Mi?rcoles, 01 de noviembre de 2006
FRANCISCO ARIAS SOLIS
Plaza San Severiano, 2
11007 - CADIZ
Tel?fono 956 / 263131
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias



SOLUCIONES FANT?STICAS


?Yo tengo hecha con el cielo
una escritura perpetua
de no marcharme de este mundo
hasta que la muerte no venga.?
Augusto Ferr?n.


REMEDIOS MILAGROSOS

Hace m?s de cien a?os que aparecieron los primeros anuncios de aguas milagrosas y de sortijas para combatir todos los padecimientos.

El car?cter psicosom?tico de ciertas dolencias y la comprensible ansia de curaci?n de los pacientes explican en buena parte el auge adquirido por estas soluciones fant?sticas o milagrosas.

En algunas ocasiones ?las menos- nos encontramos ante t?cnicas curativas no ortodoxas o no validadas cient?ficamente, que juegan con la credulidad de las personas asegurando que pueden llegar donde la medicina oficial no llega. Pero existen tambi?n sustancias que pueden provocar graves efectos secundarios y agravar las dolencias que te?ricamente curan. E, incluso, supuestos ?remedios? que, aun siendo inocuos, acaban siendo mortales para el enfermo al enga?arle y apartarle de las soluciones m?dicas.

Tanto los colegios profesionales como las jerarqu?as sanitarias son tardos en responder a este tipo de curaciones milagrosas. No entendemos que existan normativas muy exigentes para la introducci?n de una nuevo f?rmaco o la realizaci?n de ensayos cl?nicos en nuestro pa?s, mientras permanecen indiferentes ante remedios en los que no existe ninguna evidencia documentada de su utilidad.

La obesidad es uno de los problemas que m?s preocupa a la poblaci?n actual en los pa?ses desarrollados, por razones sanitarias como puramente est?ticas. Este ?ltimo aspecto ha sido decisivo en el desarrollo y proliferaci?n de falsas t?cnicas de adelgazamiento casi milagrosas. Son muchos los anuncios que diariamente contribuyen a enga?ar a miles de personas que no son capaces de reconocer que ?comen m?s de lo que necesitan? y que hacen una vida muy sedentaria.

Recientemente se han multiplicado las ofertas terap?uticas que se anuncian como eficaces en algunas enfermedades cr?nicas, sobre todo en aquellas en las que los resultados de los tratamientos de la medicina actual distan de ser satisfactorios.

Estos remedios milagrosos se ofrecen con un cierto ropaje ?cient?ficos? y se anuncian profusamente, atrayendo a unos colectivos de enfermos ?vidos de alcanzar una soluci?n m?s eficaz para sus s?ntomas.

Se hace necesario que se cumpla al m?ximo la legislaci?n que existe en nuestro pa?s sobre la publicidad sanitaria. La Ley General de Sanidad obliga a la veracidad de la publicidad referida a los productos sanitarios y limita la publicidad que puede constituir un peligro para la salud. Y es que, como dijo el poeta: ?La mentira corre tanto / para alcanzar la verdad, / que en el impulso que lleva / siempre se la deja atr?s?.

C?diz, 12 de abril de 2006.
Publicado por Franciscoariassolis @ 4:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios