Domingo, 05 de noviembre de 2006
FRANCISCO ARIAS SOLIS
Plaza San Severiano, 2
11007 - CADIZ
Tel?fono y Fax 956 / 263131
e-mail: [email protected]

GABRIEL CELAYA
(1911-1991)

?Mientras haya en la tierra un solo hombre que cante
quedar? una esperanza para todos nosotros.?
Gabriel Celaya.

LA VOZ DE LA PAZ Y LA ESPERANZA

Gabriel Celaya es el verso que no cesa. Es una tenaz y
larga tentativa de transformar al mundo por la poes?a. Es el ?poeta social? por excelencia. Su lenguaje
es deliberadamente de car?cter conversacional. ?Lo importante -dec?a Celaya- no es hablar del pueblo
sino hablar con el pueblo?. Y a?ad?a: ?D?monos a los dem?s para ser quienes de verdad somos
Demos, al darnos, la paz y la esperanza?. Celaya asume la conciencia de las gentes an?nimas que se
hallan a su alrededor y habla por ella con una actitud de solidaridad y esperanzada alegr?a en el futuro.
En realidad, la obra de Celaya se presenta como una gran s?ntesis de casi todas las preocupaciones y
estilos que forman el entramado de la poes?a espa?ola del siglo XX. La huella de personalidades tan
dispares con Unamuno, Guill?n o Aleixandre pueden detectarse aqu? y all?, a lo largo de la extensa
producci?n en verso, en la que se dan cita, sin desvirtuar su decidida vocaci?n realista, las im?genes
futuristas y las visiones surrealistas, vitalizando y nutriendo una escritura que se esfuerza en incorporar
todo lo que la tradici?n pone al alcance de su mano. Sin duda, Celaya es un profundo conocedor de la
poes?a de su tiempo, y no debemos olvidar que su tiempo es tambi?n el de la experimentaci?n y la
vanguardia y el de la politizaci?n del arte, el de la revoluci?n en la literatura y el de la literatura al
servicio de la revoluci?n.

Gabriel Celaya y Juan de Leceta son dos seud?nimos
literarios de Rafael Gabriel M?gica Celaya. El poeta nace en Hernani (Guip?zcoa), el 18 de marzo de
1911. Cursa el bachillerato en San Sebasti?n y la carrera de Ingeniero Industrial en Madrid. Sus a?os
de permanencia en la Residencia de Estudiantes fueron decisivos para su formaci?n. Casado con la
escritora Amparo Gast?n, juntos desarrollaron una importante labor editorial y escribieron varios libros.

En 1935 y 1936 escribe sus dos primeros libros:
Marea del silencio y La soledad cerrada. Despu?s deja de publicar durante diez a?os, aunque no de
escribir. En 1947, en San Sebasti?n, donde residi? muchos a?os fund? y dirigi? la colecci?n de poes?a
Norte. En 1956 deja de trabajar como ingeniero y se traslada a vivir a Madrid para dedicarse
enteramente a la literatura. Viaja a Cuba en noviembre de 1967 y participa en el Congreso de la
Cultura que tuvo lugar en La Habana en enero de 1968. En este mismo a?o viaja a Brasil para tomar
parte en el acto de inauguraci?n del monumento erigido a Garc?a Lorca en la ciudad de San Pablo.

En 1936 obtuvo el Premio Lyceum, en 1957, el Premio
de la Cr?tica, en 1963, en Italia, el Premio Internacional Libera Stampa y en 1968, en Italia, el Premio
Internacional de Poes?a Etnia-Taormina. Fue traductor de Rilke, Rimbaud y Paul Eluard. En 1986 se le
concedi? el premio de las Letras Espa?olas, y en 1987 el Nacional de Literatura. Gabriel Celaya muere
el 18 de junio de 1991.

Hay un libro en prosa, escasamente citado, de Gabriel
Celaya, un hermos?simo libro titulado Tentativas que fue impreso en los primeros d?as de julio de
1936. Volviendo a leer este libro, y teniendo presente toda la obra posterior de Gabriel Celaya,
Tranquilamente hablando, Las cosas como son, Las cartas boca arriba, Cantos iberos, Lo dem?s
es silencio, Las resistencias del diamante, El coraz?n en su sitio, Lo que faltaba, M?sica celestial,
De claro en claro, Poes?a urgente, Capos sem?nticos, Trilog?a vasca, El mundo abierto..., no hay
m?s remedio que pensar que toda esta inundaci?n de versos, que gritan o que claman, que quieren
poner ?las cartas boca arriba?, que tratan de producir una agitaci?n moral para el entendimiento del
sufrir y el esperar humano, no son sino un intento de salvar el humanismo, la realidad pura del arte, la
unamuniana tragedia hambre de inmortalidad.

Celaya escribi? tambi?n novelas, como L?zaro calla y
Lo uno y lo otro; ensayos, como Exploraci?n de la poes?a, Los espacios de Chillida y Memorias
inmemoriales.

La poes?a de Celaya tiene el sortilegio de lo que ha sido
creado entre las cosas naturales. Esta poes?a del pueblo tiene ese sello de lo que debe vivir a la
intemperie soportando la lluvia, el sol, la nieve, el viento. Es poes?a que debe pasar de mano en mano.
Poes?a que ha sido golpeada, que no tiene la simetr?a griega de los rostros perfectos. Tiene cicatrices en
su rostro alegre y amargo. Poes?a verdadera sin m?s. Poes?a que es como un grito que permanece en el
aire. ?Son gritos en el cielo?, nos dice el poeta.

La evoluci?n de Celaya hacia la est?tica del
compromiso es muy clara y aut?ntica. Celaya pasa a la participaci?n, impulsando la corriente de lo qe
se ha dado en llamar poes?a social, poes?a al servicio de algo, concebida -en sus propias palabras-
como una ?herramienta para transformar el mundo?.

FRANCISCO ARIAS SOLIS
Publicado por Franciscoariassolis @ 6:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios