Martes, 25 de diciembre de 2007
FRAY LUIS DE GRANADA
(1504-1588)

?Porque la verdadera religi?n ha de ser
con obras que agraden y honren a Dios.?
Fray Luis de Granada.

LA VOZ DEL MAESTRO DE MIRADAS

En el mismo a?o que aparecen las tres primeras ediciones del Lazarillo (1554, ediciones de Burgos, Amberes y Alcal?), aparec?a en Espa?a otro extra?o libro singular?simo, que se encontr? a su lado ?rara coincidencia- en los ?ndices condenatorios de la Inquisici?n. Se llamaba este libro: De la oraci?n y meditaci?n. Su autor: Fray Luis de Granada. ?Si tuvi?ramos que definir este libro ?escribe Azor?n- dir?amos que es un libro shakesperiano?. Sab?a, recordaba Azor?n, al escribir esto, que este libro cay? en las manos del enorme poeta ingl?s en sus juventud, y que seguramente su lectura dej? huella imborrable en su conciencia. La realidad del mundo era para el maestro Granada cosa de maravilla: profundo pi?lago de maravilla y misterio la obra de Dios. La obra entera de la Creaci?n para fray Luis es poes?a, obra de arte divino. En este libro admirable de fray Luis ?no encontramos la semilla de la mejor literatura m?stica y asc?tica espa?ola? ?No ser?, a su vez, este libro, ?pr?ncipe y cabeza? de los que siguen: ascetas, m?sticos y moralistas, en su siglo?

Por aquellas fechas (1554, 55, 56...), por aquellos a?os en que estos dos libros ?capitales y ?nicos? en nuestra literatura espa?ola (el m?stico y el asc?tico de Granada, el picaresco an?nimo) se publicaban el C?sar Carlos V, se desped?a del mundo, abdicaba sus reinos, all? en sus Pa?ses Bajos donde naciera.

Luis de Sarri? naci? en Granada, en 1504, el mismo a?o de la muerte de Isabel la Cat?lica en Medina del Campo. Sus padres eran oriundos de Galicia, emigrados a la ciudad de la Alhambra con ocasi?n de las repoblaciones que se efectuaron tras la conquista de 1492.

Qued? hu?rfano muy ni?o, y casi en la indigencia: su madre era una humilde lavandera de los dominicos de Santa Cruz. El conde de Tendilla, que tiene ocasi?n de conocer su vivacidad en una disputa infantil, lo toma bajo su protecci?n y le nombra paje o preceptor de sus hijos. En 1525 profesa en los dominicos; estudia en el Colegio de San Gregorio de Valladolid, donde conoce a Bartolom? Carranza y Melchor Cano. Posteriormente en C?rdoba conoce al beato Juan de ?vila que influy? notablemente sobre ?l. Pasa buena parte de su vida en Portugal, donde desempe?a algunos altos cargos, entre ellos el de Provincial de su Orden; renuncia a la mitra de Viseo y al arzobispado de Braga para consagrarse a la predicaci?n, en la que brilla como la m?xima lumbrera de Espa?a y Portugal. De car?cter ingenuo, se deja enga?ar por las falsas llagas de una monja del convento de la Anunziata de Lisboa; pero advertido el error, le inspira uno de sus m?s bellos escritos, el Serm?n de las ca?das p?blicas, sobre el pecado de esc?ndalo. Admirados de todos y considerado como casi santo muere en el convento lisboeta de Santo Domingo ?all? enterraron sus restos- el 31 de diciembre de 1588, un a?o en el que se hab?a padecido la derrota de la Invencible. Su proceso de beatificaci?n se ha cerrado en Granada, en 1997.
Existe, entre otros muchos, el curioso juicio de Felipe II, que fue a escuchar al predicador excelso con motivo de su visita a Lisboa, en 1581: ?Por ser tarde ?escribe en carta a su hija- no tengo tiempo de deciros m?s sino que ayer predic? aqu?, en la capilla, fray Luis de Granada, y muy bien, aunque es muy viejo y sin dientes...? San Francisco de Sales le escribe a un neo obispo: ?Os aliento a que teng?is las obras completas de fray Luis de Granada y a usarlas como un segundo breviario?.

Entre los t?tulos m?s relevantes de su obra se cuentan: Libro de la oraci?n y meditaci?n (1554), Gu?a de pecadores (1556), tambi?n incluido en el ?ndice, Memorial de la vida cristiana (1561), ampliada luego en sus Adiciones al Memorial (1574), Introducci?n al s?mbolo de la fe (1582-1585), Trece sermones y Meditaciones muy devotas. Otras obras suyas son sus biograf?as sobre el beato Juan de ?vila y fray Bartolom? de los M?rtires, las traducciones de la Escala espiritual de San Juan Cl?maco y la Imitaci?n de Cristo de Kempis y su manual de predicaci?n Ret?rica eclesi?stica, escrita en lat?n y traducida al castellano en 1770. Por componer en romances algunas de su obras, se gan? la animadversi?n de varios compa?eros con objeto de que la Inquisici?n prohibiera el Libro de la oraci?n y meditaci?n y Gu?a de pecadores, y que le reprendiera por ?ense?ar al pueblo lo que a pocos d?l conviene...?

Men?ndez Pelayo nos habl? de la ?vehemencia y el arranque oratorio? y de ?la robusta elocuencia del venerable Granada, toda calor y afectos que arrancan lumbre del alma m?s dura y empedernida?. No hay que olvidar que Granada es, ante todo, creador y orador del m?s alto vuelo. Ser?a, sin embargo, injusto no ver en ?l asimismo un consumado art?fice del lenguaje, de l?xico abundante, original , vivo. ?Su sensibilidad ?escribe Azor?n- va directa de los nervios a la cuartilla. Por eso no hay en nuestra literatura estilo m?s vivo, m?s espont?neo , m?s vario y m?s moderno. Fray Luis es de ahora como de hace cuatro siglos?.

?Es fray Luis quien en la Introducci?n al s?mbolo de la fe -escrib?a Federico Garc?a Lorca- habla de c?mo resplandece m?s la sabidur?a y providencia de Dios en las cosas peque?as que en las grandes. Humilde y preciosista, hombre de rinc?n y maestro de miradas, como todos los buenos granadinos?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


En Navidad,
Paz y Libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.

Tags: FRAY LUIS, GRANADA, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 1:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios