Domingo, 19 de noviembre de 2006
RINCONES ESPA?OLES

?No s? qu? tiene el aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de m? mismo
no puedo venir m?s lejos.?
Lope de Vega. La Dorotea.

PARA VIVIR EN ELLOS

En su teatro, viv?simo para la lectura, Lope nos ofrece innumerables damas y galanes enamorados. Pero la expresi?n m?s viva y verdadera de todos sus enamorados nos la dio en su propio autorretrato juvenil: en el de Don Fernando; y el de las enamoradas, en su enamorada Dorotea.

La Dorotea, como pieza teatral es el primer sainete, el primero y el mejor, el m?s gran sainete madrile?o de todo el teatro espa?ol barroco, rom?ntico y naturalista: de todo ese riqu?simo venero inagotable de poes?a dram?tico popular.

Lope, dir?amos que invent? un Madrid que todav?a vive en sus escenarios sainetescos, imaginariamente para nosotros; y que tal vez nos parece que vive que sigue vivo en su realidad ante nuestros ojos. Digo tal vez. Repetidamente lo he evocado en sus rincones viejos donde a?n conserva su caracter?stica fisonom?a propia. Avivando recuerdos y esperanzas. Tambi?n esperanzas. Que no me podr?n quitar su dolorido, o alegre y gozoso sentir. Su vivo sentido para m?. Siguiendo este sentir y sentido vengo hablando, escribiendo de Espa?a

Todos y cada uno de los bell?simos rincones espa?oles que he visto, parecer?a que me invitaban por su belleza misma, a quedarme en ellos. Todos los del Norte o del Sur, los de Castilla, o de Galicia o de Asturias o de Catalu?a o de Arag?n... como los de Andaluc?a. A quedarme en ellos para siempre. Pero no para un siempre mortal, para morirme tranquilamente en alguno, sino, al contrario para vivir, para seguir viviendo en ellos, poco a poco y paso a paso, de su misma vida: aunque mi vida, como toda vida, vaya as? andando hacia la muerte.

Tal vez dije un d?a a un andaluz amigo m?o, que so?aba con alguno de esos rincones andaluces para morir en ?l: para morirme en ?l. No s? si este deseo o sue?o fue leg?timamente interpretado como compromiso de honor: el de volver a Andaluc?a para morir en ella. Puede ser cierto. Sigo so?ando que lo sea. Morir en un rinc?n andaluz sigue siendo aqu? mi deseo. Y mi esperanza. Pero mientras me muero me parece que vivir aqu? no es estar muerto. Justamente para m? ha sido y sigue siendo lo contrario.

Desde que llegu? a Andaluc?a, tras largu?simos a?os de ausencia, me siento como revivido en ella. No s?lo es Andaluc?a para m? un bello rinc?n malague?o, gaditano, cordob?s, sevillano o granadino en donde morir tranquilamente. Es m?s mucho m?s que eso. Es su historia viva de hoy: la de sus hombres y sus pueblos vivos: vivos y no muertos.

Andaluc?a es un pueblo vivo que ?como dir?a Nietzsche al igual del hombre en cuanto hombre- merece ser superado. Superado y no repetido en el tiempo, en su historia. Por eso, m?s all? de esta Andaluc?a, turbada por muchos andaluces parados, tan viva y verdadera, que ahora veo, que estoy viendo y sintiendo vivamente, verdaderamente, sue?o otra, espero otra, que la supere sucedi?ndola.

El que sabe como Lope de amor; es un enamorado de las cosas, de las palabras, de la tierra, del pueblo. Lope era un enamorado de Espa?a. De esta Espa?a que vivo y pienso y sue?o siempre humana como la aprend? en Lope, por su Madrid, en Cervantes por toda ella. Los andaluces sabemos de amor, y hemos de ser unos enamorados de Andaluc?a. De una Andaluc?a que pienso y sue?o todav?a vivi?ndola como una realidad nacional que merece ser superada. Y es que, como dijo el poeta: ?Si a mi me dan a elegir / yo nazco bajo un olivo, / orilla al Guadalquivir?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Paz, queramos paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios