Jueves, 23 de noviembre de 2006
ALFONSO HERN?NDEZ CATA
(1885-1940)

?Y tras una inquietud m?s intensa, vio abrirse
la puerta poco a poco, y avanzar hacia ?l
un hombre envuelto en misteriosa penumbra
de la cual solo de se destacaban los ojos y la frente.?
Alfonso Hern?ndez Cat?.


LA VOZ DE UNO DE LOS MEJORES CUENTISTAS

Hern?ndez Cat? es un cultivador del periodismo, la diplomacia, la poes?a, la novela y colaborador de Marquina en varias piezas teatrales, pero es el cuento donde se encuentran sus mejores aciertos. Est? considerado uno de los mejores cuentistas de su generaci?n por la elegancia y originalidad de sus obras, goz? de una enorme popularidad y sus obras fueron traducidas a numerosos idiomas. Uno de sus cuentos m?s conocidos Mand? quinina, tiene mucho de autobiogr?fico. Sus narraciones suelen ser de car?cter realista, con elementos naturalistas; su tema m?s frecuente es el de la psicolog?a patol?gica, con tintes melodram?ticos, pero con una prosa suelta y ?gil que, en algunos casos, le acerca en calidad a Clar?n o a la Pardo Baz?n.

Alfonso Hern?ndez Cat? naci? en Aldead?vila de la Ribera, provincia de Salamanca, el 24 de junio de 1885. Hijo de un militar espa?ol destacado en Santiago de Cuba y de una cubana. A los pocos meses de nacer regresa con su familia a Cuba para residir en Santiago. A los 16 a?os ingresa en el Colegio de Hu?rfanos Militares de Toledo, se escapa del colegio y se traslada a Madrid. Fue aprendiz de ebanista mientras estudiaba idiomas, psicolog?a, historia y traduc?a libros. En 1907 publica su primer libro Cuentos pasionales, con bastante ?xito de cr?tica y p?blico. Casado con Mercedes Galt, regresa a La Habana. Trabaja como periodista en El Diario de la Marina y La Discusi?n. En 1909 ingresa en la carrera diplom?tica como c?nsul de segunda clase. Primeramente fue c?nsul en El Havre, m?s tarde en Birmingham, Santander, C?diz y Alicante. En 1918 llega a Madrid ascendido como c?nsul de primera clase, donde permanecer? hasta 1921, que es despedido de Madrid y enviado a El Havre, por haber publicado una serie de art?culos en los que defiende el derecho de los marroqu?es a su independencia. Hern?ndez regresa a Madrid en 1925 como c?nsul y en 1933 es nombrado Embajador de Cuba en Espa?a y, posteriormente, en Panam?, Chile y Brasil, donde muere en un accidente de aviaci?n cuando sobrevolaba la Bah?a de Botafogo en R?o de Janeiro, el 8 de noviembre de 1940.

Los libros de narraciones breves m?s sobresalientes de Alfonso Hern?ndez Cat? son Cuentos pasionales, Los siete pecados (1918), Los frutos ?cidos (1919), La casa de las fieras (1919) y Manicomio (1931). Entre sus novelas, de menor valor que sus cuentos merecen citarse Pelayo Gonz?lez (1909), La juventud de Aurelio Zald?var (1912), La muerte nueva (1922), El ?ngel de Sodoma (1927) y El bebedor de l?grimas (1927). En 1931 publica su libro de poes?a Escala. Escribe en colaboraci?n con Alberto Ins?a, las obras de teatro Cabecita loca, El amor tard?o, En familia y El bandido, y en colaboraci?n con Eduardo Marquina Don Luis Mej?a. Es autor tambi?n del ensayo Mitolog?a de Mart? (1929). Y como alguien ha dicho: ? Alfonso Hern?ndez Cat? vivi? como un gran cubano y escribi? como un gran espa?ol?.
Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La paz pide una oportunidad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios