Jueves, 04 de octubre de 2007
LA VOZ DE LOS POETAS DEL EXILIO

?Y como vas a recoger el trigo
y alimentar el fuego
si yo me llevo la canci?n.?
Le?n Felipe.

LA TRAGEDIA HUMANA DEL EXILIO

Hace casi sesenta a?os, Le?n Felipe escribi? unas palabras de las que luego se retract?, porque pens? que la ?Espa?a peregrina? no se hab?a llevado nada, ni la ?canci?n?, que se qued? -con los hombres- dentro de Espa?a. ?Tuvo raz?n el poeta en 1939? ?La tuvo despu?s?

No se quedaron sin voz -como a?os despu?s pudo verse- los espa?oles del interior; tampoco la perdieron los espa?oles del ?xodo.

Es innecesario repetir una vez m?s que la mayor parte de nuestros mejores intelectuales y artistas emprendieron el camino del exilio al final de la guerra civil. El n?mero de poetas exiliados es muy grande; la n?mina de los que no volvieron a pisar su tierra, sobrecogedora. En algunos casos los poetas salieron amenazados por un posible final como el que tuvieron Federico Garc?a Lorca o Miguel Hern?ndez; en otros, partieron en busca de una libertad que sab?an imposible en la Espa?a fascista. Algunos estaban comprometidos con una ideolog?a, o con un partido pol?tico; otros -los m?s- eran, sencillamente, esp?ritus liberales.

A pesar del tiempo transcurrido todav?a es imposible hallar en las bibliotecas e instituciones culturales de nuestro pa?s la obra de los exiliados -si exceptuamos, claro est?, algunos nombres- y la b?sica informaci?n sobre algunos de los poetas en el exilio.

No obstante, se puede afirmar que en todo poeta exiliado, hay un primer momento, m?s o menos largo, de vacilaciones o de desesperanza, y un segundo tiempo que podr?amos llamar de ?nostalgia? o de ?serenidad?: m?s o menos cercanamente, la realidad objetiva pesa en estos estados de ?nimo. Adem?s, se puede observar que hay un tema com?n a todo poeta exiliado, ?Espa?a?, aunque todo exiliado tenga, sin duda, muchas otras preocupaciones.

Era febrero cuando se inicia o agudiza la di?spora. La guerra civil se precipitaba a su final. Tambi?n hacia su final iba la vida de Antonio Machado que, en Colliure, escribir?a su ?ltimo verso, uno de los primeros versos de la poes?a espa?ola desterrada: ?Estos d?as azules y este sol de la infancia?.

Mas en 1939 son j?venes a?n -est?n en su m?s alto momento de creaci?n- muchos otros poetas. Por ejemplo, todos aquellos que hab?an nacido alrededor de 1900 -a?os m?s, a?os menos- y que ya en Espa?a eran nombres reconocidos. Esos tendr?an que seguir viviendo, tendr?an que adaptarse a nuevos lugares; tendr?an que seguir creando. Nos referimos entre otros a Juan Ram?n Jim?nez, Enrique D?ez Canedo, Le?n Felipe, Jos? Moreno Villa, Jorge Guill?n, Pedro Salinas, Juan Jos? Domenchina, Max Aub, Antonio Aparicio, Rafael Dieste, Francisco Giner de los R?os, Juan Larrea, Angel L?zaro, Adolfo S?nchez V?zquez, Arturo Serrano Plaja, Lorenzo Varela, Jos? Bergam?n, Rosa Chacel, Antonio Espina, Jos? Rivas Paneda, Jos? Mar?a Quiroga Pla, Ram?n Gaya, Jos? Herrera Petere, Nuria Par?s, Emilio Prados, Concha M?ndez, Pedro Garfias, Rafael Alberti, Juan Gil-Albert, Manuel Altolaguirre, Luis Cernuda, Ernestina de Champourc?n y Juan Rejano.

Todos los hombres y mujeres cuyos nombres he citado; muchos que no he citado; much?simos m?s -sin duda- que desconozco, hicieron en el exilio una obra po?tica. Una obra po?ticamente importante, porque todos y cada uno de los poetas que sufrieron el exilio, representan, ni m?s ni menos, que un segundo siglo de oro de la Literatura Espa?ola.

Las ideas de libertad y democracia por las que todos estos poetas sufrieron y lucharon son hoy la meta trazada por el pueblo espa?ol, para que nuestro pa?s se encuentre en el concierto del mundo civilizado.

Estos poetas del exilio, lejos de su patria, trataron de sobrevivir su vida, sintieron la garra de la nostalgia, el incesante recuerdo de unas calles, de unos ?rboles, de unas casas, de unas fuentes como aquella a la que Rafael Alberti ped?a, ?que volviera para darle agua?. Supieron de angustia, de dificultades econ?micas, de falta de medios para enfrentarse con ese cada d?a y cada ma?ana. Y ten?an raz?n. El mundo ha dicho que ten?an raz?n.

El recuerdo de estos poetas del exilio nos trae tambi?n a la memoria sus antolog?as po?ticas mutiladas, sus versos censurados, el torpe deseo de algunos de ignorar o tergiversar su aut?ntica personalidad. Todos, todos fueron poetas de la libertad, y por eso se marcharon y por eso vivieron y murieron en el exilio. S?lo con la voz del coraz?n, para liberar a Espa?a de tanto injusto olvido, de tanta injusta persecuci?n en algo tan importante como es el amor y la poes?a, recordamos hoy la voz de los poetas del exilio, pues todav?a algunos no han vuelto. Y es que como dijo el poeta: ?porque en este ata?d contin?a el destierro, / el desterrado sigue desterrado en la muerte?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs
BLOG: http://lacomunidad.elpais.com/aarias/posts


Se ama la libertad como se ama y se necesita el aire, el pan y el amor.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 20:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios