Mi?rcoles, 01 de noviembre de 2006
FRANCISCO ARIAS SOLIS
Plaza San Severiano, 2
11007 - CADIZ
Tel?fono 956 / 263131
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


EL 16 DE MARZO SE CUMPLEN 70 A?OS DEL NACIMIENTO DE ENRIQUE BADOSA.

?... el cielo es el papel donde escribamos
siempre de pu?o y letra libertad,
la mar es la sed fresca que nos limpia
los labios fatigados de callar,
la tierra es la ocasi?n de vivir recio
contra quienes se niegan a la paz,
y el amor es la tierra, el pan y el vino,
el cielo, el mar y un gesto de bondad.?
Enrique Badosa.

LA VOZ DEL POETA DE LA PAZ.

Badosa es un catal?n universal por la tem?tica de sus versos; un poeta existencial, si reparamos en las ra?ces de su poes?a, en el punto de arranque de su obra; las condiciones del entorno se le imponen y desde ellas denuncia lo que de mentira, de cruel o inhumano hay en nuestro mundo. Esta faceta de Badosa es distinta pero no desconectada de la anterior, ya que su denuncia -realizada muchas veces a trav?s del humor- arranca de una postura ?tica que tiene su fundamento en su concepci?n de la existencia humana.

Enrique Badosa naci? en Barcelona el 16 de marzo de 1927; estudi? Filosof?a y Letras y Periodismo; ambos aspectos de su formaci?n se descubren en el humanismo de sus versos, en la consideraci?n cr?tica de la actualidad, en el tono con que se acerca a lo real. Es fundador del Premio Leopoldo Alas para libros de cuentos, colaborador de El Noticiero Universal y director literario del departamento de Lengua Espa?ola de la editorial Plaza-Jan?s. En 1986 obtuvo Premio Francisco de Quevedo por su poemario Epigramas confidenciales, tres a?os m?s tarde recibi? el Premio Ciudad de Barcelona, y en 1992, el Premio Fastenrath de la Real Academia Espa?ola. Sus traducciones po?ticas van desde Horacio a los poetas medievales catalanes y J.V. Foie y Salvador Espriu. En el ensayo y la cr?tica literaria destacan Razones para el lector, La libertad del escritor y Primero hablemos de J?piter.

M?s all? del viento (1956) recoge los primeros poemas en su mayor?a sonetos, escritos en una ?poca de car?cter existencial, en la que la presencia y el significado de la muerte imponen un acento grave en los versos del joven poeta; la tristeza y soledad dominan su horizonte humano, tambi?n la trascendencia y la esperanza, aunque s?lo vislumbradas desde la niebla, desde ese Alguien que pasa, que dice, que se acerca, ?que promete en las preguntas / y que lo cumple todo en las respuestas?.

El tono grave e intimista de Badosa persiste en Tiempo de esperar, tiempo de esperanza (1959). Comienza el libro con un tema manrique?o: la brevedad de la vida y la inseguridad del tiempo en esta tierra, y para esta herida humana recomienda el poeta ?amar palabras m?s sencillas? ?y confiar, persistentes en el tiempo / vivido en el amor de la esperanza?. Este refugio en la esperanza es la ?nica puerta que el poeta advierte, ante la soledad y el vac?o en que viven los hombres. En 1963 public? Baladas para la paz; en este libro es la consideraci?n del pr?jimo -los creyentes, los ni?os, los bebedores, los soldados, los peregrinos, los que duermen- la que promueve el trabajar en dar raz?n a la verdad, oficio de la paz que asume Badosa. Arte po?tica (1968) recoge poemas dedicados a emociones est?ticas: Versalles, Chartres..., de los que no est? ausente la reflexi?n sobre el entorno social, que claramente se advierte en ?Madrigal de las Altas Torres?; en el libro hay otras composiciones de tema existencial. En rom?n paladino aparece la iron?a, la cr?tica de la vulgaridad de cada d?a, la s?tira social referida a tipos y acontecimientos actuales. Su conocido libro Mapa de Grecia, es como un inmenso friso l?rico en el que compone un canto ?nico al pa?s griego. Historias en Venecia, si contiene poemas -contemplaciones- referidos a la ciudad italiana, se hallan introduciendo otras composiciones, cuyos temas son: el amor, la s?tira y el sarcasmo entre tantos hechos de la sociedad de nuestro tiempo que denuncian su decadencia, el terror de los desastres de las ?ltimas guerras, para concluir con un soneto que es, todo ?l, una met?fora del esplendor de la vida, que aun en su riesgo es salvaci?n. Y como dijo el poeta catal?n: ?El pan es el derecho cotidiano / de quien trabaja y dice la verdad, / el vino es el deber de los prudentes / que cumplen mandamientos de so?ar?.

C?diz, 12 de Marzo de 1997.
Publicado por Franciscoariassolis @ 4:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios