Mi?rcoles, 17 de octubre de 2007
EL EXILIO

?Nos movi? el mismo dolor...,
la misma espina clavada....,
la misma fuerza de amor...
T? en tu tierra, desterrada,
yo en mi destierro mayor,
un cantar son nuestras vidas
-canto entre queja y clamor-.
Concha M?ndez

A LOS PUEBLOS LOS MUEVEN LOS POETAS

Al t?rmino de la guerra civil, Le?n Felipe escribe: ?Al final... despu?s de mil episodios y disputas...el viento se hizo vendaval y borrasca... y empuj? a unos espa?oles elegidos hacia la gran puerta que mira al mar y a las estrellas... Por all? salimos. Por all? sal? yo. Por all? salieron los espa?oles del ?xodo y del llanto?. Y a?ade: ?Y la Espa?a que se llev? la canci?n se llev? el salmo tambi?n? y algo m?s que la canci?n y el salmo: una carga cient?fica, cultural, art?stica e ideol?gica con una reserva en un devenir hist?rico en el que conf?an.

Esta primera alternativa, la del exilio, es una constante en el proceso hist?rico espa?ol, con la connotaci?n psicol?gica de identificaciones de posturas en quienes lo han padecido por actitudes individuales y colectivas en la defensa de la libertad, de la libertad, aqu?, como riesgo. Cuando Goytisolo, en tiempos y circunstancias diferentes, escribe el pr?logo a la Obra Inglesa de Blanco White se produce el fen?meno de identificaci?n entre el prologuista y el autor de la obra rescatada. Dice Goytisolo en la introducci?n: ?En Espa?a, la represi?n ha actuado siempre en primer t?rmino, sobre la representaci?n: se ha ensa?ado en el espejo y no en la realidad que refleja?.

Constante la dictadura, durante decenas de a?o, los trabajadores del verbo y la palabra adoptan distintas posturas en un pa?s donde se viv?a, como alguien ha dicho, en un estado de libertad vigilada.

Quiz? la m?s interesante sea la evasi?n de la realidad por conciencia de ella y su rechazo, en el proceso inconsciente de la leg?tima defensa del pensamiento, y ello a trav?s de la enajenaci?n mental sublimada a rango de primera l?gica. Blas de Otero, en Pido la Paz y la Palabra nos dej? dicho: ?Debo decir ?he visto y me lo callo?. / Apretando los ojos jurar?a / que no, que no lo he visto, y mentir?a / hablando, hablando, hablando?. O cuando, testigo excepcional del mecanismo de la dictadura a?ad?a: ?Dios me libre de ver lo que est? claro? porque esa realidad doliente era la suya y la nuestra: ?Espa?a, patria despeinada en llanto?.

El escritor, el poeta, el hombre pensante, en un estado de libertad vigilada, es siempre peligroso. La superestructura dominante que tantas veces se manifest? por la frase ?a los pueblos los mueven los poetas?, les niega la palabra. Pero hay que decir que, a?n consciente de las sanciones que pudieran sufrir frente a una generaci?n desesperada o perdida, fueron muchos los trabajadores de la palabra po?tica que se alzaron constantemente frente al poder absoluto. El enfrentamiento les condujo en ocasiones a la c?rcel y en otras pasaron a engrosar las filas de los exiliados, porque es v?lido eludir la acci?n de la injusticia y se exiliaron como salida a la constante claustrofobia que les imped?a la expresi?n y se expresaron desde el exilio a trav?s de ediciones que entraron en nuestro pa?s o robustecieron la esperanza de los primeros exiliados. Alfonso Sastre escribir?a desde una c?rcel: ?Mirando al exterior, oh prisi?n m?a, / oigo risas que llegan a mis huesos: / hay quien se piensa libre todav?a?.

Blanco White, en su tiempo, y en la obra anteriormente citada, dice: ?Todo espa?ol se ha visto obligado a pensar o por lo menos a hablar y escribir con arreglo a ciertas f?rmulas y principios establecidos?. Hacemos esta cita, pues si antes hemos dicho de la prisi?n f?sica, no podemos olvidar la prisi?n a que se someten las ideas y los conceptos cuando intentaban expresarse: la prisi?n del lenguaje. Los poetas del realismo social han de acudir a la referencia de circunstancias injustas en otros pa?ses, como medio de se?alar las que se produc?an en el propio.

Goytisolo ha dicho: ?La historia de la literatura espa?ola est? por hacer; la actualmente al uso lleva la impronta inconfundible de nuestra sempiterna derecha?.

?Trasplantados son mejores?. Eso dice Graci?n de los espa?oles en el Critic?n. No s?. Creo que para la inmensa mayor?a, el destierro es un golpe inesperado, absurdo; una herida dolorosa e inaceptable que el tiempo y la historia se encargan de sanar. Para muchos el fen?meno vital sigue siendo -durante muchos a?os, en bastantes casos hasta la muerte- el desarraigo. Una negativa obstinada, a veces consciente, otras no; y lo que se niegan a aceptar es, nada menos, que el presente tenga raz?n, peso, sentido. Los exiliados siguen viviendo en Madrid, en Barcelona, en Valencia, en Sevilla, en Bilbao, en Oviedo, en Murcia, en Valladolid, en Pontevedra, en Santander, en Cuenca, en M?laga, en C?diz... ??C?mo no pensar en ti, / siempre en ti, desde aqu?, C?diz?, se preguntaba Alberti en su exilio.

La generaci?n del exilio es especialmente rica en poetas. La Espa?a del futuro necesita de los poetas. Sobre todo de la poes?a que -como dec?a Neruda- ?es siempre un acto de paz?, porque ?el poeta nace de la paz como el pan nace de la harina?. Poes?a que destierre al ?xodo y al llanto. Poes?a que no haga brotar el agua del destierro, agua que hac?a llorar al poeta malague?o Moreno Villa, muerto en el exilio: ?De soledad tan vaga y tan concreta / sale un hilo de agua: / el agua del destierro, / muy parecida al llanto?.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs
BLOG: http://lacomunidad.elpais.com/aarias/posts

Ning?n hombre considera que su situaci?n es libre si no es al mismo tiempo justa, ni justa si no es libre?.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 23:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios