vive de escasos art?culos y de algunas traducciones. Dos a?os m?s tarde regresa a Par?s.

Profundamente perturbado por la rebeli?n militar de julio de 1936, Vallejo no se limita a asistir a asambleas y m?tines, sino que colabora denodadamente en la ayuda del pueblo espa?ol y a la causa republicana. Vallejo fue a Madrid y Barcelona durante la fatal guerra civil y volvi? destrozado y casi sin esperanza.

El 13 de marzo de 1938, Vallejo se echa en la cama ?dice- a ?descansar?. En realidad no volver? a levantarse. El 13 de abril empieza a delirar: ?Voy a Espa?a... Quiero ir a Espa?a?. Las enfermedades sufridas por Vallejo eran desconocidas en la medicina. Una de ella se llama Espa?a, y la otra una enfermedad muy vieja: el hambre. El 15 de abril de 1938, Viernes Santo, Vallejo muri? de hambre.

En Espa?a, aparta de mi este c?liz, cant? con voz de hombre, l?rica, dolida y solidaria, vencida y victoriosa, al mismo tiempo, entr?ndose en el alma del pueblo espa?ol. Vallejo dispar? en Espa?a todo su amor por la humanidad. Despu?s, guard? silencio.

C?diz, 6 de abril de 2006.
Publicado por Franciscoariassolis @ 21:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios