S?bado, 29 de septiembre de 2007
ILDEFONSO-MANUEL GIL
(1912-2003)

?A la orilla del mar, so?ando a Espa?a
la veo en m? adentrarse y ser m?s m?a,
purificada y alta en el recuerdo.?
Ildefonso-Manuel Gil.

LA VOZ CARA A LA VERDAD.

Entre lo m?s definitorio que se ha escrito sobre la generaci?n del 36, a la que pertenecen, entre otros poetas, Germ?n Bleiberg, Gabriel Celaya, Miguel Hern?ndez, Juan y Leopoldo Panero, Dionisio Ridruejo y Luis Rosales, hay que se?alar el conciso autoan?lisis de uno de los mejores y menos conocidos poetas de la misma, Ildefonso-Manuel Gil, que en el verano de 1968, en la Universidad de Syracuse (Estados Unidos), dijo: ?Soy un escritor de la generaci?n m?s terriblemente marcada por la guerra civil, la que m?s ha sentido en su propio destino el problema espa?ol; para nosotros ese problema no ha sido s?lo materia de pensamiento, preocupaci?n intelectual y sentimental, sino c?rcel, persecuci?n y -en casos m?s dolorosos- muerte?. Dec?a Gil a continuaci?n: ?Creo que casi todos los escritores de la generaci?n de 1936 estamos decididos a escribir cara a la verdad, fuera del odio y dentro de la justicia?.

Y prosegu?a su caracterizaci?n de la generaci?n, se?alando como elemento fundamental el de haber sido ?arrojados?: arrojados a la c?rcel, al exilio..., y hasta de la vida misma, como fue el caso de Miguel Hern?ndez. Sin olvidar tampoco una forma de arrojamiento: la de haberse visto arrojados dentro de s? mismos, retra?dos a la vida privada en virtud de una conciencia dolorida de que en la vida p?blica no se pod?a vivir y s?lo cab?a replegarse a la interioridad: una forma como otra cualquiera de ser arrojados de la existencia hist?rica, de la existencia comunitaria.

Las comparaciones son odiosas, y lo ser?a, y muy gravemente, la de este poeta, con quienes le antecedieron o les han seguido. Probablemente respondiera al reto de las circunstancias hist?ricas que les toc? en suerte con tanto garbo como cualesquiera otro. Con figura menos cuidada porque no era tiempo de lindezas el suyo. Poes?a la suya no qu?mica, ni ?juanramonianamente? pura, pero s? pura ?ticamente, s? hist?ricamente veraz.

Ildefonso-Manuel Gil naci? en Paniza, provincia de Zaragoza, el 22 de enero de 1912 y muri? en Zaragoza en 2003. Licenciado en Derecho por la Universidad de Madrid y doctor en Letras. Fue encarcelado en Teruel como destacado republicano durante la guerra civil espa?ola. Posteriormente fue represaliado por no querer jurar los principios del llamado movimiento nacional, Dio clases en el colegio Santo Tom?s de Zaragoza, propiedad de Miguel Labordeta. Funda con Ricardo Guill?n la revista literaria Literatura. Fue uno de los primeros introductores de la obra de Fernando Pessoa en Espa?a y tradujo la obra de Camoens, Os Lusiadas. Fue profesor de Literatura, durante muchos a?os, en los Estados Unidos. En la transici?n volvi? a Espa?a, donde recibi? varios galardones y donde acab? trabajando como director de la Instituci?n Fernando el Cat?lico de Zaragoza, recuperando la obra de su amigo Benjam?n Jarn?s.

Su obra po?tica crece en calidad e intensidad dentro de una parquedad relativa. Desde los tanteos de Borradores (1931) y La voz c?lida (1934), hasta la plenitud exigente de Poemas de dolor antiguo (1945), El tiempo recobrado (1947), Cancionerillo del recuerdo y de la tierra (1951), El incurable (1947), Los d?as del hombre (1968) y otros t?tulos. Destaquemos, para el conjunto de su poes?a, la antolog?a Poes?a, y un libro lograd?simo, Luz sonre?da, Goya, amarga luz, en el que destaca el conocido poema ?Los fusilamientos?, que se inicia con estos versos: ?En aquella ocasi?n pintaste un grito, / un grito levant?ndose desde el profundo abismo / hasta tu mano diestra estremecida?. Otros libros po?ticos son Poemas del tiempos y del poema (1973), Eleg?a total (1976), Hombre en su tierra (1978) y Las Colinas (1990)

De su obra narrativa citamos Las monedas en el suelo (1951), Juan Pedro, el dallador (1953) -novela regional aragonesa- y Pueblo nuevo (1960). Cultiv? tambi?n el ensayo, con trabajos sobre Valle-Incl?n, Azor?n y Baroja (1975) y sobre Benjam?n Jarn?s y Mor de Fuentes (Escritores aragoneses, ensayos y confidencias, 1979) y public? un libro de cuentos La muerte hizo su agosto (1978). En su ?ltima novela Concierto al atardecer (1992), narra las experiencias de centenares de detenidos en los primeros d?as de la guerra civil.

Ildefonso-Manuel Gil es poeta de apariencia poco llamativa, m?s hondo que brillante, para ser le?do habitados por un ?ntimo dolor que las palabras s?lo insin?an para que el lector tenga que tomarse la molestia de leer y releer con pausa. Y como dijo el poeta aragon?s: ?He de mirarme el coraz?n, sentirlo, / dejar que se derrame en el silencio / fiel de mi soledad su contenido, / memoria tras memoria, verso a verso?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Tolerancia cero contra la corrupci?n.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios